Archivos de etiquetas: peligroso

216.- EL PECADO DE JUDAS


1PEDROYANDRÉS

En el Drama orquestado por Satanás, Juan tuvo un momento de extravío, pero su pureza lo liberó rápido del influjo satánico. Y por su amor y su unión con Dios estuvo junto a su Maestro, en los momentos de mayor peligro.

Pedro cometió un pecado más grande que el de Judas…

Cuando Jesús predicaba llamó a todos y tuvo amigos de todas clases. Muchos seguidores inestables, que fueron seducidos por el milagro, el flamear de la Verdad y la Potencia Divinas. Un sueño de esperanza y de ilusión de triunfo.

Seguidores que lo fueron, mientras no fue peligroso el ser su partidario. Prontos a dejarlo en cuanto sintieron que dejó de ser una utilidad el seguirlo… Otros, cuando fue peligroso y por el contrario, el hacerlo se convirtió en un verdadero  fastidio.

Pedro, el primero de los apóstoles. La Piedra sobre la cual Jesús fundó la Iglesia, fue rápido en corresponder al llamado del Maestro. Fue audaz al defenderlo y al propagar la Fe, hasta conquistar la capital del Imperio.

Un día dijo: “Yo no conozco a este Hombre. No soy su discípulo.”

2Negacion-de-Pedro

Al pronunciar estas palabras, Pedro fue más vil que Judas. ¿Por qué?…

Judas tuvo la audacia en su delito y supo descubrirse en todo su horror, sin importarle marcarse para siempre, con el desprecio del Mundo…

Desafió todo y vino ante la presencia de un pueblo del cual ignoraba las reacciones, a señalar a su Maestro a los carniceros. Se profesó su discípulo y con aquel acto infame, no negó serlo. Fue y aceptó ser señalado como el Traidor y el Deicida.

Pedro al contrario. No tuvo el coraje de decir: “Soy su discípulo, lo conozco”. Debió agregar: “Y sé que Él es justo como conviene al Hijo de Dios”

No habría hecho más que rendir honor a la Verdad. Aquella verdad en la cual había creído siempre, hasta que no fue peligroso el creerla. Aquella Verdad que era gloria el creerla también para él; porque es un honor seguir y amar a los justos y sumo honor, ser discípulo de Dios.

Más él reniega: “No  lo conozco.” Con estas palabras, además de vil, fue mentiroso y traidor en el espíritu, hacia Jesús.

Su Maestro es arrastrado delante del Sanedrín como malhechor, sacrílego, demonio.

3negacion-pedro

Ir contra el Sanedrín es peligroso. Ir contra la plebe que ha armado una revuelta contra el hasta ayer aclamado Mesías, es más peligroso todavía.

Se requiere heroísmo, para defender a un caído en desgracia. El heroísmo viene de una vida interior, fuertemente nutrida de caridad. Esto es, sostenida por la unión con Dios. Y una Fe amorosa y cierta en el Amigo.

Pedro todavía no ha sido confirmado en la Caridad y en la Gracia. Pedro es todavía solo ‘el hombre’ Y del hombre tiene el egoísmo, la vileza, la Fe inconstante…  La amistad frágil y caduca.

Piensa en protegerse de posibles peligros y no en defender al menos con la palabra, al Amigo. Deja que hablen de Él solo los enemigos y los testigos comprados. Contra sus mentiras no levanta su palabra franca y justa.

Tan solo pocas horas antes, también él había mojado su pan en el plato de Jesús. Se había nutrido de Él. Había proclamado estar dispuesto a dar la vida por su amor. Y luego alza contra Jesús su calcañal diciendo: “No lo conozco”

¿Por qué Pedro ha cometido este pecado?…  ¿El, que ha sido designado Pontífice de la Iglesia que está en el alba de su Fundación?…

4ultima-cena-Judas-negacion-Pedro

 Porque era el hombre carnal al que la prueba y el arrepentimiento, no han convertido todavía en el gigante espiritual que será después de Pentecostés.

Dios perdona cuando alguien peca sin premeditación.

