Archivos del mes: 31 diciembre 2012

Los números de 2012


Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2012 de este blog.

Aquí hay un extracto:

4,329 films were submitted to the 2012 Cannes Film Festival. This blog had 48.000 views in 2012. If each view were a film, this blog would power 11 Film Festivals

Haz click para ver el reporte completo.

196.- EL MANDAMIENTO MÁS GRANDE


1prim2

Es una esplendorosa mañana primaveral llena de colorido y el miércoles anterior a la Pascua, el Templo está más lleno de gente que en los días anteriores. Es muy temprano y hace bochorno.

Jesús entra con su túnica blanca de lino y llega hasta el Atrio de los Israelitas, para adorar. Lo sigue mucha  gente. Unos se quedan bajo los portales esperándolo y hay una enorme cantidad de gentiles. Cuando Jesús termina su oración, escucha  los que le preguntan. Los consuela, los aconseja, los absuelve y los cura.

1cur-templo

Los fariseos tienen una pequeña discusión porque el escriba Yoel Alamot, quiere ir a hacer una pregunta a Jesús…

Pero ellos se oponen diciendo:

–                       No. Sabemos que eres favorable al Rabí, aunque trates de disimularlo. Deja que vaya Urías…

Otro joven escriba objeta:

–                       Urías no. Es muy descuidado al hablar. Voy yo.

Y se va rápido a donde está el Maestro.

Jesús, que lo tiene a su espalda, se vuelve a mirarle… Un asomo de sonrisa ilumina su rostro. Mira a la gente que lo rodea. A los fariseos y a los doctores. Al escriba que primero había querido ir a preguntarle… Su sonrisa se amplía y es como si lo acariciara…

Luego baja su mirada sobre el escriba de pequeña estatura que acaba de preguntarle:

–                       Maestro, ¿Cuál es el mayor de los Mandamientos de la Ley?

Jesús responde:

–                       El primero de todos los Mandamientos es: “Escucha ¡Oh, Israel! El Señor nuestro Dios es el único Señor. Amarás al Señor Dios tuyo, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas. Con todo tu ser.” Este es el primero y principal Mandamiento. El segundo es semejante a éste: “Amarás a tu prójimo, como a ti mismo.” No hay otros mandamientos mayores que éste. Encierran en sí, toda la Ley y los profetas.

1jley

–                       Maestro, has respondido sabia y justamente. Así es. Dios es Único y no hay otro Dios fuera de Él. Amarlo con todo el corazón, con toda la inteligencia; con toda el alma; con todas las fuerzas y amar al prójimo como a sí mismo, vale más que cualquier holocausto y sacrificio. Pienso mucho en esto cuando recuerdo las palabras de David: “A Ti no te agradan los holocaustos. El sacrificio grato a Dios es el espíritu compungido.”

–                       No estás lejos del Reino de Dios, pues has comprendido cuál es el holocausto que agrada a Dios.

El escriba pregunta rápido y en voz tan baja, que es casi como si hablase en secreto:

–                       ¿Cuál es el más perfecto?

En el rostro de Jesús brilla el amor que deja caer como perla, en el corazón de este escriba que lo abre a su doctrina,  a la Doctrina del Reino de Dios y…

Jesús responde:

–                       El holocausto perfecto es amar como a nosotros mismos a los que nos persiguen y nos guardan rencor. Quién haga esto, poseerá la paz.

1amistad

Está dicho, los mansos poseerán la tierra y gozarán de abundancia de paz. En verdad te digo que el que sabe amar a sus enemigos, llega a la perfección y posee a Dios.

1amistad2

El escriba se despide con deferencia. Y vuelve a su grupo, que en voz baja le reprocha el haber alabado al Maestro…

Y airadamente le preguntan:

–                       ¿Qué le dijiste en secreto?

–                       ¿Eres también uno de los engañados?

El escriba contesta:

–                       Me ha parecido oír que el Espíritu de Dios hablase por sus labios.

–                       Estás loco. ¿Acaso crees que sea el Mesías?

–                       Lo creo.

–                       Realmente dentro de poco veremos que nuestras clases se vacían de nuestros escribas y que éstos como perros irán detrás de Él. ¿Pero en qué ves que Él sea el Mesías?

–                       No lo sé. Pero sí siento que lo es.

–                       ¡Loco!

Y enojados le vuelven la espalda.

1_Conspiracy_of_the_Jews_(Conspiration_des_juifs)_-_James_Tissot

Jesús ha estado observando y no ha perdido ni un detalle.

Y cuando los fariseos le pasan por delante en un grupo compacto, para alejarse.

Jesús los llama diciendo:

–                       Escuchadme. Quiero haceros una pregunta: ¿Qué pensáis vosotros del Mesías? ¿De quién es Hijo?

Nahúm responde por todos:

–                       Será Hijo de David.

1nahum

Ha puntualizado la palabra ‘será’, para darle a entender que Él no es el Mesías.

–                       Entonces, ¿Por qué David, inspirado por Dios lo llama Señor cuando dijo: ‘El Señor ha dicho a mi Señor, siéntate a mi derecha hasta que ponga a tus enemigos como escabel de tus pies.?’ Si David llama al Mesías Señor ¿Cómo puede ser su hijo?

No sabiendo qué responderle, se alejan masticando el odio que los satura.

Jesús los ve y se retira hacia donde están los buzones del tesoro, junto al gazofilacio.

1obolo_viuda

En esta parte todavía hay sombra y están los rabinos hablando con grandes aspavientos a los hebreos que los escuchan, esforzándose por destruir lo que Jesús enseñado en los días anteriores.

¡Es un Rey tan majestuoso! Con su vestido de lino blanquísimo y su manto color rojo oscuro. Se apoya sobre una columna cuadrada en su base, que sostiene un arco del Pórtico y mira detenidamente a la gente que va pasando.

Una pobre viejecita, sube apuradamente los escalones y alarga su mano para echar su óbolo, en el hocico abierto de un león de piedra.

1-rugiente-1leon-de-piedra-

Jesús la mira con compasión y dulzura.

Y cuando pasa cerca de Él, le dice:

–                       La paz sea contigo, mujer.

Sorprendida, ella levanta su cabeza y no sabe qué contestar.

Jesús repite:

–                       La paz se contigo. El Altísimo te bendice.

La mujer se queda como extática por un momento; luego saluda a Jesús y se va.

Jesús sale de su silencio, diciendo:

–                       En medio de su desdicha es feliz. Ahora es feliz, porque la bendición de Dios la acompaña. Escuchadme todos los que me rodeáis… ella no dio más que dos céntimos. Y sin embargo ha dado más que todos, desde que el Templo abrió sus puertas al amanecer…

1pobreviuda

He visto a varios ricos introducir en esos hocicos, enormes cantidades de dinero, con visible satisfacción. Pero en verdad os digo que nadie ha dado más que ella, porque su óbolo ha sido la caridad y la generosidad pura. Ha dado todo lo que tenía. Ha hecho un sacrificio… Esa mujer hoy no va a comer, porque no tiene nada.

Deberá trabajar primero, para apagar su hambre. No tiene riqueza, ni familiares que trabajen por ella. Está sola. Dios se ha llevado sus parientes, marido e hijos. Los hombres le quitaron los bienes que le habían dejado.  Esa mujer ha comprendido mejor la Ley que los mismos sabios. Y es bendita porque dentro de su pobreza ha dado a Dios todo… 

1obolo2

Mientras que otros dan de lo que les sobra y lo dan para que aumente su estimación ante los ojos de los hombres. Sé que me odiáis por hablar así. Unid el odio que me tenéis, al desprecio que sentís por esa pobrecita a quién he alabado.

Pero no vayáis a pensar que podréis hacer de estas dos piedras, un doble escalón para vuestra soberbia… Será la piedra de moler que os triturará.

Vámonos. Dejemos que las víboras se muerdan aumentando su veneno…  Quien sea limpio de corazón, bueno, humilde, contrito y quiera conocer el verdadero rostro de Dios, que me siga…

Jesús continúa curando, consolando, aconsejando, enseñando…

1jvitral

Pasan las horas…

Jesús regresa al Primer Patio donde se siente un poco de fresco, porque el día es bochornoso. Había empezado a hablar con una voz normal y la ha ido aumentando cada vez más, hasta que parece un toque de trompeta. Su hermosa voz de tenor se expande y tanto israelitas como gentiles, lo escuchan con atención.

Si aquellos aplauden cuando Jesús recuerda la patria y los nombres de los extranjeros que la han subyugado y hecho sufrir, éstos admiran la forma oratoria del larguísimo discurso y la maravillosa sabiduría que contiene…

Jesús continúa:

–                       Escuchad. Cuando terminó el destierro en Babilonia, eran triste para la patria aquellas horas. Había sido reconstruida la nación, gracias a la magnanimidad de Ciro.

1ciro

Los jefes del pueblo sintieron la necesidad de reconstruir también el culto y el conocimiento de la Ley. Porque, ¡Ay de aquel pueblo, que no dispone de ellos como defensa! De guía y sostén contra los enemigos más poderosos de una nación y que son la inmoralidad de sus ciudadanos; el rebelarse contra las autoridades; la desunión contra las diversas clases y partidos; los pecados contra Dios y el prójimo. La irreligiosidad. ¡Todos estos son elementos que disgregan por sí mismos y que provocan los castigos celestiales!

El pueblo hablaba caldeo, herencia del duro destierro y ya no comprendían el hebreo. Así nacieron los escribas y los fariseos, para ayudar a los sacerdotes a enseñar a la gente y entregados a honrar al Señor; llevando a los hombres a que lo conociesen. Si se han vuelto reprobables; no toca a los hombres insultarlos, ni mucho menos hacerlos desaparecer. Hay Quién lo hará: Dios y su Enviado.

1daniel-y-nabucodonosor2

Yo hablo por mandato divino y puedo hablar porque no tengo ninguno de los pecados que os escandalizan, cuando  veis que los cometen los escribas y los fariseos. Os he recordado cual fue la razón por la que nacieron los escribas y los fariseos y cómo y porqué se han sentado en la cátedra de Moisés. Cómo y porqué hablan y sus palabras no son vanas. Haced lo que dicen, pero no los imitéis en sus acciones; porque enseñan de una manera y luego actúan al revés.

Su regla de vida, es ser vistos, celebrados y aplaudidos en razón de sus obras; que las realizan de modo que todos los vean y las alaben. Exigen de sus discípulos, el título de maestro y un culto que ellos no tributan a Dios. Se creen dioses en sabiduría y poder. Se creen superiores al padre y a la madre, porque quieren estar en el corazón de sus discípulos y pretenden que su doctrina, sea superior a la de Dios.

1reencarnacion2

Son unos herejes, creyendo como los paganos, en la trasmigración de las almas y algunos de ellos en la fatalidad.

1trasmigracion

     No imitéis a los escribas y fariseos, que están divididos entre sí, aunque aparenten no estarlo. Vosotros, discípulos del Mesías, estad verdaderamente unidos. Estad prontos a morir si no queréis traicionar el llamamiento que Dios ha puesto en vosotros, de ser ciudadanos del Reino de Dios, que he venido a establecer. Estad verdaderamente unidos en el amor por Mí y por mi Doctrina. La divisa del cristiano, que tal será el nombre que se dará a mis súbditos, sea el amor y la unión. La igualdad entre vosotros en la comunidad de bienes, en la fraternidad de los corazones. Todos para uno, uno para todos.

Quien tenga que dé sin ostentación. Quien no tiene, acepte con humildad su pobreza. Recordad que se dará una recompensa a quien es misericordioso y que es mejor dar que recibir.  Encuentre el pobre la fuerza de pedir sin sentirse humillado, pensando que Yo lo hice antes que él. Encuentre por su parte el rico la generosidad de dar sus riquezas, pensando que el vil y odioso dinero que Satanás presenta, es causa del noventa por ciento de las desgracias acaecidas en el mundo.

1balanza-dinero-vs-amor-

Y cuando se da por amor, se cambia en joya inmortal, en el Paraíso.

Vestíos de vuestras virtudes, pero que solo Dios las conozca. No hagáis como los Fariseo, que llevan las filacterias más largas y las franjas más anchas. Que les gustan los primeros lugares en las sinagogas y los honores en las plazas y quieren que el pueblo los llame: ‘Rabí’ Uno solo es el Maestro, Yo.  Amaos como verdaderos hermanos y el que quiera ser el mayor entre vosotros, que se haga vuestro esclavo.

Ser siervo de los siervos de Dios no es humillarse, sino imitarme a Mí; que he sido bondadoso y humilde; siempre pronto a amar a mis hermanos y ayudarlos con el poder que tengo como Dios.

No he rebajado lo divino al  servir a los hombres; porque el verdadero rey es el que sabe dominar no solo a los hombres sino las pasiones, entre las cuales la primera está la soberbia necia. Recordad que quién se humilla será exaltado y quién se exalta será humillado.

1the_madonna_of_the_magnificat__hi

La Mujer de la que en el Génesis habla el Señor; la Virgen a quien alude Isaías; la Madre-Virgen de Emmanuel, profetizó ésta verdad, cuando dijo: ‘El Señor arrojó a los poderosos de su trono y elevó a los humildes’ La Sabiduría de Dios habló por los labios de la que ha sido Madre de Gracia y Trono de Sabiduría.

Repito la palabras inspiradas que me exaltaron en unión al Padre y al Espíritu Santo, cuando Yo el Hombre me formaba en su seno, sin dejar de ser Dios. Que sirvan de modelo a las que quieran hacer que el Mesías nazca en sus corazones y que pretendan llegar al Reino.

¡Ay de vosotros; escribas y fariseos hipócritas! No habrá Jesús, esto es: Salvador, ni Mesías…  O sea, Señor…  Ni habrá Reino de los Cielos para los soberbios, para los fornicadores idólatras, ni para los que se adoran a sí mismos y a su propia voluntad.

1egolatra

Por esto, ¡Hay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas! Que creéis poder cerrar el Cielo a los hombres que levantan su espíritu, para encontrar fuerza en su  penosa jornada terrena. ¡Ay de vosotros que no entráis; que no queréis entrar; porque no aceptáis la Ley el Reino Celestial y no permitís que entren los demás que están a la puerta, que con intransigencias reforzáis con cerrojos que Dios no ha puesto!

¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas! ¡Qué devoráis las propiedades de las viudas, con el pretexto de que recitaréis largas oraciones! ¡Por eso vuestro juicio será duro!

¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas que andáis por mar y tierra sin gastar de vuestros bienes, para hacer un solo prosélito y cuando lo conseguís, los hacéis dos veces más dignos del Infierno que vosotros! ¡Ay de vosotros, guías ciegos! ¡Necios y ciegos!