Pedro lo negó. ¿Por qué? No lo sabe claramente, ni siquiera él mismo. ¿Fue Pedro cobarde? NO.

Ante los guardias del Templo, tuvo el valor de atacar a Malco para defender a Jesús. Y se puso en peligro de que lo hubieran matado por ello.

1malco

Luego huyó por falta de voluntad. Después lo negó sin quererlo. Supo quedarse y seguir adelante por el camino sangriento de la Cruz; detrás de Jesús hasta llegar a su destino. Y después dará testimonio de Él y dará su vida por defender a la Fe, martirizado por su amor.

Su negación fue el último extravío de su flaqueza humana. Pero la voluntad espiritual no estaba presente en esos momentos. Oprimida bajo el peso de su debilidad humana, dormía. Cuando despertó, no quiso permanecer en el pecado y quiso ser perfecto. Al punto Jesús lo perdonó.

5leonrugiente

Dios permitió todo esto, para que el futuro Pastor supiese ser compasivo con sus ovejas. Conociendo en carne propia la fragilidad humana, ante los ataques del “León Rugiente…”

6comoleonr-

La primera vez que Judas vio a Jesús, fue conquistado por la poderosa majestad del que creyó que era el Mesías y futuro Rey de Israel. Seducido por los prodigios materiales y la esperanza de honores humanos, creyó en Jesús como el Mesías e Hijo de Dios.

Pero equivocado en sus conceptos, pues al igual que muchos lo sueña en un palacio y conquistador de Pueblos, como Judas Macabeo; él  a su vez decide convertirse en el primer ministro, del Rey de reyes que vislumbra en el Maestro que tanto poder manifestó tener y al que hasta los elementos como el mar y el viento le obedecen, como él personalmente lo pudo constatar.

Espontáneamente quiso ser de Cristo. Y por tres años disfrutó de su amor. Se nutrió de su Palabra. Al principio, tenía sinceros deseos de ser bueno. Pero su gran orgullo y presunción, fueron su perdición.

7judas2

Por allí entró Satanás. Judas tiene en el corazón la concupiscencia del dinero, de la carne, del poder. Y por estas tres Némesis que lo persiguen y que él nunca ha querido vencer, se convirtió en Deicida.

Cuando Satanás quiere apoderarse de alguien, ofrece a la mujer; para la cual es necesario tener dinero y honores, para conquistarla. Cuando logra su objetivo, niega dinero, honores y mujer… Y da únicamente desesperación y muerte.

8dinero-mujeres-poder

Juan era el sol del grupo apostólico. Judas las tinieblas. Mentiroso por compulsión, la Luz y la Verdad de Jesús no pudieron penetrar en él…

Pues no obstante sus prevenciones, pudo hacer de Nathanael un convencido y de Leví-Mateo, un convertido; porque en el primero no había fraude y en el segundo no hubo resistencia a la Gracia.

En Judas no pudo hacer nada; porque su espíritu estaba poseído y su voluntad se cerró, para impedirle la entrada. Se negó a entregarse a Dios…

Siguió a Jesús por esperanza humana. Y lo traicionó por avidez humana. Vendió a Cristo a sus crucifixores y su alma a Satanás, que desde hace tres años ha sido su instigador,  para que sea el verdugo moral de Jesús.

Porque Satanás no es como Dios, que da aunque no le demos, buscando atraernos a Él. Satanás exige el ciento por uno…  A cambio de una hora de triunfo sucio, falaz y quimérico; exige el alma para toda la eternidad…

9infierno-fondo

Los que supieron seguir y amar al Salvador, siguieron a Jesús, únicamente para poseer el Reino. No soñaron en cosas terrenales y humanas, no sufrieron ninguna desilusión y no cayeron en la incredulidad, en el Odio, en la venganza…

Como Judas. Que desilusionado en su sueño de poder, lo traicionó y lo vendió. Convirtiéndose de Apóstol, la más alta dignidad espiritual…  En Traidor del Amigo, Deicida… y suicida.

¿Cómo lo ejecutó?

La Traición ha sido consumada…

Después de dar a Jesús el ósculo infame y mientras interrogan a Jesús…

Doras da a Judas una bolsa con las treinta monedas convenidas…

10judas_vende_a_jesus1

Momentos después, sucede el incidente con Malco…

Jesús acaba de ser capturado y Judas salió huyendo de la furia de los apóstoles, por  un sendero del bosque.

En el Getsemaní, corre subiendo por entre los árboles del  Monte de los Olivos… Y…

Satanás le cierra el paso…

De pronto se encuentra con un árabe regiamente ataviado, que al mirarlo suelta una carcajada escalofriante:

-                       ¡Ja, ja, ja!  -y que retumba con un sonido horrendo y ultraterreno…

Parece llenar todo el firmamento, haciendo vibrar todo a su alrededor…

Judas lo mira boquiabierto y asustado…

Pues aunque es un personaje impresionante y parece un rey majestuoso y poderoso,  su mirada es abismal y le produce un terror mortífero…11Lucifer_

Lucifer sonríe satisfecho y le dice:

-                       Dios no existe. Yo sí existo. El poder lo tengo yo. Yo soy dios. Lo he vencido… Tú lo traicionaste y lo has condenado. Yo soy tu rey, ¡Caín de Dios!… Y soy el Amo del Mundo…

Judas calla, enmudecido por el miedo y paralizado por tenerlo tan real y magnífico, delante de sí….

-                       Por eso me perteneces y tu voluntad es mía, ¡Miserable perro humano!… Eres mi esclavo… ¡Ja, ja, ja!… Tú, Verdugo del Mesías, eres mío… ¡Sólo mío, para toda la eternidad…!

Judas continúa paralizado y mudo.

Lucifer ha acorralado a Judas, al que tiene inerme y solo frente a sí. Y mientras Jesús es enjuiciado en la casa de Annás y los apóstoles han huido en diferentes direcciones…

Levantando su rostro ebrio de triunfo hacia el cielo estrellado, donde brilla una espléndida luna llena que ilumina el equinoccio de la primavera…

12-luna-llena-de-estrellas-en-el-fondo

Lucifer grita:

-                       ¡El apóstol más amado y el trofeo más codiciado, te lo arrebaté Mesías!… Será la Piedra de mi Iglesia, con la que yo te venceré… El primero de todos los que serán como él… ¡El Pontífice en mi Infierno y Tú me lo has consagrado este día!… ¡Yo soy el Vencedor!… ¡Ja, ja, ja!

016

Otra carcajada espeluznante, de triunfo total…

Entonces aparece un ejército de ángeles caídos detrás del Arcángel Maligno, que lo mira con odio y burla indescriptibles…

Judas da un paso hacia atrás, aterrorizado. Sobrecogido por el temor que le ha infundido su Crimen y convencido de pertenecer a Satanás por su delito… Ha olvidado absolutamente, la Primera Lección que le diera su maestro, cuando insistió en ser su apóstol…

1Bloch - Christ with Nimbus esize

Judas se cubre la cabeza con el manto y huye despavorido, tratando de salir del Getsemaní… Ahora es presa de ideas contrarias y parece una fiera enfurecida y acorralada, huyendo de una jauría de mastines.

Las sombras de los árboles en el camino; el ruido de las ramas movidas por el viento; del agua que corre en el torrente del Cedrón; de la que cae en una fuente; lo estremecen y lo hacen mirar hacia todos lados, con sospecha. Moviendo la cabeza sin levantarla; como alguien que desea ver, pero tiene miedo de hacerlo.