1ciego-guiando

¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas! Que decís: ‘Si uno jura por el Templo, su juramento no vale nada. Pero si jura por el oro del Templo. Entonces queda obligado a su juramento.’  ¡Necios y ciegos! ¿Qué vale más? ¿El oro o el Templo que santifica el oro? Vosotros que andáis diciendo: ‘Si uno jura por el altar, su juramento no tiene valor; pero si jura por la oferta depositada sobre el altar, entonces su juramento es válido y queda obligado a él.’

¿Qué es mayor, la oferta o el altar que la santifica? Quién jura pues sobre el altar; por él jura y por cuanto hay sobre él. Quien jura por el Templo, por él jura y por quien habita en Él. Y quién jura por el Cielo, jura por el Trono de Dios y por Quién en él está sentado.

¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas! Que pagáis los diezmos de la menta y de la ruda; del anís y del comino. Y luego os despreocupáis de los preceptos más graves de la Ley: de la justicia, de la misericordia y de la fidelidad.

1jpred

¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas! ¡Qué laváis lo exterior de la copa y del plato; pero por dentro estáis llenos de rapiña e inmundicia! Ciego fariseo, lava primero el interior, para que también lo exterior quede limpio.

¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que voláis como los murciélagos en la oscuridad, debido a vuestras obras pecaminosas! Y os codeáis con paganos, ladrones y traidores. Y al día siguiente por la mañana, borradas las señale de vuestros negocios ocultos, ¡Subís al Templo con hermoso ropaje!

1aydevosotros...

¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas! Que enseñáis las leyes de la caridad y de la justicia contenidos en el Levítico y luego no sois más que unos ambiciosos, ladrones, falsarios, calumniadores, opresores, injustos, vengativos, odiosos. Que acabáis con el que os causa molestia, aun cuando sea de vuestra propia sangre.

1mujer

 Que rechazáis a la mujer que siendo doncella. Se casó con vosotros y que repudiáis los hijos obtenidos de ella, porque son desventurados. Y acusáis de adulterio a vuestra mujer que no os agrada más o de enfermedad inmunda, para libraros de ella. ¡Vosotros que tenéis un corazón inmundo! ¡Un corazón libidinoso; aun cuando no lo demostréis a los ojos de la gente que ignora vuestras acciones!

1Taj%20Mahal

Sois semejantes  a los sepulcros blanqueados que por fuera parecen hermosos; pero por dentro están llenos de huesos muertos y de podredumbre. ¡Eso sois! ¡Y no más! ¡Por fuera parecéis justos, pero por dentro estáis reventando de hipocresía e iniquidad!

1body_farm_body_2

¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas! Que erigís suntuosos mausoleos a los profetas y embellecéis las tumbas de los justos, diciendo: ‘Si hubiéramos vivido en tiempos de nuestros padres; no habríamos sido cómplices y participantes de quienes derramaron la sangre de los profetas.’ Y por otra parte, colmáis la medida de vuestros padres… ¡Oh, serpientes! ¡Oh, raza de víboras! ¿Cómo podréis escapar a la condenación del Gehenna?

1infierno7

Por eso Yo, Palabra de Dios os digo: ‘Yo Dios, os enviaré profetas, sabios y nuevos escribas. A algunos de ellos mataréis. A otros crucificaréis. A otros, flagelaréis en vuestros tribunales; a otros perseguiréis de ciudad en ciudad, hasta que caiga sobre vosotros toda la sangre de los hombres justos derramada sobre la tierra. Así es. Odiaréis a los que quieren vuestro bien os recuerdan vuestro pecado y con amor os invitan a que volváis a los senderos de Dios.

     En verdad os digo que todo está por caer. Tanto el crimen como sus consecuencias. En verdad os digo que todo se cumplirá sobre esta generación… ¡Oh, Jerusalén! ¡Jerusalén! ¡Jerusalén que lapidas a los que se te envían y matas a tus profetas! ¡Cuántas veces he querido reunir a tus hijos; como la gallina reúne a sus pollitos bajo sus alas y no has querido!

1gallina

 Así, pues, escucha; ¡Oh, Jerusalén! Escuchad vosotros que me odiáis y odiáis lo que viene de Dios. Escuchad los que me amáis y os veréis envueltos en el castigo reservado a los perseguidores del Mesías.

Escuchad también vosotros que no pertenecéis a este pueblo; pero que os preguntáis Quién Soy y que predice si necesidad de estudiar el vuelo y el canto de los pájaros; los fenómenos celestes; las entrañas de los animales sacrificados. La llama o el humo de los holocaustos. Porque el futuro está presente ante El que os está hablando.

Esta casa vuestra quedará desierta. Yo os digo, dice el Señor: ‘Que no me veréis hasta que no digáis: ‘Bendito el que viene en el Nombre del Señor.’

1heraldo_de_medianoche

Jesús está realmente cansado y acalorado. Además de lo largo de su discurso, por lo bochornoso del día en el que no sopla nada de viento. Estrechado contra el muro por la multitud, recibiendo las miradas de miles de ojos y sintiendo todo el Odio que respiran los que le han escuchado bajo el Pórtico de los Gentiles. Y todo el amor y la admiración de los que no lo odian.

Dice a los suyos:

–                       Salgamos del templo y vayamos al campo, entre los árboles. Quiero sombra, silencio, frescura. En verdad que este lugar parece que arde bajo el poder de la Ira Celestial.

Salen por la puerta más cercana.

A cierta distancia, los discípulos miran la cúpula del Templo, que resplandece bajo la luz del sol y admiran su grandiosa construcción.

Jesús dice:

–                       Aún así, de todo eso no quedará piedra sobre piedra.

1benedicto-en-el-muro

Muchos preguntan al mismo tiempo:

–                       ¿No?

–                       ¿Cuándo?

–                       ¿Cómo?

–                       ¿Por qué?

Jesús no contesta.

1segunda-venida

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA

 

195.- LA HIGUERA SECA


1catarata-en-el-bosque

Al día siguiente, Jesús se dirige a la ciudad por el mismo camino del día anterior. Intenta entrar por la Puerta de las Ovejas. Pero al tratar de cruzar el puente del Cedrón, muchos de los setenta y dos discípulos, ya lo están esperando.

Apenas le ven aparecer entre los olivos con su vestido de color púrpura, corren a su encuentro.

Pedro ve entre el verde frescor de la pendiente, un montón de hojas marchitas que se balancean, sobre el río. Las hojas están mustias y secas, como si la plaga las hubiese consumido, dan la impresión de una planta a la que hubiesen secado las llamas del fuego. La brisa de vez en cuando arranca una de ellas y la arrastra en la corriente…

Pedro grita:

–                       ¡Esa era la higuera de ayer! ¡La higuera que maldijiste!  -y señala la planta seca.

1Maldicionhiguera

Todos corren, menos Jesús.

Los apóstoles cuentan a los discípulos lo sucedido el día anterior. Han sido testigos de miles de milagros obrados en los hombres y con los elementos, pero éste los sacude como ningún otro.

Y también hay otro hecho extraño: en el huerto que circunda la higuera, no hay una sola flor. Es primavera… ¿Qué es lo que está sucediendo?…

1higuera-seca

Jesús los alcanza y mira las caras espantadas y sorprendidas.

Jesús pregunta:

–                       ¿Y qué? ¿Tanto os extraña que mi Palabra haya secado la higuera? ¿No me habéis visto acaso resucitar muertos, curar leprosos, dar la vista a ciegos, multiplicar el pan, calmar tempestades, apagar el fuego?… ¿Y os sorprende que una higuera se haya secado?…

–                       No es por ella. Es que ayer, cuando la maldijiste estaba verde y ahora está… ¡Mírala! Seca como la hojarasca. Sus ramas no tienen vida. Mira. Se hacen polvo.

Y Bartolomé con sus dedos, reduce a polvo unas ramillas con hojas, que con facilidad ha cortado.

Zelote dice:

–                       No tienen más vida. Lo dijiste. La muerte asoma cuando adentro no hay savia.

Jesús declara:

–                       Se trate de una planta como de una nación o de una religión. Cuando solo hay una corteza dura, ramaje inútil, crueldad y exterioridad hipócrita. La savia que está dentro llena de linfa corresponde a la santidad, a la espiritualidad. La corteza dura y el ramaje inútil, se refieren a la humanidad privada de vida espiritual y justa.

¡Ay de aquellas religiones que se hacen humanas porque sus sacerdotes y fieles ya no tienen un espíritu vital! ¡Ay de las naciones cuyos jefes son brutalidad y un grito clamoroso sin ideas fructíferas! ¡Ay de los hombres en quienes falta la vida del espíritu!

Satanás no puede contenerse…

1judas-dem

Iscariote dice sin acritud, pero con tono de maestro:

–                       Si dijeses esto a los grandes de Israel, aun cuando tus palabras son muy exactas; no serías prudente. No te hagas ilusiones de que te hayan dejado hablar. Tú mismo has dicho que no se han convertido sus corazones, sino que actuaron por cálculo. Procura también estimar el valor y las consecuencias de tus palabras…

Porque además de la sabiduría del espíritu, existe la del mundo. Y conviene echar mano de ella, por interés propio…  Porque debes recordar que todavía estamos en el mundo y no en el Reino de Dios

Jesús replica:

–                       El verdadero sabio, es el que sabe ver la realidad sin que las sombras de su sensualidad y cálculo frío, se la cambien. De  mi parte diré siempre la verdad de lo que veo.

Felipe dice:

–                       Bueno. Esta higuera está seca del todo, porque la maldijiste. Se trata de alguna señal… de algo… No sé cómo explicarme…

Jesús contesta:

–                       Es como acabas de decir. Pero lo que he hecho; también vosotros podréis hacerlo, si llegáis a tener una fe perfecta…  Tened en el Altísimo, esa confianza ciega. Y cuando la tuviereis, Yo os digo que podréis hacer esto y hasta más…  En verdad os aseguro que si alguien llegare a tener una confianza tan perfecta, nacida de la Oración y de la Bondad en el Señor, podrá decir a este monte: ‘Quítate de aquí y arrójate al mar’ Y si al decirlo no dudare en su corazón, sino que creyere que cuanto ordena puede ser realizado; se verificará.

Lucifer siente hervir su envidia y su odio por este poder divino prometido a los cristianos y que significa que será mucho más grande, que el que fue concedido a él como arcángel…  Y esto es mucho más de lo que puede soportar…

Satanás-Iscariote moviendo la cabeza:

–                       Y pareceremos magos. Y nos apedrearán, cómo se manda que se haga con quién practica la magia… ¡Sería un milagro bastante necio que nos acarrearía daño!

1MAGO

Tadeo le refuta:

–                       ¡El Necio eres tú, que no has comprendido la parábola!

Jesús habla a todos:

–                       Yo os digo: Y es una vieja lección que os repito ahora: Cualquier cosa que pidiereis por medio de la Oración, confiad en que la obtendréis… Si antes de orar tuviereis algo contra alguien, perdonad antes y haced las paces, para que vuestro Padre que está en los Cielos os sea favorable. Vuestro Padre que tanto os perdona, que con tantos bienes os colma, desde que nace el sol hasta que se pone. Desde la aurora hasta el anochecer…

Entran en el Templo.

Los soldados de la Torre Antonia los ven pasar.

Se dirigen a adorar al Señor.

Luego regresan al Patio donde enseñan los rabinos.

Antes de que la gente lo rodee, se acercan a Jesús los saforines con los doctores de Israel y algunos herodianos.

Con hipócritas inclinaciones, le dicen:

–                       Maestro. Sabemos que eres sabio y veraz. Que enseñas el camino de Dios, sin tener en cuenta cosas o personas. Que solo tienes ante tus ojos, la verdad y la justicia. Que te preocupas poco de lo que los demás piensen de Ti. Que lo único que te importa, es llevar a los hombres al bien. dinos pues. ¿Es lícito pagar el tributo al César? ¿Tú que piensas?

Jesús los taladra con una de esas miradas de suprema intuición y…

1dad-al-cesar-lo-que-es-del-cesar

Jesús responde:

–                       ¿Por qué queréis hacerme caer, hipócritas? ¡Aún entre vosotros sabéis que a mí no me seducen con adulaciones! Mostradme la moneda que empleáis para pagar el tributo.

Le  muestran una moneda. La observa por los dos lados. Y teniéndola en la mano de la mano izquierda, señalando con el dedo índice de la derecha…

1tiberio y livia

Jesús pregunta:

–                       ¿De quién es esta imagen y qué dice esta inscripción?

–                       La imagen es de César. Y la inscripción lleva su nombre, el actual emperador de Roma: Cayo Tiberio César.

–                       Devolved entonces a César lo que es del César y dad a Dios, lo que es de Dios.

Les devuelve la moneda y les da la espalda.

1James-Tissot-the-tribute-money-al-Cesar-lo-que-es-del-Cesar

Y se acerca a los peregrinos, los escucha, los absuelve y los cura.

Pasa todo el día en el Templo. No muestra señal de cansancio. La gracia y la sabiduría manan de sus manos que coloca sobre los enfermos. Parece como si quisiera consolar a todos, curar a todos; antes de que no pueda hacerlo más…

El sol camina hacia su ocaso.

Los apóstoles cansados, están sentados en el suelo bajo el pórtico. Ven que se acercan a Jesús a varios ricos y…

Mateo advierte a los demás:

–                       Vienen varios saduceos. No permitamos que insulten al Maestro, ni que le hagan ningún mal.

Se levantan todos y lo rodean al punto.

Entre las peculiaridades de los saduceos, la más importante está en que defienden la doctrina de la reencarnación…

1REENCARNACION

Los saduceos saludan muy ceremoniosos y dicen:

–                       Maestro, respondiste tan sabiamente a los herodianos que queremos participar de un rayo de tu luz. Moisés ha dicho: ‘Si alguien muere sin hijos, su hermano tome por esposa a la viuda, para que le dé descendencia’ Ahora bien, había siete hermanos. El primero tomó por mujer a una doncella y murió sin dejar prole. La viuda se convirtió en esposa del hermano. También el segundo murió, sin dejar prole. De igual modo el tercero. Y de este modo, hasta el séptimo. Finalmente, la mujer; que había sido esposa de los siete, murió… Respóndenos…

Cuando resuciten los cuerpos… Si es verdad, que así fuere y que el alma sobreviva y se reúna al cuerpo en el último día, reconstruyendo los seres vivientes, ¿Cuál de los siete hermanos tendrá por esposa a la mujer, ya que en la tierra fue de los siete?