13judas iscariote

Los demonios que están divirtiéndose con el desgraciado apóstol, son malvados y crueles. Solo esperan culminar la obra de destrucción que ya tenían en su alma. Además de burlarse de él y denigrarlo; lo golpean… Lo lanzan. Parece una pelota arrojada de un lugar para otro. Y como esta noche no hay ángeles sobre la tierra y el Cielo está cerrado, Judas está totalmente inerme…

Y así como otros están torturando a Jesús, por medio de las marionetas humanas; en las calles de Jerusalén y en los diferentes procesos. Ahora éstos, se están encargando de su compinche… Y el tormento espiritual de Judas, apenas ha comenzado…  Para cualquiera que lo pueda ver ahora y no sabe el drama espantoso que está viviendo Judas, lo que parece es…

14luna-llena-en-el-bosque-

Si los rayos de la luna forman una sombra que parezca humana, abre los ojos espantado, da un salto hacia atrás; palidece aún más de lo que está, se detiene. Y luego precipitadamente vuelve sobre sus pasos, cortando por unas veredas; hasta que otro ruido u otro juego de sombras que se mueven con el viento y con los rayos de la luna, lo hacen huir en la dirección contraria. Y de esta manera atraviesa todo el Getsemaní.

Con paso vacilante se dirige hacia el interior de la ciudad, pero un fuerte griterío le hace comprender que está cerca de la Casa de Caifás. Se cubre la cabeza con las manos.

Se agacha como si aquellos gritos, fuesen otras tantas piedras que lo lapidaran.

1jremord

Escapa y se va por un vericueto que lo lleva directo a la casa donde se celebró la Última Cena. La reconoce al ver la fuente que está en centro del jardín y lanza sus chorros en aquel punto, de la ciudad de Jerusalén.

La voz del Jeque Árabe que solo el escucha, continúa implacable:

-                       Estás maldito. Tú me perteneces totalmente por tus Pecados…

Judas se tapa las orejas para no oír y huye con los ojos cerrados, para no ver la puerta por la que pocas horas antes, había pasado con el Maestro y de la que salió en busca de los verdugos, para capturarlo.

1JUDAS

 Corriendo casi a ciegas, choca con un perro andariego. Un perrazo grisáceo e hirsuto, que se hace a un lado con un gruñido amenazador. Judas abre los ojos y ve dos pupilas fosforescentes, que lo miran fijamente. Ve los enormes colmillos blancos que hacen parecer como si el animal tuviera una sonrisa diabólica y Judas lanza un grito de espanto.

El perro lo toma como una amenaza y arroja sobre él. Los dos caen a tierra…

Judas debajo paralizado por el miedo y el perro encima de él, atacando lo que considera una provocación. Cuando se separa de su presa juzgándola indigna de sí; Judas sangra de dos o tres mordiscos. Su manto tiene varias rasgaduras.

Una de las  mordidas se  la clavó en la mejilla; en el mismo lugar en donde él besó a Jesús…

16Beso

Le fluye la sangre que mancha su hermoso vestido amarillo. Le forma una especie de collar, que empapa la cinta roja con la que se amarra el cuello, haciéndola más roja.

Judas se lleva la mano a la mejilla, mira al perro que se aleja por el hueco de una puerta y entre dientes murmura:

-                       ¡Belcebú!

Y con otro grito… Huye perseguido por el perro.

Llega hasta un pequeño puente que hay sobre el torrente del Cedrón y que está cercano al Getsemaní. Aquí el perro deja de perseguirlo, pues Judas se mete al riachuelo, para tomar piedras y arrojárselas. Y ya sea por esto o porque le tiene miedo al agua, se aleja y lo deja en paz.

Judas, sin preocuparse de que sus vestidos se mojan cada vez más y que el agua le llega hasta la pantorrilla, se inclina a beber y lo hace como quien tiene fiebre. Se lava la mejilla que le sigue sangrando y le duele.

Luego sale del agua y toma otro camino para no encontrarse nuevamente con el furioso animal.

Ya es el alba… Muy pronto los primeros rayos de luz, iluminarán el día. Trabajosamente sube el arenal y camina unos metros… Y se encuentra a la entrada del Huerto de los Olivos. Al reconocer el lugar…

Camina para atrás…

No quiere regresar al Getsemaní y grita:

-                       ¡No! ¡No!… ¡Oh, no!…

Pero el sadismo criminal de Satanás, lo obliga a avanzar.