1JHEBREOS

Jesús responde:

–                       Estáis equivocados. No sabéis comprender ni las Escrituras, ni la potencia de Dios. La vida actual será muy diferente de la otra. En el reino Eterno, no existirán las necesidades de la carne, como acá en este suelo. Porque en verdad después del Juicio Final, resucitarán los cuerpos y se reunirán cada uno con su alma inmortal, reconstruyendo todo el ser que se encontrará en mejores condiciones de las que nos encontramos ahora Yo y vosotros. Pero no estará sujeto a las leyes  y sobre todo, a los estímulos y abusos que predominan ahora.

1resurreccion

Cuando llegue la resurrección no se casarán más los hombres y las mujeres, sino que serán semejantes a los ángeles de Dios que están en el Cielo; quienes no se casan, aun cuando viven en un ambiente de pleno amor espiritual y divino.

Por lo que se refiere a la resurrección de los muertos, ¿No habéis leído como Dios habló a Moisés desde la zarza? ¿Qué le dijo el Altísimo? “Yo Soy el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob” No dijo ‘Yo fui’ Dijo ‘Yo Soy’, porque Abraham, Isaac y Jacob existen. Son inmortales como todos los demás hombres en su alma y cuando resuciten, lo serán también con su cuerpo por toda la eternidad. Existen los justos, como también existen todos los muertos en culpa mortal. Dios no es Dios de los muertos, sino de los vivos.

1JRESUCITADO

Los saduceos se han cansado de aparentar ser buenos. Y la rabia que sienten por dentro, ya no pueden contenerla más.

Le preguntan para tentarlo:

–                       ¿También tú morirás y seguirás viviendo?

–                       Yo Soy el Viviente y mi Carne no probará la destrucción. El arca fue apresada y la actual también lo será como símbolo…  El tabernáculo fue apresado y será destruido.

Pero el verdadero Templo de Dios, no podrá jamás ser arrebatado y destruido. Cuando sus adversarios lo creyeren, entonces será la hora en que se establecerá en la verdadera Jerusalén, en toda su gloria. Adiós.

1REYDREYES

Y se va ligero al Patio de los israelitas, porque las trompetas de plata han anunciado el sacrificio vespertino.

Después de asistir a él, Jesús se retira del Templo y ocurre un incidente ocasionado por la furia homicida que sienten los enemigos de Jesús y  que hubiera sido muy penoso, si no hubieran intervenido los apóstoles…

En el anochecer de este martes…

Jesús dice a sus apóstoles:

–                       Vosotros oísteis hablar a los gentiles y a los judíos. Y visteis como aquellos se inclinaron ante Mí y éstos por poco me matan. Sadoc, con su risa sarcástica, quiso echarme encima su carro y…

Pedro, por poco te lías a golpes al ver que intencionalmente, me echaron encima los corderos, los cabros y los becerros, para tumbarme entre los excrementos.

Simón aun cuando eres muy prudente, respondiste al insulto que me lanzaron los miembros más feroces del Sanedrín, cuando me gritaron: ‘Hazte a un lado, demonio; mientras pasan los enviados de Dios…’

Tú Tadeo como primo mío y tú Juan mi predilecto, rápidos me librasteis del peligro.

Tú Judas, agarraste las riendas del caballo y tú Juan, al ponerte delante de Mí, fuiste golpeado en mi lugar. Os agradezco las pruebas de amor que os hace levantaros en defensa del Inerme…

1Luna-04-04-2012

Pero veréis otras cosas peores. Cuando esta luna vuelva a rielar por el firmamento otras dos veces más a partir de hoy, las ofensas de palabra se convertirán en acciones, más tupidas que las flores que hay ahora en los árboles frutales.

Visteis y os habéis quedado sorprendidos: una higuera seca y un huerto sin flores. La higuera como Israel; no dio nada al Hijo del Hombre y ha muerto en su pecado.

1primavera-de-un-hermoso-jardin-

El huerto como los gentiles espera la hora de la que hablé hoy, para florecer y borrar el último recuerdo de la ferocidad humana, con la dulzura de las flores derramadas sobre la cabeza y a los pies del Vencedor.

Mateo pregunta:

–                       ¿Cuál Hora, Maestro? Hoy hablaste de tantas cosas, que apenas puedo recordarlas. Quisiera tener presente todo. ¿Se trata de la hora cuando regrese el Mesías?

Tomás exclama:

–                       ¡No es así! El maestro habla como si la conjura que lo aguarda, estuviese ya muy cercana. ¿Cómo puede entonces suceder lo que ha dicho que debe preceder a su regreso?: Guerras, destrucciones, esclavitudes, persecuciones; Evangelio predicado a todo el mundo. Abominación en la Casa de Dios y luego…

1apocalipsis_

Terremotos, pestes y falsos profetas, señales en el sol y las estrellas…. ¡Eh! ¡Se necesitan siglos para todo esto! ¡Se las vería buenas el dueño del huerto si tuviese que esperar a que floreciese!

Jesús confirma:

–                       Como dije, así sucederá. Pasarán muchos siglos hasta el triunfo definitivo y mi regreso…

1apocalipsis

–                       ¿Y entonces, cuál es la hora?

Juan responde llorando:

–                       ¡Oh, yo la sé! Yo la sé y será después de tu muerte y resurrección.  –y se abraza de Jesús.

Judas de Keriot lo provoca:

–                       ¿Y te pones a llorar porque resucita?

–                       Lloro porque antes tiene que morir. No te burles de mí, demonio. Yo sé y no puedo…  No soporto pensar en esa hora.

Judas dice a Jesús:

–                       Maestro, me llamó demonio. Ha faltado contra el compañero.

1POSESO

Jesús le dice:

–                       Judas, ¿Estás seguro de no merecerlo? Si es así. No te preocupes. También Yo he sido llamado ‘demonio’ y lo repetirán.

–                       Pero Tú has dicho que quién insulta a su hermano es culpable…

–                       ¡Silencio! Ante la muerte, que se acaben de una vez estas acusaciones odiosas, estas disputas y mentiras. No turbéis a quien muere…

Juan murmura:

–                       Perdóname, Jesús. Sentí algo dentro de mí, al ver que se reía… y no pude controlarme.

–                       No llores. Te comprendo; déjame hablar.   –y dirigiéndose a todos-   El Padre Santo que es mío y vuestro. Hasta ahora me ha custodiado bajo la sombra de su mano, porque todavía no había llegado la Hora de la Expiación. Ahora me deja ir. La flecha de su Divina Aljaba, después de que ha herido para curar a los hombres y abrir brecha en los corazones a la Palabra y a la Luz de Dios; ahora vuela rápida para herir a la Segunda Persona, al Expiador,  al Obediente; por el desobediente Adán…

1AdamEveExpelled_80[1]

Y como un guerrero herido, caigo diciendo a muchos: ‘En vano me he fatigado’ En vano, para no alcanzar nada. Inútilmente he gastado mis fuerzas. ¡Pero no! Todo lo hice por el Eterno Señor, que no hace nada sin motivo… -Y se interrumpe.

Jesús mira con severidad, hacia… Alguien que no son sus apóstoles.

En realidad el Viviente, con todos sus sentidos corporales y espirituales alerta, está viendo frente a Sí al Arcángel Rebelde, Príncipe del Mundo y de la Creación…

El Amo del Averno, en todo su esplendor angelical y satánico lo mira con triunfo y con su escalofriante voz gutural…

1Lucifer_

 Lucifer dice:

–                       Ha llegado la Hora Nazareno. Estás a mi merced y si no recapacitas, voy a destruirte por manos de los mismos hombres que estás tan empecinado en salvar…  Son tan desagradecidos que aunque saben que eres Dios, ya te han entregado en mis manos… Eres menos importante para ellos que los verdaderos ladrones y asesinos y lo confirmarás muy pronto… Todavía estás a tiempo de salvar tu vida. También soy magnánimo y puedo darte otra oportunidad…

Cometiste un fatal error al Encarnarte… Como Arcángel soy muy superior a Ti pues ahora no eres mi Dios; sino que al hacerte hombre, estás sometido a mis leyes en este mundo que me pertenece totalmente, así como los hombres que lo habitan y por tu voluntad elegiste ser también mi súbdito…

Tú creaste todas las cosas buenas para el hombre y ellos… ¡Ni siquiera las aprecian!… -Mira a Jesús con una sonrisa de maligna crueldad y añade- Te hiciste Hombre y no has querido conocer a la más sorprendente de todas tus creaturas, ni el incomparable deleite que proporciona una mujer… ¿Entonces para qué la creaste tan perfecta?

Debe ser terrible haber creado algo tan maravillosamente bello, ¡Y ni siquiera poder admirarlo!…

1horizonte

Y luego, te gustan tanto los niños…  ¡Serías un padre maravilloso! ¿Estás seguro de que no deseas casarte?…  Con la exuberancia de amor de Magdalena, ¡Ella tiene la esperiencia para hacerte el hombre más felíz de la tierra y sería una madre magnífica!… ¿Por qué no formas una familia como en la que creciste?

Sagrada Familia de Nazaret

 Es una mujer hermosísima y ahora que la has convertido en un ser angelical, sería una esposa maravillosa, ¿No lo has pensado?… ¡Tienes derecho a gozar de lo que Tú Mismo proyectaste desde el principio! La santidad de un hogar pleno… Con un montón de juguetones niños a tu alrededor; engendrados por Ti y haciéndote sentir la plenitud de ser un hombre plenamente realizado… ¡Tendrías la felicidad perfecta!

1jniños

Jesús aumenta la severidad en su mirada, pero continúa en silencio y sin moverse…

Lucifer cambia de estrategia…

–                       Te comprendo… Sólo piensas en tu Misión… Te comprendo muy bien… El tiempo se te ha terminado y… ¡Hay tantos enfermos que curar y tantos milagros que seguir realizando… ¡Todo podría ser tan diferente si Tú quisieras!… ¡Cuántos beneficios podrías agregar a los que has hecho! Y cuantos infelices esperan el amor que podrías derramar sobre ellos!…

Pero tus sacerdotes arden por el deseo de eliminarte… ¡Lástima que ya no te permitan hacerlo, cómo Tú lo anhelas!…  ¡Curar a todos! ¡Sanarlos a todos! ¡Beneficiarlos a todos! Conozco tu Amor y, ¡Qué pena que ese torrente infinito tengas que reprimirlo; porque están tan celosos de Ti, que ya no te soportan más!…

1jsanando

Te lo dije antes y te lo repito: ¿Para qué te sacrificas por estos bastardos ingratos? Si tomas en cuenta mis consejos, podrás seguir ejerciendo tu ministerio sin problemas,  por muchos lustros más…

Yo soy el fuerte, el invencible, el Potente en este mundo que me pertenece totalmente, porque Adán me lo entregó…  Entre los hombres yo reino y seguiré reinando… Soy la Fuerza y por ser el Primer Arcángel, soy mucho más poderoso que Tú…

Yo puedo darte el triunfo más resonante o la muerte más infamante… Puedo apresarte y enclavarte en un madero, porque soy el Regente del Mundo… Y aunque Tú no quieras, soy tu vencedor y tu rey…

1udjat

Ni siquiera imaginas lo que te espera, si insistes en ser mi oponente.

Porque después de los tormentos que te tengo preparados, terminarás por claudicar y me pedirás clemencia. ¿Por qué mejor no hacerlo ahora que todavía estás sano?…

Te ayudaré a vencer a todos tus enemigos y te entregaré el Templo para que lo reformes… Así podrás llevar tu Evangelio por toda la Tierra sin obstáculos.

Te prometo que pondré todas mis legiones a tu servicio y mis ángeles te ayudarán… Será un éxito total y el mundo tendrá la paz y la concordia que deseas. El Padre te perdonará al ver que los hombres vivirán en paz y amándose como Él lo desea, pues ya no los incitaré a que se destruyan…

Honraré mi palabra que ahora te doy, en recuerdo de cuando eras mi Dios y yo te adoraba… Antes de que me negara a servirte como Hombre…

1arcangel-lucifer-portador-de-luz1

Yo soy el dueño de tu destino…  Lo estás viendo… El apóstol que más amas ya te traicionó…-Y voltea a mirar a Judas con una mirada espeluznante.

El apóstol-sacerdote-renegado y Traidor se sonroja… Y baja la mirada paralizado por el terror…

Lucifer continúa:

Igual que lo harán muchos más en la nueva jerarquía sacerdotal que pretendes formar y que sabes que también terminará por ser mía. Yo me sentaré en el trono de ella y gobernaré…  Me obedecerán y profanaré todo lo que inicies en tus nuevos planes…

Igual que ahora me apoderé de tus sacerdotes en tu Tabernáculo. ¿Todavía no te basta, cuanto te odian tus propios ministros? Ni siquiera te escuchan y ya quieren matarte…

Aunque ahora adoctrines personalmente nuevos sacerdotes… Tú sabes que terminarán por ser míos totalmente, igual que los que en este momento quieren deshacerte de Ti… ¡Ni siquiera te han reconocido a pesar de todos tus Profetas!… Prefieren adorar tu Arca de metal áureo…

1-HighPriest-Altar

¡Qué pena! Hiciste un gran sacrificio al venir a ponerte a mi alcance… Totalmente inerme… ¡A nadie le importas!… ¡Qué gran catástrofe!…  El Dios que adoran, el Dios Creador de todo cuanto existe y…  ¡Ni siquiera lo dejan predicar en su Templo!

1_Israel_Museum,_Modell_Tempel

Porque si ahora que estás junto a ellos, Uno ya me pertenece totalmente y los demás… ¡Es cuestión de tiempo y astucia! También serán míos y lo sabes…

Jesús palidece y rápido se pone de pie, pues estaba sentado sobre una roca en el olivar.

Los apóstoles lo miran sorprendidos…

Judas de Keriot, el único que puede verlo también; pues sus sentidos espirituales fueron despertados por sus prácticas esotéricas…  Se asombra aun más;  pero se sobrepone enseguida y no manifiesta el verdadero motivo de su sorpresa…

1INVOCACION

Jesús levanta su mano derecha en señal de rechazo y grita:

–                       ¡Basta! ¡Adorarás al señor Dios tuyo y a Él sólo servirás!… ¡Atrás! ¡Atrás Satanás, que quieres que me entregue al desconsuelo y me tientas para que no obedezca!.. Desde el principio de mi Ministerio y hasta el fin de él, has venido y vienes. ¡Mira! Me pongo en posición de lucha.

¡Te desafío! Lo juro por Mí Mismo, que te venceré. No es orgullo decirlo, es la verdad. El Hijo del hombre será vencido en su Cuerpo por el hombre. Por el miserable gusano que muerde y envenena con su fétido fango.

Pero el Hijo de Dios, la Segunda Persona de la Inefable Trinidad, no será vencido por Satanás…  

1Santisima Trinidad

Tú eres el Odio. Eres poderoso en medio de él y en su malicia de tentador. Pero conmigo… Seré para ti una Fuerza que se te escapará de entre las manos, porque no podrás ni apresarla, ni enclavarla. El Amor está conmigo.

No ignoro el tormento que me espera; ni nada de lo que sucede a mí alrededor…  Hay otro tormento… que no causan la lanza, ni los palos, las burlas y las bofetadas que recibirá el Hijo del Hombre. Sino Dios Mismo…

Tormento que muy pocos conocerán en su real atrocidad…  En aquella tortura en que serán dos los principales verdugos: Dios con su Ausencia y tú Demonio, con tu presencia. La Víctima tendrá consigo al Amor que vive en Mí y que es la primera fuerza de mi resistencia a la Prueba.

1holy-spirit-

Y al Amor que encontraré en el Consolador espiritual que bate ya sus alas de oro, por el ansia de bajar a secar mis sudores y que recoge ya todas las lágrimas de los ángeles en el cáliz celestial que deslíe la miel de los nombres de mis redimidos y amantes, para templar con esa bebida la sed del Torturado y su ilimitada amargura…

Serás vencido, Demonio. Un día, cuando saliste de un poseso me dijiste: “Espero vencerte cuando seas una piltrafa de carne ensangrentada” y te respondo: No te apoderarás de Mí. Yo venzo. Mi fatiga ha sido santa. Mi causa está ante mi Padre. Él defiende lo que hizo su Hijo y no permitirá que su espíritu se extenúe.’

Jesús levanta los brazos y la cara hacia el Cielo y ora:

–                        Padre, desde este momento,  antes que llegue esa atroz hora, te digo: En tus manos encomiendo mi espíritu.’

Lucifer se estremece por la Ira… Sus ojos relampaguean con un Odio sobrenatural y escalofriante, que puede sentirse con una realidad pavorosa…

1lucifer-an-angel-of-music

Su rabia la desquita en una amenaza mortal:

–                       Acabaré contigo y te destruiré totalmente, por manos de los mismos que tanto amas y has venido a querer salvar… ¡JA! ¡JA! ¡JA!

1angel-malvado

Su carcajada aterradora RETUMBA por todo el monte y hace que un viento gélido, recorra la ladera moviendo súbitamente las ramas de los olivos que lucen sus flores rosadas y de todos los árboles de la ladera del monte, en esta primavera crucial…

1Florido

Jesús se dirige a sus apóstoles:

–                        Juan, no te vayas. Todos los demás podéis iros. La paz del Señor esté, donde Satanás no se hospeda. Hasta pronto…

Y Jesús se interna en el monte, acompañado por el Predilecto y los dos se van subiendo por una ladera llena de olivos.

1olivar

Los Once que han quedado, se miran consternados entre sí…

Pedro dice:

–                       No. Mientras yo viva, no dejaré que lo aprehendan. Mañana…

Iscariote pregunta:

–                       ¿Qué vas a hacer mañana?

–                       ¿Qué haré? Estoy hablando conmigo mismo. Es tiempo de conjuras. Ni siquiera al aire confiaré mi plan… Y tú que has dicho tantas veces que eres tan poderoso, ¿Por qué no buscas protección para Jesús?

–                       Lo haré, Pedro. Lo haré. No os sorprendáis de que algunas veces no esté con vosotros. Trabajo para  Él, pero no se lo digáis.

–                       Pierde cuidado. Y que seas bendito. Algunas veces he desconfiado de ti, pero te pido perdón… Veo que eres mejor que nosotros cuando llega la oportunidad… Tú obras. Yo no sé más que hablar por hablar.   –dice Pedro humilde y sinceramente.

Judas ríe contento con la alabanza.

Y los apóstoles salen de Getsemaní…

1bosque-de-olivos-en-israel

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA

194.- EL DISCÍPULO MÁS AMADO


1jcaminantes

Entre los olivos del monte, alcanza a Judas de Keriot, que camina veloz entre el campo que despierta.

Judas da un brinco de susto al encontrarse frente a Jesús, que lo mira fijamente sin decirle nada. Luego…

Judas dice:

–                       Fui a llevar comida a los leprosos. Pero me encontré a dos en Innón y cinco en Siloán. Los demás están curados. Me rogaron que lo dijese al sacerdote. Vine apenas se veía algo, a fin de estar libre después. Esto va a provocar una gran resonancia. ¡Un número tan grande de leprosos curados por Ti! ¡Y a la presencia de todos!

Jesús no responde. Lo deja hablar… Luego siguen caminando en silencio.

Pero se detiene de pronto y mirando fijamente al apóstol…

Jesús le pregunta:

–                       ¿Y bien?  ¿Qué provecho se saca de haberte dejado libre y con la bolsa del dinero?

Judas se desorienta:

–                       ¿Qué quieres decir?

–                       Que si te has hecho santo desde que te devolví la libertad y el dinero. Tú me comprendes… ¡Ah, Judas recuérdalo! ¡Recuérdalo siempre: tú has sido a quién más he amado y tú has sido el que menos me ha amado! Antes bien, me has odiado más, que el más feroz de los fariseos.

1Fariseos-Saduceos

Y recuerda también que ni siquiera pese a esto, te odio. Sino que en lo que toca a Mí, Hijo del Hombre, te perdono. Vete ahora. No hay nada que añadir entre tú y Yo. Todo está terminado…

Judas quisiera decir algo.

Pero Jesús, con un gesto imperioso, le hace señal de seguir adelante.

Judas inclina la cabeza y sigue a Jesús, que avanza rápido hasta el campo de los galileos, donde los reciben los apóstoles y dos siervos de Lázaro…

Que preguntan:

–                       ¿Dónde estuviste, Maestro?

–                       ¿Y tú Judas?

–                       ¿Habéis estado juntos?

Jesús se adelanta a la respuesta de Judas:

–                       Tenía que decir unas palabras a alguien que sufre. Judas fue con los leprosos… Todos menos siete, están curados.

Zelote dice:

–                       ¡Oh! ¿Por qué no me avisaste? Yo también quería ir…

Jesús responde por él:

–                       Para estar libre de venir con nosotros. Vámonos. Entremos a la ciudad por la Puerta de los Peces. Démonos prisa.

Encabezando la comitiva pasando entre los olivos, a la mitad del camino entre Bethania y Jerusalén cerca del río, se ve una higuera que se balancea sobre él.

Jesús se dirige a ella y busca entre sus hojas algún higo maduro. Pero no hay más que hojas.

1jhiguera

Y Jesús dice:

–                       Eres como muchos corazones en Israel. No tienes ninguna dulzura para el Hijo del Hombre, ni compasión. ¡Qué jamás vuelva a nacer en ti fruto alguno, ni de ti lo coma nadie!

Los apóstoles se miran.

La ira del Jesús contra el árbol que no tiene frutos, los sorprende muchísimo. Pero no dicen nada.

Sólo más tarde, después de pasar el Cedrón…

Pedro pregunta:

–                       ¿Dónde comiste?

Jesús contesta:

–                       En ninguna parte.

–                       ¡Oh! ¡Entonces tienes hambre! Allí está un pastor con algunas cabras. Voy a pedirle leche.

Pedro se va y regresa con una escudilla llena de leche.

Jesús la bebe y luego continúan su camino. Entran en la ciudad. Suben al Templo. Después de haber adorado al Señor, Jesús regresa al Patio en donde enseñan los rabinos. La gente lo rodea, cura a un pequeño niño ciego…

1jesus_cura_un_nino

Y empieza a hablar:

–                       Un hombre compró un terreno y lo plantó con vides. Construyó una casa para los arrendatarios, una torre para los vigilantes, bodegas y lagares. Y lo entregó para que trabajasen en él los arrendatarios en quienes confiaba. Luego se fue.  Cuando llegó el tiempo en que los viñedos fructificarían, el dueño del viñedo envió unos criados para que los arrendatarios le entregasen los intereses.

Pero ellos los tomaron. A unos los apalearon, a otros los arrojaron a pedradas. A unos los hirieron y a otros, los mataron. Los que pudieron regresar vivos, contaron al dueño lo que había pasado. Éste los curó y los consoló. Luego envió a otros siervos más numerosos. Los arrendatarios los trataron como a los anteriores.

1pviñadores_asesinos

Entonces el dueño de la viña dijo: ‘Enviaré a mi hijo amado. Lo respetarán, pues es mi heredero.’  Los arrendatarios, tan pronto como vieron que se acercaba y sabedores de que era el heredero, se dijeron entre sí: ‘Juntémonos todos. Echémoslo fuera, a un lugar retirado y matémoslo. Su herencia será nuestra.’

1consp

Lo acogieron con honores ficticios, lo rodearon como para festejarlo, le dieron el beso amigo y luego lo ataron. Le maltrataron, lo condujeron entre insultos al lugar del suplicio y lo mataron.

1parabola_vinadores_infieles

     Decidme ahora vosotros, cuando ese dueño sepa que su hijo y heredero no regresa y descubra que sus siervos-arrendatarios a quienes había prestado una tierra fértil, para que la cultivasen en su nombre y tomasen lo que era de ellos y lo que era justo le diesen a él. ¿Qué les hará cuando sepa que mataron a su hijo?

Jesús traspasa con sus ojos de zafiro encendidos como soles, a los diversos grupos reunidos, sobre todo a los fariseos y escribas esparcidos entre la multitud…

Nadie le responde.

Jesús insiste:

–                       ¡Contestad! Por lo menos vosotros, rabinos de Israel. Pronunciad una palabra recta que persuada al pueblo a la justicia. Yo podría decir algo que según vosotros no estuviese bien. Hablad pues, para que el pueblo no caiga en error.

1yo-soy la -vid

Los escribas, como obligados, responden:

–                       Castigará a los criminales y los hará perecer de un modo atroz. Entregará su viña a otros arrendatarios que además de que se la cultiven, le darán lo que le pertenece.

–                       Habéis respondido bien. En la Escritura está dicho: ‘La Piedra que los constructores hicieron a un lado, se ha convertido en la Piedra Angular. Esta es obra que hace el Señor y es una maravilla ante nuestros ojos.’  Así está escrito y vosotros lo sabéis. Habéis contestado rectamente al decir que los criminales serán castigados duramente, porque mataron al hijo heredero y al afirmar que la viña será entregada a otros arrendatarios que la cultiven como se debe.

Por esto os digo: El Reino de Dios os será quitado y será dado a gente que produzca sus frutos… Quién cayere contra esta piedra, se despedazará y sobre quién cayere, quedará desmenuzado.

Los príncipes del Sanedrín, los jefes de los sacerdotes, los fariseos y escribas; con un gesto verdaderamente… heroico… ¡No reaccionan!… ¡Tanto puede la voluntad del hombre, cuando se propone algo!

Anteriormente, por cosas menores se le habían opuesto abiertamente. Pero hoy que Jesús acaba de decirles públicamente que se les quitará el poder; no prorrumpen en improperios, no realizan ningún acto de violencia. No amenazan. ¡Falsos corderos, bajo una piel hipócrita de mansedumbre, en la que esconden un cruel corazón de lobo! Se limitan a acercarse a Él, que empieza a caminar sanando enfermos y aconsejando…

1jpred-temp

No muestra señal de cansancio. La Gracia y la Sabiduría manan de Él. Parece como si quisiera consolar a todos, curar a todos antes de que no pueda hacerlo más…

Uno de tres hermanos le pregunta sobre una cuestión difícil en una herencia, que ha provocado divisiones y mala voluntad entre los diversos herederos, debido a que un hermano de ellos nació de una esclava, aunque su padre lo adoptó.

Los hijos legítimos no lo quieren admitir consigo, ni repartirle bienes. No quieren tener nada en común con el bastardo. Y no saben cómo resolver el caso, porque su padre los hizo jurar antes de morir, que así como siempre había tratado a todos por igual; así el bastardo debe recibir la herencia que le toca, según justicia.

Jesús contesta al que le preguntó:

–                       Privaos todos de un pedazo de tierra cuyo valor equivalga a la quinta parte del valor total de todos los bienes y vendedlo. Tomad ese dinero y dadlo al ilegítimo diciéndole: ‘Esta es tu parte. No se te ha quitado nada de lo tuyo; ni tampoco hemos contrariado la voluntad de nuestro padre. Vete y que Dios sea contigo.’ Sed generosos y dadle aún más del valor estricto que le corresponda.

Llamad a hombres probos como testigos. Y nadie podrá reprocharos algo. Habrá paz entre vosotros y en vosotros, pues no tendréis el remordimiento de haber desobedecido a vuestro padre y de que no estará entre vosotros el que fue causa de intranquilidad, aunque inocente. Algo así como un ladrón que se hubiese metido en casa.

1japost

El hombre responde:

–                       El bastardo nos arrebató realmente la paz en la familia. Nuestra madre murió de dolor por su causa.

–                       Él no es culpable, sino el que lo engendró. Él no pidió nacer, para llevar sobre sí la marca de bastardo. Fue la pasión de vuestro padre, que lo engendró, para hacerlo y haceros sufrir. Sed pues rectos para con el inocente, que paga tristemente una culpa que no es suya.

No os irritéis contra el espíritu de vuestro padre, pues Dios ya lo ha juzgado. No son necesarios los rayos de vuestras maldiciones. Honrad a vuestro padre siempre. Aun cuando sea culpable. No por tratarse de él; sino porque representó en la tierra a vuestro Dios que os creó por su decreto y fue el dueño de vuestra casa. Después de Dios, vienen inmediatamente los padres. Recordad el Decálogo. No pequéis. Idos en paz.

Los sacerdotes y escribas se le acercan para decirle:

–                       Te hemos escuchado. Ha sido realmente justa tu sentencia. Un consejo tan sabio que ni siquiera lo hubiera dado el mismo Salomón. Pero respóndenos: ¿Con qué autoridad haces estas cosas? ¿De dónde te viene este poder?

1jtemplo

Jesús los mira fijamente… Sin ser agresivo, ni despectivo; pero sí muy majestuoso…

Jesús responde:

–                       También Yo tengo una pregunta que haceros y si me la respondéis, os diré con qué autoridad Yo, hombre sin autoridad de cargo y pobre; hago estas cosas. Porque esto es lo que insinuáis.