Y lo lleva hasta el lugar de la detención…

1Dirck_van_Baburen_-_The_Capture_of_Christ_with_the_Malchus_Episode_-_WGA01089

Se ve la tierra pisoteada… El lugar exacto donde estaba parado Jesús y donde él se acercó a besarlo en la mejilla, para señalarlo a los sicarios del Templo.

Mira horrorizado la hierba y las gotas de sangre esparcidas, por el suelo. Fue la que brotó de la herida de Malco, el guardia del Templo…

Pero Judas no lo sabe, porque fue cuando huyó.

Mira fijamente…  Fascinado y espantado… Luego da un grito ronco y un salto hacia atrás…

Grita:

-                       ¡Esa sangre! ¡Esa sangre!…

La señala con el brazo extendido y el dedo índice… ¿A quién?…

Al Jeque Árabe que solo él ve…

La luz de la aurora ha seguido aumentando. Ilumina su rostro cenizo, que semeja el de un espectro. Parece un desquiciado. Los ojos los tiene horrorosamente abiertos y fosforescentes, como si estuviese delirando…  Los cabellos erizados por la carrera y por el terror.

La mejilla se está hinchando y le da la apariencia de una sonrisa macabra y un tanto maléfica. Su vestido rasgado, ensangrentado, mojado, lleno de lodo, le da la apariencia de un mendigo…

1_Judas_Iscariot__-_James_Tissot

El manto, también lodoso y roto, le cae por la espalda como si fuera un guiñapo. Se le ha enredado, cuando retrocedió aterrorizado y gritando…

Ha caído de espaldas y se ha herido en la cabeza con una roca. Lanza un gemido de dolor y de miedo…

A los ojos de alguien, que llegue en ese momento, le parecería ver a un hombre que está completamente solo y que ha enloquecido.

El hermoso y siempre cuidadoso Judas. El elegante y ostentoso apóstol, que ha sido siempre impecable en su apariencia…  El orgulloso de su prestancia y su magnética personalidad; porque cuando quiere, sabe ser encantador. Con la revolcada y la carrera, ha perdido toda su distinción…

Ha sentido que alguien lo ha derribado, con un fuerte golpe y grita:

-            ¿Quién es?

18Judas Iscariote

Ve a una docena de beduinos que se ríen a carcajadas y lo ridiculizan, escarneciéndolo…Todos y cada uno, le lanzan  a la cara sus pecados; que son otras tantas razones, por las cuales tienen derecho de posesión sobre él.

Es una lluvia de acusaciones:

-                       ¡Estás condenado porque eres un apóstol traidor!

-                       ¡Estás maldito, porque eres un sacerdote Indigno!

-                       ¡Caín de Dios!

-                       ¡Eres nuestro!…

-                       ¿Te acuerdas cuando…? Etc. Etc.

-                       ¡Faltaste al Mandamiento…! Etc. Etc.

-                       ¡Su Sangre no cubrirá tu pecado!

-                       Él no te perdonará jamás, así como no nos perdonó a nosotros…

1luzbel

Satanás le grita, con una carcajada escalofriante:

-                       ¿Crees que tus cómplices del Templo te aman? ¡Mira!…

Y le muestra como Annás y Caifás están planeando eliminarlo para callarlo para siempre. Como todos en los que él había confiado, lo utilizaron para cometer el Crimen y ahora están planeando deshacerse de  él… Y mientras escucha a sus compinches burlarse de todo lo que le hicieron hacer, la lluvia de acusaciones continúa…

19saduceos

Y Judas se siente envuelto en una marejada implacable y como Satanás le vomita su Odio mortal…

Pues él se siente feliz de que los hombres sean condenados y compartan con él su mismo suplicio, al verse separados de Dios…

Judas no resiste más y corre para huir…

Lucifer le cierra el paso:

-                       ¡Qué alegría el tenerte en nuestro reino de Odio! ¡Eterno y maldito en tu nueva morada: mi Infierno!…

Y se lo muestra al mismo tiempo que agrega:

-                       Desde ayer se abrió para darte una bienvenida triunfal…

20gates_of_hell

Judas está desesperado y no sabe qué hacer… Pues por una de esas extrañas paradojas, invocó a Satanás para pedirle poder y anduvo ‘jugando’ con el Ocultismo… Y de una manera increíble, para no tener remordimientos: ¡Se había convencido a sí mismo, de que el Demonio y el Infierno no existían!…

¡Qué terrible equivocación! ¡Y ya no se puede hacer nada…! Siente en el alma un dolor tan  atroz y una desesperación como jamás imaginó que pudieran existir…

No cabe duda de que Satanás disfruta destruyendo a quién más envidia: a los pobres humanos incautos que caen en su poder.

21El-Infierno

Y a quién le dio el máximo servicio al traicionar al Dios- Hombre, le está dando su premio:

¡Pobre Judas!…  Ni dinero, ni poder, ni placeres y tampoco el cargo egregio en el Sanedrín… en la tierra.

Y lo más trágico, Satanás le está arrebatando su glorioso destino eterno: el ser una fúlgida estrella, en el Cielo del Padre Celestial… 

Jesús se lo advirtió infinitas veces y Judas juzgó debilidad, la misericordia del Único que lo amó infinitamente…

1jllorando

¡Pobre Judas! El Padre de la Mentira, no le va hacer realidad su esperanza… el Homicida por excelencia tiene como designio el destruir a Dios en lo único que tiene a su alcance: los hijos que Él ama hasta morir por ellos. Ahora Judas está comprobando por sí mismo, esta pavorosa realidad.

¡Pobre Judas! Es precisamente de esto, de lo que Jesús luchó tanto por salvarlo…

Los ángeles caídos cambian su aspecto bello y majestuoso y se convierten en los demonios que son… Se acercan mirándolo con desprecio, crueldad y un odio indescriptible…

Z

Judas los mira aterrorizado. Se levanta. Ahora la sangre también brota por la nuca. El círculo rojo aumenta y no llega hasta la tierra. 

Camina y encuentra los restos de la hoguera que Pedro hizo.

Los demonios están sobre él, fastidiándolo y grita:

-                       ¡Largo! ¡Largo! ¡Váyanse de aquí!

Y con las manos extendidas delante de sí, parece querer rechazar al que lo atormenta… Luego escapa corriendo y da contra un peñasco…

Es el Peñasco de la Agonía…

A la luz de la aurora que ya está en todo su esplendor; el escenario del Drama vivido por Jesús, se muestra en toda su trágica realidad…

22jesus05

Judas ve el manto de Jesús que dejó doblado sobre el peñasco. Lo reconoce. Extiende la mano y va a tocarlo, pero siente miedo. La retira. Duda. El manto lo atrae con una fuerza irresistible y al mismo tiempo lo rechaza, con la misma intensidad…

Pero el sadismo de su Instigador desde hace años, lo impulsa y lo obliga. Al dominar totalmente su cuerpo, su alma, su espíritu, su mente, su corazón y también  su voluntad. Quiere tocarlo, pero siente miedo. Estira la mano. La retira. Quiere. No quiere. Se resiste. Está muy angustiado…

Gime:

-                       ¡Oh, no! ¡No, no!…  – Y trata de huir…

Pero de pronto, se detiene… Su cara y su voz cambian. Satanás ha tomado completa posesión de él y de su voluntad… Lo obliga a volver…

Judas grita…

-                         ¡Sí! ¡Por Satanás! Sí. Quiero tocarlo. ¡No tengo miedo! ¡No tengo miedo!

A pesar de sus palabras, sus dientes castañetean en una horrible contradicción.

El viento aumenta y silba entre las ramas del olivo, haciendo que choquen sus ramas y esto lo aterra aún más. Lanza un grito espantoso.

El viento mueve las ramas del olivo que está sobre el peñasco y silba entre los árboles del bosque, haciendo un eco infernal.