Decidme: ¿De dónde venía el bautismo de Juan? ¿Del Cielo? ¿De quién lo impartía? Respondedme: ¿Con qué autoridad, Juan lo administró; si él era más pobre y menos instruido que Yo, sin cargo de ninguna clase y que vivió desde su niñez en el desierto?

Los escribas y sacerdotes se consultan entre sí.

La gente espera… pronta a protestar si los escribas atacan al Bautista e insultan al Maestro o a aclamar si la pregunta del Rabí de Nazareth los derrota.

El silencio es total.

Ellos no se resuelven a responder.

Jesús está apoyado en la columna, con los brazos cruzados sobre el pecho, mirándolos fijamente.

1jbautismo1

Finalmente ellos contestan:

–                       Maestro, nosotros no sabemos con qué autoridad obraba Juan, ni de dónde venía su bautismo. A nadie se le ocurrió preguntárselo cuando vivía y él nunca lo dijo.

Jesús responde con firmeza:

–                       Tampoco Yo os diré con qué autoridad hago tales cosas.

Y les vuelve la espalda.

Llama a los Doce. Se abre paso entre la multitud que lo aclama y sale del Templo. Cuando están más allá de la Puerta Probática…

Bartolomé dice a Jesús:

–                       Tus adversarios se han hecho más prudentes. Tal vez se están convirtiendo…

Mateo agrega:

–                       Es verdad. No discutieron ni tu pregunta, ni tu respuesta.

Jesús responde:

–                       No os hagáis ilusiones. Esa parte de Jerusalén, jamás se convertirá. No respondieron de otro modo, porque tuvieron miedo de la gente. Leí sus pensamientos, aunque no oí lo que entre sí cuchicheaban.

Pedro pregunta:

–                       ¿Y qué decían?

1jbautismo

–                       Os lo diré para que los conozcáis a fondo y podáis ofrecer a los discípulos venideros, una descripción exacta de los corazones de los hombres de mi tiempo. No me respondieron, porque entre sí se decían: “Si respondemos, el bautismo de Juan vino del Cielo, el Rabí nos replicará: ‘Entonces, ¿Por qué no creísteis al que vino del Cielo y amonestaba a que nos preparásemos para la era mesiánica?” Si contestamos: ‘Del hombre’ Entonces la multitud se rebelará diciendo: ‘Entonces, ¿Por qué no habéis creído en lo que Juan nuestro profeta dijo de Jesús de Nazareth?’ Lo más cómodo es decir: ‘No sabemos’ Yo tampoco quise aclarar con qué autoridad hago lo que hago.

Muchas veces lo he dicho, dentro de los muros del Templo y por toda Palestina. Mis milagros hablan más elocuentemente que todas mis palabras. Ya no hablaré más. Dejaré que hablen los profetas, mi Padre y las señales del Cielo. Porque ha sonado la hora de que se cumplirán todas las señales. Y pronto les daré también la señal de Jonás y que espera Gamaliel.

1Jonas tragado por la ballena

Más tarde y rodeado de sus apóstoles…

Bartolomé dice:

–                       La ciudad está a reventar de gente, porque parece como si todo Israel y hasta el más lejano prosélito, hubiese venido para la Fiesta.

Jesús lo mira…

Y como si recitase un Salmo, dice:

–                       Juntaos. Apresuraos de todas partes. Venid a Mí, Víctima que Inmolo por vosotros. Llegaos a la Gran Víctima Inmolada sobre los Montes de Israel; para que comáis su Carne y bebáis su Sangre.

Bartolomé replica:

–                       ¿Cuál es esa víctima? Parece como si tuvieras una Idea fija. No hablas más  que de muerte. Y nos apesadumbras…

–                       ¿Me lo preguntas tú, que ya eras docto en la Escritura, antes de que te llamase por medio de Felipe? Yo Soy la Palabra. Durante siglos he hablado, a través de los labios humanos y seguiré hablando. Qué debo hacer todavía, ¡Oh, mundo! ¿Que no haya hecho? Vine. ¡Oh, tierra mía! Vine porque te amaba. Mis palabras se convirtieron en espada que te mata, porque las aborreciste.

¡Oh, Mundo que matas a tu Salvador; creyendo obrar justamente! Estás tan poseído de Satanás que no eres ni siquiera capaz de comprender, cual sea el sacrificio que Dios exige. ¡La Inmolación de tu mala voluntad al Dios Verdadero!

Y en una larga disertación, Jesús sigue citando las profecías que se refieren a su muerte… Cuando termina…

Jesús pregunta:

–                       ¿Reconocéis las palabras eternas?

1isaias53

Los apóstoles contestan:

–                       Las reconocemos Señor nuestro.

–                       Créenos que nos sentimos apaleados.

–                       ¿No es posible desviar el destino?

Jesús:

–                       ¿Lo llamas destino, Bartolomé?

–                       No conozco otra palabra…

–                       Reparación. Ese es su nombre. Si se ofende al Señor, hay que reparar la ofensa. El primer hombre, ofendió al Dios Creador. Y desde entonces la Culpa ha seguido aumentando. Las aguas del Diluvio no sirvieron para nada; así como tampoco el fuego que llovió sobre Sodoma y Gomorra, para que el hombre fuese santo.

1sodoma-gomorra

Ni el agua, ni el fuego. La Tierra es una Sodoma ilimitada, por donde se pasea libremente Lucifer, su rey. Es necesario para purificarla, tres cosas: el fuego del amor. El agua el dolor. La Sangre de la Víctima. Este es mi Don, ¡Oh, Tierra! Para eso vine. Para dártelo. ¡No puedo huir! Es Pascua. No se puede huir.

Zelote exclama:

–                       ¿Por qué no vas a casa de Lázaro? Nadie te tocaría si estás allí.

Judas de Keriot se echa a los pies de Jesús y grita:

–                       Simón dice bien. ¡Te suplico que lo hagas, Señor!

Juan y los demás comienzan a llorar silenciosamente…

Jesús dice imperioso:

–                       ¿Crees que Yo sea el Señor? ¡Mírame!

Jesús penetra con su mirada la cara angustiada de Iscariote, que está realmente afligido. No finge.

Tal vez sea la última batalla de su alma contra Satanás.

1judas-dem

Jesús lo escudriña. Sigue esa lucha como un médico sigue la crisis de su enfermo… Luego se aparta bruscamente y…

Jesús dice agitado:

–                       ¿Para hacer arrestar también a Lázaro? Doble presa y por lo tanto doble alegría. NO. Lázaro servirá al Mesías Futuro. Al Mesías Triunfante…  Sólo uno será arrojado fuera de la vida y no regresará. Lázaro se queda. Tú… Tú qué sabes tanto. También sabes esto.

1PARA-SIEMPRE

Aquellos que esperan conseguir doble ganancia, al cazar al águila con su aguilucho en el nido y sin ningún trabajo; deben convencerse de que el águila tiene ojos para todo y que por amor a su aguilucho. Irá lejos de su nido; para que al ser capturada ella; se salve él.

1aguila

El Odio me está matando y con todo, sigo amando. Váyanse. Me quedo a orar. Nunca como ahora siento el anhelo de elevar mi alma al Cielo. Váyanse a descansar… ¡Déjenme olvidar por una hora a los hombres! Quiero estar en contacto con los ángeles de mi Padre. Que la paz del Señor venga sobre cada uno de los que no son oprobio a sus ojos. Hasta pronto.

Y Jesús se interna en el huerto…

1monte-olivos

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA

193.- PAZ EN LA GUERRA


1medianoche

Todos duermen. La luz de la luna que poco a poco avanza, baña los árboles y las pendientes del Monte de los Olivos, así como la ciudad que duerme y las tiendas de los Galileos.

De una de ellas, sale Jesús sin hacer ruido y desciende veloz por los escabrosos senderos que llevan a Getsemaní. El Cedrón parece una cinta plateada, Jesús pasa sobre un puentecillo que lo cruza y llega hasta la Puerta Estercolaría o de la Basura, que está cerca del Valle de Inón y es custodiada por los legionarios.

1jluna

 Cuatro soldados están sentados sobre grandes piedras y hablan entre sí. Se calientan al calor de la hoguera que ilumina sus corazas y sus yelmos. Uno de ellos descubre la alta figura de Jesús y toma su lanza que tenía apoyada contra el muro.

Toma su actitud militar y grita:

–                       ¿Quién va?  -Y sin dar tiempo a que responda  Jesús agrega- No se puede entrar. ¿No sabes que está por acabarse la segunda vigilia?

Jesús contesta:

–                       Soy Jesús de Nazareth. Mi Madre está en la ciudad y voy a verla.

El legionario se admira:

–                       ¡Oh! ¡El hombre que resucitó al muerto de Bethania!…  ¡Por Júpiter! ¡Hasta que por fin lo veo!

1r-lazaro

Se le acerca. Da vueltas a su alrededor como para asegurarse de que es algo real, de que es un hombre como todos.

Y prorrumpe:

–                       ¡O, dioses! ¡Es hermoso como Apolo, pero en lo demás es como nosotros! ¡No trae bastón, ni birrete, ni cosa alguna que demuestre su poder! –y se queda perplejo.

Jesús le mira dulcemente.

Se acerca parte de la decuria que está de guardia y…

1legionarios

Los otros dicen:

–                       Ojala hubiera estado aquí a la mitad de la primera vigilia, cuando llevaron al sepulcro a la hermosa muchacha que murió esta mañana. ¡La habríamos visto resucitar!…

Jesús repite suavemente:

–                       ¿Puedo ir a ver a mi Madre?

Los cuatro soldados parecen volver en sí.

El de mayor edad responde:

–                       En verdad que la orden es de que no puedes pasar, pero de todos modos lo harías… Quien obliga a que se abran las puertas del Hades, puede abrir las puertas de una ciudad cerrada.

1hades

Tú no eres un hombre que provoque sediciones, por lo tanto, no podemos prohibirte el paso. Solo procura que no te sorprendan las rondas.  –Se vuelve hacia el soldado de la puerta-  Marco Grato abre.

Y agrega diciendo a Jesús:

–     Pasa sin hacer ruido. Somos soldados y debemos obedecer.

–                       No te preocupes. Vuestro bello gesto no recibirá ningún castigo.

El legionario abre cuidadosamente la puertecilla que hay en el gigantesco portón y dice:

–                       Pasa pronto. Dentro de poco termina el turno y nos relevarán otros.

–                       La paz sea con vosotros.

–                       Somos hombres de guerra.

–                       También en la guerra permanece la paz que Yo doy, porque es paz del alma.

Jesús se adentra en la oscuridad del arco abierto a través del muro. Sin hacer ruido pasa ante el cuerpo de guardia y se adentra en la ciudad. Los soldados lo ven alejarse…

El más joven dice:

–                       No se le ve más… ¿Qué habrá querido decir con esas palabras? Me hubiera gustado saberlo…

–                       Se lo hubieras preguntado. No nos desprecia. Es el único hebreo que no nos hace el feo.

–                       No me atreví. Soy un campesino de Benevento. Y ¿Cómo iba a hablar con uno que dicen que es Dios?

–                       ¡Un Dios montado en un asno! Me imagino que ni siquiera bebe el mulsium. ¿No ves que pálido está?

1dramos

–                       Y con todo, los hebreos…

–                       Esos sí que beben aunque finjan no hacerlo. Se embriagaron con los vinos de estas tierras. Y con su cerveza han visto a su Dios dentro de un hombre. Créemelo. Los dioses son un cuento. En el Olimpo no hay nadie y la tierra no los conoce.

–                       ¡Si te oyesen!…

–                       ¿Eres tan niño para ser tan inocente? ¿No sabes que el mismo César no cree en los dioses; como tampoco creen los pontífices, los augures, los arúspices, los arvalos y las vestales?

–                       Y entonces ¿Por qué?

1Gods

–                       ¿Por qué las ceremonias? Porque le gustan al pueblo. Se sirven de ellas los sacerdotes y el César para que se le obedezca como a un dios terrenal. Tengo mucha experiencia, mis cabellos se van haciendo blancos y mi inteligencia es cada vez más madura. El sentido y la razón, no son suficientes para convencernos de poder conocer la verdad. Y la vida y la muerte tienen el mismo valor porque no sabemos qué cosa sea el vivir; así como ignoramos qué es morir.  –dice con afectación filosófica.

1arúspice

El otro lo mira sin saber que responder. Piensa…

Luego dice:

–                       Por mi parte creo. Me gustaría saber… Saber de aquel Hombre que acaba de pasar. Él ciertamente sabe la Verdad. Algo extraordinario mana de Él. Algo así como una luz que te penetra…

–                       ¡Qué Esculapio te salve! ¡Estás enfermo! Se comprende. Viniste con la legión de Longinos…  Acabas de llegar y estás delirando… Ven. No hay más que vino caliente y aromas para quitar con el sudor, el veneno de la fiebre Jordánica…

Pero el otro protesta:

–                       No estoy enfermo. No quiero vino caliente y drogado. Quiero seguir vigilando y esperar a ese hombre que se llama Jesús.

–                       Si esperar no te disgusta… Como quieras. Voy a despertar a aquellos para el relevo. Nos vemos luego…

Haciendo ruido entra donde está el cuerpo de guardia y despierta a sus compañeros diciendo:

–                     Ya es hora. Arriba flojos. Despertad… Estoy cansado.  –da un fuerte bostezo y maldice porque dejaron apagar el fuego y se han bebido todo el vino caliente: ‘Tan necesario para secarse del rocío palestinense…’

1legionario-romano-

El joven legionario, apoyado sobre la muralla que la luna baña con sus luces, espera a que Jesús regrese. Las estrellas le hacen compañía…

Mientras tanto, Jesús ha llegado a la casa que Lázaro tiene en la colina de Sión y llama a la puerta.

Leví sale a abrirle.

–                       Maestro, ¿Tú? ¿Cómo pasaste?

Jesús contesta:

–                       Soy Jesús de Nazareth. Los legionarios me permitieron pasar. Pero no lo digas a otros, Leví.

–                       No lo diré. ¡Son mejores que muchos de nosotros!

–                       Llévame a donde está mi Madre y no despiertes a nadie más.

–                       Como órdenes, Señor. Lázaro nos ha ordenado obedecerte en todo, sin discusión, ni tardanza. Nos lo mandó decir por medio de un siervo a todas las casas suyas. Obedecer y callar. Lo haremos. Nos devolviste a nuestro dueño…

El mayordomo se adelanta por los largos corredores que son como galerías, en el hermoso palacio que Lázaro tiene en la colina de Sión.

La luz de la lámpara que lleva en las manos, dibuja espectrales figuras sobre todo lo que alumbra.

El hombre se detiene ante una puerta cerrada y dice:

–                       Aquí está tu Madre.

1llamando2

Jesús contesta:

–                       Puedes irte.

–                       ¿No quieres la luz? Yo puedo regresar a oscuras. Conozco bien esta casa. Nací aquí.

–                       Déjala. No quites las llaves de la puerta. Salgo pronto.

–                       Sabes dónde estoy.  Cerraré por precaución; pero te abriré en cuanto te oiga llegar.

Jesús se queda. Llama suavemente. Tan suave, que solo que quién está despierto puede oír.

Adentro se oye el ruido de una silla que es apartada a un lado y se escuchan los pasos suaves.

Una voz femenina pregunta:

–                       ¿Quién es?

Jesús contesta:

–                       Yo, Mamá. Ábreme.

1jllamado

Al punto se abre la puerta. La luz de la luna ilumina la habitación y el lecho en el que todavía nadie se ha acostado. Hay una silla junto a la ventana abierta…

–                       ¿Aún no te duermes? ¡Ya es tarde!

–                       Estaba orando… Ven Hijo mío. Siéntate aquí.  –y señala la silla.

–                       No puedo quedarme. Vine para que fuéramos a la casa de Elisa en el barrio de Ofel. Analía ha muerto. ¿No lo sabías?

–                       No. ¿Cuándo sucedió?

–                       Después de que pasé.

–                       ¡Después de que pasaste! Fuiste para ella el Ángel Liberador. ¡Para ella la tierra era una prisión! ¡Dichosa! ¡Quisiera estar en su lugar! Murió…

1_novia_de_cristo

–                       Murió por el gozo de amor. Lo supe cuando estaba cerca del Templo. Ven conmigo, Mamá. No tenemos miedo de profanarnos al consolar a una madre que tuvo entre sus brazos a su hija muerta, por una alegría sobrenatural…

1virgenes

Nuestra primera discípula virgen. La que fue a Bethania a buscarme y a pedirme esta alegría… ¡Días lejanos y tranquilos!

–                       El otro día estuvo cantando como una curruca enamorada y me besó  diciendo: ‘¡Soy muy feliz!’

1virg-consagradas-júbilo

Y moría de ansias por saber algo de Ti. Cómo se formó Dios. Cómo me eligió.

1anunciacion2

 Mis recuerdos de cuando consagré la virginidad… Ahora comprendo… Estoy pronta, Hijo.

1anunciacion

Mientras hablaba, ha vuelto a recoger sus trenzas, que le caían sobre la espalda y la hacen parecer más joven…

María se pone el velo y el manto. Salen haciendo el menor ruido posible…

Leví está cerca del portón y dice:

–                       Preferí hacer así… Por mi mujer. Las mujeres son curiosas. Me hubiera hecho miles de preguntas. Así está mejor…

Abre la puerta para que ellos salgan.

Jesús le dice:

–                       Dentro de esta misma vigilia traeré otra vez a mi Madre.

–                       Estaré alerta. No te preocupes.

–                       La paz sea contigo.

Caminan por las calles silenciosas, vacías.

1via_dolorosa2

Todavía se ven flores tiradas sobre los escalones de las casas. Llegan a la casa de Analía…

Jesús llama a la puerta. Se oye el ruido de una ventana y una voz que pregunta:

–                       ¿Quién es?

María responde:

–                       María y Jesús de Nazareth.

–                       ¡Oh! ¡Voy al punto!…

1via dolorosa

Esperan  muy poco. Se oyen como corren los cerrojos. Se asoma el rostro triste de Elisa, que apenas logra sostenerse.

Cuando María entra y le abre los brazos, Elisa se echa en ellos sollozando y sin decir nada.

Jesús cierra y espera a que su Madre tranquilice aquella ansiedad. Hay una habitación cerca de la puerta. Entran.

Jesús trae la lámpara que Elisa había dejado sobre el piso, antes de abrir la puerta…

Elisa sigue gimiendo… Entre sollozos roncos habla a María…

Jesús de pie, calla.

Elisa no puede comprender por qué murió su hija de este modo.

1Hija-de-Jefte-sacrificada

Y en medio de su sufrimiento acusa a Samuel de ser el causante, porque la engañó.

Se lamenta:

–                       ¡Se me ha muerto! No sabes lo que significa haber perdido a una hija. Dos veces lo he probado. La lloraba cuando tu hijo me la curó. Pero ahora, ¡Él no volvió! No ha tenido compasión. Mi hija está en la tumba. ¿Sabes lo que significa ver agonizar a un hijo? ¿Saber que debe morir? ¿Verlo muerto cuando se le creía sano y fuerte?

No lo sabes. No puedes hablar sobre esto… Era hermosa como una rosa que abre el primer rayo de sol.

1novia

Quiso ponerse el vestido que le había tejido para sus bodas. Quiso llevar su corona de flores como una novia. Luego deshizo la guirnalda para arrojar las flores a tu Hijo. ¡Cantaba! ¡Cantaba! Su voz llenaba la casa. Era linda como la primavera y quedó blanca como un lirio.

1novia2

Se dobló sobre mi pecho como un tallo cortado… Estaba hermosa como un ángel de Dios pero sin vida. Tú no sabes…

1angeldlamuerte

Tú que estás contenta con el triunfo de tu Hijo, que está sano y fuerte, ¡Qué cosa es mi dolor! ¿Por qué no volvió? ¿Por qué no tuvo piedad de mi plegaria?

María responde:

–                       ¡Elisa! ¡Elisa, no hables así!… El dolor te ciega y te hace sorda… Elisa, no conoces mi sufrir. No conoces el mar profundo en el que se convertirá mi sufrimiento. La viste plácida y bella… Entre tus brazos.

1blessed_mother1

Yo… hace más de seis lustros que contemplo a mi Hijo. Y más allá de su cuerpo que contemplo y acaricio… Veo las llagas del Hombre de Dolores en que se convertirá.

1jazotado

Dices que no sé lo que significa ver a un hijo ser devorado por la muerte dos veces y la segunda que quede en paz. ¿Pero sabes que es para una madre tener ante sus ojos esta visión por tantos años?

1perfil-divino-rostro

¡Mi Hijo! Míralo. Está vestido de rojo, como si hubiese salido de un baño de sangre. Y dentro de poco; cuando todavía la cara de tu hija no se habrá afeado… Lo veré bañado con su Sangre Inocente.

1cristo-agonía

Con la sangre que le di. Si tú tuviste a tu hija contra el pecho; ¿Comprendes cual será mi dolor cuando vea morir a mi Hijo, como un malhechor sobre la Cruz?

Míralo. Es el Salvador de todos. Tanto del cuerpo, como del alma.

1cristo-crucificado-hiperrealista

Porque los cuerpos salvados por Él serán incorruptos y bienaventurados en su Reino. Mírame. Mírame a mí que hora tras hora, acompaño y conduzco ¡Oh, yo no lo detendría ni siquiera un paso! Al Sacrificio.

1cristo-muerto

Puedo comprenderte. ¡Comprendes tú a mi corazón! No te irrites contra mi Hijo. ¡Analía no hubiera soportado ver la agonía de su Señor! Él ha hecho que se fuera feliz en una hora de regocijo.

Al oír estas palabras, Elisa ha dejado de llorar… Mira a María en cuyo rostro de mártir, se ven lágrimas silenciosas. Mira a Jesús que la mira con piedad… Cae a los pies de Él, llorando…

Jesús le dice:

–                       Tu hija vive para siempre, porque creyó en la Vida. Pronto dirás lo que te mandé decir esta mañana: ‘Realmente su muerte, fue una gracia de Dios’ Créelo, Elisa. El horror se va a apoderar de este lugar… Vendrá el día en que las madres que han sufrido una desgracia como la tuya, dirán: ‘Gracias a Dios que libró a nuestros hijos para que no contemplasen estos días.’

Créelo mujer. Cree a mis palabras. No levantes entre ti y Analía la verdadera valla que divide: la de no tener la misma Fe. ¿Ves? Podía Yo no haber venido, tú sabes cuánto me odian y como me rodean sus asechanzas. ¡No te hagas ilusiones de este triunfo momentáneo! Vine a consolarte y a traer a tu alma la paz.

1dramos

Elisa responde:

–                       ¡Oh, gracias Señor! Por dar la paz al corazón de esta madre angustiada… -y llora, pero más suavemente.

Jesús dice:

–                       Así sea. La paz sea contigo.  –le impone las manos bendiciéndola y orando en silencio.

María se arrodilla junto a Elisa y la abraza.

Jesús dice:

–                       Adiós Elisa. Me voy… Vámonos Madre.

María responde:

–                       Hijo mío, si me lo permites, me quedo un poco más con ella. El dolor es como una ola que regresa después de que se alejó el que había dado la paz. Entraré a la hora de prima. No tengo miedo de andar sola. Sabes también que sería capaz de atravesar un ejército enemigo, para ir a consolar a un hermano en Dios.

–                       Haz como quieras. Yo me voy. Dios esté con vosotras.

Y sale sin hacer ruido, cerrando tras de Sí, la puerta de la habitación y luego la de la casa. Se dirige a la muralla. Las calles están envueltas en la penumbra. El cielo está lleno de estrellas…

1Northern_Lights

Y el joven soldado que lo estaba esperando, en cuanto ve a Jesús que se acerca, le sale al encuentro y…

Le dice dudoso:

–                       Salve. Te estaba esperando…

Jesús le contesta:

–                       Habla sin temor. Que se te ofrece.

–                       Quisiera saber. Dijiste: ‘La paz que Yo doy, permanece aún en la guerra, porque es paz del alma’ Quisiera saber que es paz y que es el alma. ¿Cómo puede el hombre que está en guerra, estar en paz? Cuando se abre el templo de Jano, se cierra el de la paz. Ambas cosas no pueden coexistir en el mundo.

1-Janus-Vatican

Jesús sonríe:

–                       Tienes razón. En el mundo no pueden coexistir la paz y la guerra. Una excluye a la otra. Pero en el hombre de guerra, puede haber paz, aun cuando pelee. Puede existir mi paz; porque ella viene del Cielo y no le hace ningún daño el fragor de la guerra y la ferocidad de la batalla. Siendo algo divino, penetra en lo divino que tiene el hombre, lo que se llama alma.

¿Es divina mi alma? Divino es César. Yo soy hijo de campesinos. Soy todavía un legionario sin grado. Si soy valiente, llegaré a ser centurión; pero divino, no.

1jnoche

–                       Hay algo divino en ti: el alma que viene de Dios. Del Dios Verdadero. Por esto es divina. Es una joya preciosa que vive en el hombre, que se alimenta de cosas divinas. Que vive de la Fe, de la Paz, de la Verdad.

La guerra no la turba. La persecución no le hace ningún daño. La muerte, no la mata. Solo el Mal; esto es, hacer lo que no está bien, la hiere o la mata. Y hasta la priva de la paz que Yo le doy. Porque el Mal separa al hombre de Dios.

–                       ¿Y qué es el Mal?

–                       Estar en el paganismo y adorar los ídolos; una vez que la bondad del Dios Verdadero ha dado a conocer que Él existe. No amar a los padres, a los hermanos, al prójimo. Robar, matar. Ser rebelde, lujurioso, falso. He ahí el Mal.

–                       ¡Ah! ¡Entonces yo no puedo tener tu paz! Soy soldado y se me han dado órdenes de matar. Entonces, ¿Para nosotros no hay salvación?

1batalla

–                       Sé justo en la paz, como en la guerra. Cumple tu deber sin crueldad y sin ambición. Mientras combates y conquistas, recuerda que el enemigo es semejante a ti. Que en cada ciudad hay madres e hijas, como tu madre y tus hermanas. Sé valiente, sin ser un hombre desenfrenado. Así no saldrás de los límites de la justicia y de la paz. Y mi paz estará contigo.

–                       ¿Y luego?

–                       ¿Qué quieres decir con luego?

–                       ¿Después de la muerte? ¿Qué pasa con el bien que hice y con mi alma, que dices que no muere si no se hace el Mal?

–                       Seguirá viviendo del bien hecho. En medio de una paz gozosa, mayor que la que disfrutó en la tierra.

–                       Entonces en Palestina, sólo uno hizo el bien. ¡Comprendido!

–                       ¿Quién?

–                       Lázaro de Bethania. ¡Su alma no murió!

–                       Realmente él es un hombre justo. Pero hay muchos semejantes a él, que mueren sin resucitar, pero que su alma vive en el Dios verdadero. Porque el alma tiene una mansión en el Reino de Dios y quién cree en Mí, entrará en ese Reino.

–                       ¿También yo que soy romano?

1jcenturion

–                       También tú, si creyeres en la Verdad.

–                       ¿Qué es la Verdad?

–                       Yo Soy la Verdad; el Camino para llegar a Ella. Soy la Vida y la doy a quién acepta la Verdad. 

El joven soldado piensa… Luego levanta su cara, en sus ojos brilla una mirada límpida y con una sonrisa juvenil y serena dice:

–                       Procuraré no olvidar nunca esto y trataré de saber un poco más. Me gusta… Yo quiero creer en Ti… ¿Cómo le hago?

–                       Invoca mi Nombre… Soy JESÚS de Nazareth… Dios te dará la Luz para aprender mi doctrina. ¿Cómo te llamas?

–                       Vital de Benevento. De la campiña de la ciudad.

–                       Recordaré tu nombre. Haz que tu espíritu sea verdaderamente vital…  Alimentándolo con la Verdad. Adiós. La Puerta va a abrirse. Me voy.

–                       ¡Ave!

Jesús atraviesa ligero la puerta y se va rápido por el camino que lleva al Cedrón, al Getsemaní y de aquí, al Campo de los Galileos.

1jmountain

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA

 

192.- SACRIFICIO DE AMOR


1aurora_borealis

Es un amanecer glorioso, en el que parece que toda la primavera cantara en los árboles, las flores, los pájaros y los olivos que cubren el monte por el que avanza el grupo apostólico para entrar a Jerusalén.

Llegan a una casa y Jesús entra bendiciendo a sus moradores que lo saludan con alegría. Hay ruido de cascabeles y panderetas.

Isaac entra y se postra ante su Señor y le dice que ya cumplió su encargo.

Jesús sale y señala al asno sobre el que nadie ha montado hasta ahora.

1burro

Los peregrinos ricos extienden sobre el lomo del animal sus ricos mantos y uno dobla su rodilla, para que se apoye el Señor y monte.

Pedro camina del lado del Maestro e Isaac del otro lado, llevando las riendas del aún no domado animal, que sin embargo avanza calmadamente como si estuviera  acostumbrado. No patea, ni se espanta con las flores, ni con las ramas de olivo y las palmas que se agitan a su alrededor. Que se tiran al suelo como alfombra, ni con el alegre sonar de cascabeles y los gritos llenos de alegría…Que son cada vez más fuertes…

Gritos clamorosos de:

–                       ¡Hosanna al Hijo de David!