Luego Judas aspira profundamente, toma fuerzas y agarra el manto. Empieza a reír a carcajadas. Es una risa histérica, entrecortada, lúgubre, que parece no terminar nunca. Es la risa de un loco. De un hombre-demonio…

23Dominus_Satanas_by_thorcx

Siente que el miedo desaparece y que lo ahoga el odio…

Y lo dice:

-                       ¡No me causas ningún temor, Jesús! Ninguno. ¡Tanto que te temía, porque creía que eras Dios! ¡Y un valiente! Ahora no me causas ningún miedo, porque no eres Dios. Eres un pobre loco, un cobarde. No supiste defenderte. O me redujiste a ceniza, como tampoco leíste en mi corazón que te traicionaría…

¡Miedos míos!… ¡Qué necio fui! Cuando ayer por la noche hablabas, creí que lo sabías. Pero no fue así. Era mi miedo el que daba fuerza de profecía, a tus palabras comunes. Eres un nada. Te has dejado vender, señalar, apresar como un ratón en la ratonera.

24JESUS PRESO

¡Tú Poder! ¡Tú Origen! ¡Ja, ja, ja! ¡Bufón! ¡El fuerte es Satanás! Más fuerte que Tú. Te ha vencido. ¡Ja, ja, ja! ¡El Profeta! ¡El Mesías! ¡El Rey de Israel!

1_dolor

¡Y pensar que por tres años me tuviste domeñado! ¡Y siempre con el miedo en el corazón!

¡Tenía que mentir para engañarte delicadamente, cuando quería gozar de la vida! Pero aun cuando hubiera robado y fornicado sin emplear mi astucia, no me hubieras hecho nada. ¡Eres un debilucho! ¡Un loco! ¡Un pusilánime! Has permitido que Satanás te venza y te torture, porque eres un perdedor… Y el verdadero rey es él… Te estoy viendo… Te estoy viendo…

1condenado2

 Me equivoqué al no hacerte a Ti, lo que hago a tu manto, para vengarme del tiempo en que me has tenido esclavo del miedo. ¡Miedo de un conejo! ¡Mira! ¡Mira!…

A cada ¡Mira! Judas muerde y trata de romper el manto. Lo despliega entre sus manos… Y al hacerlo aparecen las manchas de sangre.

Judas detiene su furia. Las mira. Las toca. Las huele… Extiende todo el manto. Se ven muy claras las huellas de las manos ensangrentadas, que enjugaron el rostro.

25getsemani

Judas grita:

-                       ¡Sangre!… ¡Sangre!… ¡Sangre!… ¡Suya!… ¡No!

Judas suelta el manto y mira a su alrededor. También sobre el peñasco, donde Jesús apoyó la espalda, cuando el ángel lo consolaba; hay manchas de sangre.

26SOSTEN ANGELICO

Judas exclama señalando:

-            ¡Allí!… ¡Allí!… ¡Sangre!… ¡Sangre!…

Baja los ojos para no ver y se encuentra con la hierba que está manchada también y debido al rocío, parece como si acabara de caer. Las gotas parecen rubíes que brillan con los primeros rayos de la aurora del sol que nace y en su crepúsculo matutino tiñe de rojo el horizonte…

Judas grita angustiado:

-                       ¡No, no, no! ¡No quiero verla! ¡No puedo ver esa Sangre! ¡Auxilio!

Pero nadie acude en su ayuda…

Sus ojos se agrandan espantados,  se lleva las manos a la garganta y respira como si se estuviera ahogando…

Luego manotea vociferando:

-                       ¡Atrás! ¡Atrás! ¡Déjame maldito!… ¡Oh!… ¡Pero esta Sangre es un mar! ¡Cubre la tierra entera!… ¡La Tierra! ¡La Tierra! ¡Y sobre ella no hay un lugar para mí, porque no soporto ver esa Sangre que la cubre! ¡Soy el nuevo Caín del Inocente!

Está en la desesperación absoluta y es cuando Satanás le introduce el primer pensamiento con la idea del Suicidio…

Judas se cubre la cabeza con el manto y huye despavorido…

27suicidio

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, CONOCELA

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 29 seguidores