–                       ¡Bendito sea el que viene en el Nombre del Señor!

–                       ¡Hosanna en lo más alto de los Cielos!

–                       ¡Santo, Santo, Santo es el Señor!

–                       ¡Llenos están el Cielo y la Tierra de su Gloria!

–                       ¡Hosanna en el Cielo!

–                        ¡Bendito es el que viene en el Nombre del Señor!

–                       ¡Hosanna en el Cielo!

1domingo_ de _ramos

Avanzar desde Betfagé, por entre calles estrechas y torcidas, no es fácil. Cuando salen del suburbio, el cortejo se ordena y no falta quién arroja su manto al suelo como si fuera una alfombra y muchos lo imitan. El centro de la calle se convierte una cinta multicolor; llena de ramas floridas de olivos, flores y hojas de palma. Resuenan los gritos en honor al Rey de Israel; del Hijo de David, de su Reino.

En la Puerta de las Ovejas los soldados de la guardia al escuchar el alboroto, salen a ver lo que pasa…

1soldados_rom

No es ninguna sedición. Se apoyan en sus lanzas y se hacen a un lado entre admirados y burlones, ante el extraño cortejo de este Rey que viene montado sobre un asno. Un Rey hermoso como un Dios. Humilde como el más pobre de los hombres. Bueno y cariñoso… A quién rodean mujeres y niños…

Y hombres desarmados que gritan:

–                       ¡Paz! ¡Paz!

Antes de entrar en la ciudad, Jesús se detiene a la altura de los sepulcros de los leprosos de Inón y de Siloán. Se alza y levanta sus brazos gritando en dirección de aquellas pendientes rocosas, donde caras y cuerpos terroríficos, se asoman al oírlo.

Jesús grita:

–                       ¡Quién tenga Fe en Mí, pronuncie mi Nombre y alcance por medio de Él, la salud!

Bendice. Y continúa su camino…

1entrando_jerusalen

Luego dice a Judas de Keriot:

–                       Comprarás alimentos para los leprosos y con Simón, los traerás antes de que anochezca.

El cortejo entra en la ciudad, por la Puerta de Siloán y como un torrente se desparrama por sus calles. Pasa por el barrio de Ofel en el que cada terraza se ha convertido en una pequeña plaza llena de gente que grita hosannas y que arroja flores y perfumes hacia el Maestro.

El grito de la multitud parece aumentar y tomar fuerzas como si saliese de una bocina; porque los numerosos arcos de que está llena Jerusalén, la amplifican en un grito continuo…

Como el bramido del mar que va y viene, se rompe contra los arrecifes y las playas; para ser recogida por otra que lo multiplica…

–                       ¡Scialem, scialem melchitl! (Paz, paz oh Rey)

En un grito continuo, que se repite y sube y baja, como las olas. Es impresionante y aturde…

Un grupo de jóvenes trae copas de cobre con carbones encendidos e incienso de los que suben espirales de humo y ellos echan más incienso y resinas olorosas una y otra vez, mientras el grito continúa…

1incensario

¡Incienso, perfumes, gritos, palmas, flores, vestidos, colores, hosannas!… ¡Alabanzas y más alabanzas!… Es una euforia colectiva y adorante que aturde y pareciera dejar a uno atolondrado… Jesús avanza triunfante, rodeado por un pueblo que lo ama y lo aclama adorándolo como al Mesías: el Dios Encarnado y Rey del Universo…

1entr-triunfal

Por desgracia también están sus acérrimos enemigos y… ¡Esto es excedente para quién ya está demasiado celoso de Dios y de su Mesías!

Los fariseos gritan llenos de ira:

–                       ¡Haz que se callen esos locos!

–                       ¡Sólo a Dios se le lanzan hosannas!

–                       ¡Diles que se callen!

Jesús responde dulcemente:

–                       Aunque Yo se los mandase y me obedecieran, las piedras gritarían los prodigios del Verbo de Dios.

1Domingo de ramos

Se dirigen hacia la casa de Analía. La terraza está adornada con las hojas nuevas de la vid. Analía está en el centro de un grupo de jovencitas vestidas de blanco, coronadas de rosas blancas y ramos de convalarias…

1convallaria_majalis

Que como novias enamoradas, lanzan las blancas flores al paso de Jesús.

1domingo-de_ramos

Por un momento Jesús detiene al asno, levanta su mano para bendecir a las primicias de ese grupo, que lo ama hasta el punto de renunciar a cualquier otro amor terreno.

1-corona-de-rosas-rojas-

Analía arroja una corona y grita:

–                       ¡He contemplado tu triunfo, Señor Mío!

1corona

Toma mi vida para tu glorificación universal. ¡Jesús!…  –es un saludo lleno de amor.

Mary Magdalene leaving the house feasting 1857 by Dante Gabriel Rossetti 1828-1882

Su grito es apagado por el  por el clamor de la gente que no se detiene. Es un río de entusiasmo de un pueblo delirante.

El cortejo sigue en dirección al Templo.

Más adelante se oye el grito de un hombre que trata de abrirse paso:

–                       Dejadme pasar. Una jovencita ha muerto repentinamente. Su madre quiere ver al Maestro. ¡Dejadme pasar! ¡Él ya la había salvado!

1angel_muerte

La gente lo deja pasar y cuando llega hasta Jesús, le dice:

–                       Maestro. La hija de Elisa ha muerto. Te saludó con aquel grito y luego cayó hacia atrás, diciendo: ‘¡Soy feliz’!  Y expiró. Su corazón se rompió de gozo al verte triunfante. Su madre me pidió que te llamara.

Jesús responde:

–                       No ha muerto. Ha caído una flor… Y los ángeles de Dios la recogieron, para llevarla al Seno de Abraham. Pronto el lirio de la tierra se abrirá feliz en el Paraíso, olvidando para siempre el horror del mundo.

1-lirio-blanco

Oye; dí a Elisa que no llore por la suerte de su hija. Dile que es una gran gracia de Dios y que dentro de seis días lo comprenderá. Bienaventurada ella, limpia de cuerpo y de alma, porque pronto verá a Dios. Murió de amor. De éxtasis, de gozo infinito. ¡Dichosa muerte!

Muchos no se han dado cuenta de lo que sucede y el cortejo sigue adelante. Da vuelta  a la muralla y llega hasta el Templo.

1jentr_ramos

Jesús baja del asno y con su vestido de color púrpura, entra majestuoso. Voltea hacia un grupo de fariseos y de escribas que lo miran desde el portal en el primer patio, donde ruge el acostumbrado griterío de cambistas y de vendedores de palomos y de corderos.

Al ver a Jesús, todos los compradores corren a su encuentro y solo se quedan los mercaderes.

En su bellísimo Rostro aparece la Ira.

Va al centro del Patio y grita:

–                       ¡Largo de la Casa de mi Padre! Este lugar no es para la usura, ni para el mercado. Está escrito: “Mi Casa será llamada, Casa de Oración…” ¿Cuántas veces diré que este lugar no debe tratarse como un lugar de Inmundicia; sino de Oración?

Los vendedores y cambistas recuerdan lo sucedido la última vez… Y se apresuran a obedecerlo.

1j_exp_mercaderes

Jesús mira a los del Templo, que obedientes a las órdenes del Pontífice, no chistan…

Jesús va hacia los portales donde están reunidos todos los enfermos, que lo invocan a gritos.

Y les dice:

–                       ¿Qué queréis de Mí?

Se desborda un torrente de peticiones de salud y de bendición.

–                       ¡Creemos en Ti, Hijo de Dios!

Jesús responde:

–                       ¡Dios os escuche! Levantaos y dad gracias al Señor.

Jesús extiende sus manos y sana a todos los enfermos.

Se miran… y sanos, prorrumpen en gritos de júbilo que se mezclan con los gritos de los niños…

1curando en el templo

Es un coro glorioso:

–                       ¡Gloria!

–                       ¡Gloria al Hijo de David!

–                       ¡Hosanna a Jesús de Nazareth!

–                       ¡Rey de Reyes y Señor de señores!

Algunos Fariseos, con fingida deferencia, le gritan:

–                       Maestro.

–                       ¿Estás oyendo?…

–                       ¡Estos niños dicen lo que no debe decirse!

–                       ¡Repréndelos!

–                       ¡Diles que se callen!

Jesús contesta:

–                       ¿Y por qué? ¿Acaso el Rey profeta; el rey de mi estirpe no ha dicho: “De la boca de los niños y de los que están mamando; has hecho que brotase una alabanza completa; para llenar de confusión a tus enemigos”?

1 niños_alabanzas

Y se dirige al Atrio de los Israelitas, para orar…

Luego que termina sale y se dirige hacia el Monte de los Olivos.

Los apóstoles están muy contentos.

El triunfo les ha dado confianza y han olvidado el peligro…

El Cedrón arrastra sus aguas con un rumor cantarín, al que une el canto de los pájaros y el de un par de ruiseñores.

La brisa suave, mueve las hojas de los árboles y acaricia los rostros alegres. Están muy sordos al aviso divino. Los hosannas han borrado TODO lo que Jesús les ha dicho de su memoria…

Felipe pregunta:

–                       ¿A dónde vamos ahora?

Jesús responde:

–                       Al campamento de los galileos. Quiero saludarlos.

Tadeo sugiere:

–                       Podrías hacerlo mañana.

–                       Lo mejor es hacer pronto lo que se puede. Vamos a donde están los galileos.

Iscariote pregunta:

–                       ¿Y esta noche? ¿Dónde dormiremos? ¿En la ciudad? ¿En qué lugar? ¿Dónde está tu Madre? ¿O en la casa de Juana?

Jesús contesta incierto:

–                       No sé. Ciertamente no en la ciudad. Tal vez en una tienda galilea…

–                       ¿Por qué?

–                       Porque soy Galileo y amo a mi región. Vamos.

1tiendas_galileos

Y suben hacia dónde están los galileos acampados sobre el Monte de los Olivos, en dirección a Bethania. Sus tiendas brillan bajo el tibio sol de Abril.

Más tarde, en el anochecer del Domingo de Ramos.  Jesús está con los suyos en la quietud el huerto de los olivos. No hace frío. Todos están sentados en el pasto y sobre unos peñascos.

Jesús dice:

–                       Después del triunfo de esta mañana vuestro corazón ha cambiado. ¿Qué puedo decir? A lo humano entrasteis a la ciudad llenos de miedo, por las palabras que os había dicho. Temíais que dentro de los muros pudiesen atacaros y haceros prisioneros.

¿Os he engañado alguna vez? Desde el principio os hablé de persecución y de muerte. Y cuando alguno de vosotros, por exceso de admiración quiso verme como un pobre rey humano, al punto corregí el error y les dije: Yo soy rey del espíritu. Ofrezco privaciones, sacrificios y dolores. No otra cosa. Acá en la tierra no poseo otra cosa. Pero después de mi muerte y de la vuestra, si permaneciereis en mi Fe, os daré un Reino Eterno: el de los Cielos.

¿Os dije acaso algo diferente? Os imaginabais que era fácil seguirme  y os negabais a creer que a quién obraba tan portentosos milagros, al Hijo de Dios, alguien pudiese tocarlo. Tan robusta era vuestra fe humana en mi poder, que llegasteis a no creer en mis palabras diciendo: ‘No puedo creer que sea aprisionado, apresado y matado. El hombre nunca podrá tocarlo. Quien obra milagros, puede hacer otro en su favor.’

1_milagro_mas_ grande

No uno, sino muchos haré todavía; entre los cuales hay dos que sobrepasan a toda imaginación humana. Sólo los que crean en el Señor podrán admitirlos. Los demás…

En los siglos venideros dirán: ¡Imposible! También después de la muerte, seré objeto de contradicción. 

1regreso-al-cielo

     En una dulce mañana de primavera, desde un monte anuncié las Bienaventuranzas y a éstas añado otra: “Bienaventurados los que creen sin ver” ¡Bienaventurados los que creerán sin haber visto con sus ojos corporales! Serán en tal forma santos, que estando aún en la tierra verán ya a Dios. Al Dios escondido en el Misterio del Amor.

Pero después de tres años que estáis conmigo, no habéis llegado todavía a esta Fe. Creéis sólo en lo que veis. Así esta mañana, os dijisteis: ‘Él sigue triunfando y nosotros con Él. Israel lo ama.’ Y como pajarillos a los que les volviesen a nacer las plumas que se les habían caído, habéis levantado el vuelo ebrios de alegría…  Confiados y sin esa preocupación que mis palabras os habían creado en el corazón.

Nos os engañéis por lo que ha pasado esta mañana. Yo soy el Condenado coronado de rosas.

1misterio_rosario

¡Las rosas!… ¿Cuánto duran? ¿Qué queda de ellas cuando se les han caído los pétalos perfumados? Espinas… Espinas.

1rosa-espinas

Isaías lo dijo, Yo seré santificación para vosotros y con vosotros para el mundo. Pero también seré piedra de escándalo, de tropiezo, de lazo y de ruina para Israel y para la tierra.

1cristo

Santificaré a los que tengan buena voluntad. Y haré caer y reduciré a pedazos a los que mala, la tuvieren.

Los ángeles dijeron: “Paz a los hombres de buena voluntad.” Apenas había nacido ¡Oh, tierra! Tu Salvador…  Ahora va a la muerte tu Redentor. Pero para tener paz esto es, santificación y gloria, hay que tener buena voluntad.  Inútil es mi nacimiento. Inútil mi muerte, para los que no tienen esta buena voluntad.

Muchísimos caerán contra Mí, que he sido puesto como columna se sostén y no como trampa. Caerán por estar ebrios de soberbia, de lujuria, de avaricia. Y serán atrapados en las redes de sus pecados y entregados a Satanás.

1Bestia

 Grabad estas palabras en vuestros corazones. Conservadlas cuidadosamente, para los futuros discípulos. Vamos. La Piedra se levanta. Otro paso hacia arriba, hacia adelante. Hacia el Monte… Debe brillar sobre la cima, porque es Sol, Luz. El Verdadero Templo debe ser contemplado por el mundo entero.

1templo-verdadero

Yo mismo lo edifico con la Piedra Viva de mi Carne Inmolada. Yo soy el cimiento y la cúspide…

Satanás… Judas, vámonos. Y acuérdate que no queda mucho tiempo. Y en la noche del Jueves debe ser entregado el Cordero… 

1agnus_dei

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA

191.- LA ÚLTIMA LLAMADA


1-flor-del-arbol-de-pera-

Bajo el cielo de un hermoso amanecer de Abril, que canta sus alabanzas al creador; Jesús camina entre los huertos y los olivares en flor. Y los pétalos bañados de rocío brillan al contacto de los primeros rayos de la aurora que un viento perfumado, mece suavemente.

Las tiernas hojas de las vides y de todas las plantas, junto con el perfume de las flores y el cantar de los pajarillos, parecen saludarlo en un hosanna mañanero.

Lo acompañan los Doce.

Y Él en medio de ellos, les dice:

–                       Todo lo que ha sucedido es solo el comienzo de una cadena por la que será condenado el Hijo del Hombre. Debemos prepararnos tanto vosotros, como mi Madre, para hacer frente a la maldad humana.

El hombre jamás de improviso se hace experto en el bien, como en el Mal. Sube o se hunde gradualmente. Lo mismo sucede respecto al dolor. Por eso debemos robustecer el corazón. Todos. En el bien, en el mal o en el dolor. Y sin embargo, no hemos llegado a la cima. Todavía no la hemos tocado. ¡Es tan grande! Quiero ahora que conozcáis el sentido de las profecías, para que nada os quede oscuro.

thCAW5XU33

Os ruego que estéis conmigo lo más posible. Durante el día estaré con todos. Por la noche os suplico que no os alejéis de Mí. No quiero sentirme solo…

Jesús está muy triste.

1JTRISTE

Los apóstoles lo ven y se angustian.

Se le acercan y Judas se porta como si fuera el más cariñoso de todos…

Jesús los acaricia y continúa:

–                       Quiero que conozcáis mejor al Mesías. En las profecías están dibujados mi amanecer y mi crepúsculo; mejor de lo que hubiera podido hacerlo un pintor. El alba y el anochecer son las dos fases que lo profetas mejor pintaron.

El Mesías que bajó del Cielo. El Justo que las nubes soltaron como lluvia bendita sobre la tierra. El Retoño hermoso va a ser entregado a la muerte. Va a ser despedazado como un cedro bajo el rayo.

700-00033953

Hablemos de su muerte…

No suspiréis. No mováis la cabeza. No murmuréis en vuestros corazones. No maldigáis a los hombres. De nada sirve… Subiremos a Jerusalén. La Pascua ya está próxima.

Este mes será para vosotros el primero del año. Este mes será para el Mundo, el principio de una nueva Era. Jamás conocerá fin. Inútilmente de vez en cuando se tratará de poner otro mes en su lugar. Son muchos los que están a punto de alimentarse del Cordero.

Una multitud que no puede contarse y que asiste a un banquete sin límite de tiempo. Y no es necesario que haya fuego, porque no habrá sobras. Aquellas partes que serán ofrecidas o rechazadas por el Odio, serán consumidas por el fuego mismo de la Víctima, por su Amor.

Os amo, ¡Oh, Hombres! A vosotros Doce. Amigos míos en quienes están las Doce tribus de Israel y las trece veces del Linaje Humano. Todo lo he juntado en vosotros. Y todo en vosotros lo veo reunido. Todo…

Iscariote pregunta:

–                       Pero en las venas del cuerpo de Adán, están también las de Caín. Ninguno de nosotros ha levantado su mano contra su compañero. ¿Dónde está pues Abel?

1abel (1)

Jesús responde:

–                       Tú lo has dicho. En las venas del cuerpo, están también las de Caín. Yo soy Abel. Os amo aunque vosotros no me améis. El Amor apresura y realiza la obra de los sacrificadores.

Yo Soy el Cordero de Dios. El que es como el Padre no envejece en su Divinidad. Sólo hay una cosa que lo aniquila: la desilusión de haber venido en vano para muchos.

Cuando sepáis como fue matado y lo veáis transformado en un leproso cubierto de llagas, decid: “De esto no murió. Sino porque los que más amaba lo desconocieron y rechazaron por su demasiada tendencia hacia lo humano.”

El tiempo es como un relámpago en relación con la eternidad. Cuando llega la muerte, aún la vida más larga se reduce a nada. Y siempre es polvo el honor y el oro; para el hombre que tanto se fatigó y el sabor insensato que se tuvo por el fruto, se pierde. ¿Mujeres? ¿Dinero? ¿Poder? ¿Ciencia? ¿Qué queda de todo eso? Nada. Sólo la conciencia y el juicio de Dios ante él.

juicio

Pues se presenta la pobre conciencia sin protección humana alguna, pero sí cargada con el peso de sus acciones, a lo largo de su existencia terrenal.

Por eso les digo: ‘Tomad mi Sangre y ponedla sobre vuestro corazón muerto’ Y Yo digo al Padre que espera: “Mira. No los rechaces. Porque rechazarías tu sangre.” Pero a mi Sangre debe unirse vuestro arrepentimiento.

arrepentimiento1

Sin éste que es amargo pero saludable, inútilmente habré muerto por vosotros.

Vosotros veis como en Mí no se da la tristeza del vencido, ni la vengativa del perverso. Sino sólo la ecuanimidad de quién ve a qué punto puede llegar la posesión de Satanás en el hombre. Vosotros estáis viendo como pudiendo reducir a cenizas con sólo una chispa de mi voluntad; por tres años he extendido mis manos como invitación amorosa a todos, sin descanso. Y todavía estas manos mías se extenderán para ser heridas.

1manosdivinas

El Demonio más astuto se ha metido en el hombre más corrompido. Y como el veneno está oculto en el diente del áspid, así está encerrado en él creando un monstruo híbrido que es Satanás y hombre. A él le digo lo mismo que dije a Jerusalén: “¡Oh, sí en esta hora que se te ha concedido, supieses venir a tu Salvador!”

¡No hay amor mayor que el mío! ¡No hay poder mayor! El Mismo Padre asiente si afirmo ‘Quiero’ No sé decir otras palabras que de piedad para aquellos que han caído y que del Abismo me tienden sus brazos.

¡Oh, Alma del más Grande Pecador! Tu Salvador en los umbrales de la muerte se inclina sobre tu abismo y te invita a tomar su mano. No evitaré la muerte… Pero tú te salvarías. Tú a quién amo todavía…

El alma de tu amigo no se estremecería de horror al pensar que por causa tuya debe conocer el horror de la muerte. Y de ESTA muerte concreta…

Jesús oprimido… Calla.

Los apóstoles en voz baja se preguntan:

–                       ¿Pero de quién está hablando?

–                       ¿Quién es?

Judas miente desvergonzado:

–                       Ciertamente ha de ser uno de los falsos fariseos. Me imagino que ha de ser de José o Nicodemo. O tal vez Cusa y Mannaém. Tienen mucho que perder y bienes que proteger. Tal vez Herodes o el Sanedrín… ¡Él se fió mucho de ellos! ¿No os disteis cuenta de que tampoco ayer estuvieron presentes? No tienen el valor de estar con Él…

Jesús se adelanta y llega a donde están los discípulos. Han llegado hasta un otero  cercano a Jerusalén. Se sientan a descansar bajo la sombra de una arboleda.

1meditando

Después, Jesús se levanta y se dirige hacia la parte alta de la colina. Su alta estatura se dibuja clara en el vacío y le sirve de marco y parece aún mucho más alto. Cruza sus manos sobre su pecho, sobre su manto azul rey. Observa la ciudad que se extiende a sus pies. Con una mirada severa…

La ve en todos sus rincones. Sus elevaciones, sus casas, sus calles… Detiene su mirada sobre algunos lugares en específico… Y se pone a llorar sin estremecimiento alguno.

Lágrimas silenciosas le resbalan por sus mejillas y caen… Lágrimas envueltas en un silencio y tristeza como las que se deben llorar solo, sin esperanza de consuelo o de comprensión. Como las de quien debe llorar por un dolor que no puede ser evitado…  Y debe sufrirse completamente.

Santiago el  hermano de Juan, es el primero que nota ese llanto… Y lo dice a los demás. Que se miran mutuamente, sorprendidos.

Pedro y Juan se levantan y se le acercan. Los demás también hacen lo mismo.

Juan pregunta:

–                       Maestro, ¿Por qué estás llorando?

Y apoya su rubia cabeza sobre la espalda de Jesús.

Pedro le pone su mano en la cintura, como si quisiera abrazarlo y le pregunta:

–                       ¿Qué te hace sufrir? Dínoslo a nosotros que te amamos.

Jesús apoya su rostro sobre la cabeza de Juan y con el otro brazo, abraza la espalda de Pedro.

Tres amigos. Pero el llanto continúa.

Juan siente que le cae alguna lágrima, vuelve a preguntarle:

–                       ¿Por qué lloras Maestro? ¿Te hemos causado algún dolor?

Jesus de Nazareth

Todos esperan ansiosos la respuesta:

–                       No. No me habéis causado ningún dolor. Sois mis amigos. Y la amistad cuando es sincera, es bálsamo. Es sonrisa. Pero nunca lágrimas.

Jesús extiende su mano derecha y señala hacia la ciudad:

–                       Allí está la corrupción. Vamos a entrar en Jerusalén y el Altísimo es el Único que sabe, como quisiera santificarla con la santidad del Cielo. Volver a santificar esta ciudad, que debería ser la Ciudad Santa. Pero no podré conseguir nada. Está corrompida.

800px-Jersualem_70_AD

Los ríos de santidad que salen del Templo Vivo y que por algunos días seguirán corriendo, no serán suficientes para redimirla. La Samaría y el mundo pagano vendrán al Santo. Sobre los templos ficticios, se levantarán Templos al Dios Verdadero. Los corazones de los gentiles adorarán al Mesías.

Pero este Pueblo… Esta ciudad… No lo aceptará y su odio lo llevará  a cometer el mayor pecado. Lo cual debe suceder. Pero ¡Ay de aquellos que serán los instrumentos de tal delito! ¡Ay!…

Jesús tiene frente a Él a Judas y lo mira fijamente.

Pero él no baja su mirada y miente con descaro:

–                       Tal cosa no nos sucederá porque somos tus apóstoles. Creemos en Tí y estamos dispuestos a morir por Ti.

Los demás se unen a Judas.

Jesús, sin responder directamente al Apóstol Traidor, dice:

–                       Quiera el Cielo que así seáis. Pero todavía hay mucha debilidad en vosotros y la tentación podría volveros iguales  a los que me odian. Orad mucho y tened cuidado. Satanás sabe que está por ser vencido y quiere vengarse arrancándoos de Mí. Satanás nos rodea.

1satan

A Mí, para impedirme cumplir con la Voluntad del Padre y mi Misión. A vosotros, para convertiros en sus esclavos. Estad atentos. Dentro de aquellos muros, Satanás se apoderará de quién no supo ser fuerte. Aquel para el cual será una maldición el haber sido Elegido. Porque habrá hecho de su elección, un fin humano. Os elegí para el Reino de los Cielos y no para el mundo. Recordadlo.

Y tú, ciudad que quieres tu ruina y por quién lloro. Ten en cuenta que tu Mesías ruega por tu redención. ¡Oh, sí al menos en esta hora que te queda quisieras venir a Quién sería tu felicidad! ¡Si comprendieses en esta Hora, el amor que puse en medio de ti y te despojases del Odio que te ciega y te hace loca! ¡Que hace que seas cruel para contigo y que rechaces tu bien!

¡Pero vendrá el día en que te acordarás de esta hora! ¡Será demasiado tarde para llorar y para arrepentirte! ¡Habrá pasado el amor y desaparecido entre tus calles y sólo se quedará el Odio que has preferido! Y el Odio te odiará a ti y a tus hijos… Porque lo quisiste.

El Odio se paga con Odio. No se tratará del Odio del fuerte,  contra el Inerme; sino del Odio contra el Odio. Y por lo tanto la guerra y la muerte…

Rodeada de trincheras y de ejércitos. Te irás debilitando, antes de ser destruida. Y verás caer a tus hijos bajo la fuerza de las armas, bajo el hambre. Los que sobrevivan serán tomados prisioneros y escarnecidos. Pedirás misericordia, pero no la encontrarás, porque no has querido conocer tu salvación.

1jr (2)

     Lloro, amigos. Porque soy humano y lamento las ruinas de mi patria… La Misericordia compadece las desventuras de una ciudad culpable, pero la Justicia no puede compadecer sus costumbres, porque son precisamente éstas, las que producen las desventuras y el verlas, aumenta mi dolor.

Mi Ira contra los profanadores del Templo es consecuencia de que estoy viendo las desventuras de Jerusalén. Las profanaciones del Culto Divino, de la Ley Divina, provocan los castigos del Cielo.

1jsumo-sacerdote

Al convertir la Casa de Dios en cueva de ladrones, los sacerdotes y los fieles indignos, atraen sobre todo el pueblo la maldición y la muerte. Y los males que sufre el pueblo, son porque Dios se retira y el Mal avanza. Este es el fruto de una vida nacional indigna del Nombre del Santo.

Dios llama con prodigios repetidos y cuando lo único que se atrae son la burla, la indiferencia y el Odio; tanto los hombres como las naciones recuerden que es inútil llorar, cuando primero rechazaron su salvación. Inútilmente me invocarán después de haberme echado fuera, con una guerra sacrílega que partiendo de cada conciencia entregada al Mal, se esparció por toda la nación.

Los países no se salvan con las armas; sino con una forma de vida que atraiga la protección del Cielo.

Pero es justo que se cumpla lo dicho, porque la corrupción avanza por sobre estos muros sobre todo límite e invoca el castigo de Dios. ¡Ay de los que tendrían que ser santos, para conseguir que los otros fueran honrados y sin embargo profanan el Templo; su ministerio y a sí mismos!

Venid. Mi intervención de nada servirá. Pero hagamos brillar la luz una vez más, sobre las Tinieblas.

Jesús desciende acompañado de los suyos. Callado. Serio. Parece muy  disgustado…

1jr (1)

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, CONOCELA

 

190.- EL SALVADOR DE LA PATRIA


1luna_creciente

Mientras tanto, Judas ha llegado a la casa de Caifás.

La luna creciente le alumbra el camino y sube decidido entre los olivos de la colina. Llega a la puerta y toca con tres golpes, un golpe, dos golpes…

La puerta se abre sin ningún obstáculo.

Judas entra y pregunta:

–                       ¿Están reunidos?

El portero contesta:

–                       Sí, Judas de Keriot. Creo que están todos.

–                       Llévame a donde están. Debo hablar de cosas importantes. ¡Pronto!

El Portero asegura la puerta y lo guía por una largo y semioscuro corredor.

Se detiene ante una puerta y llama.

El tumulto de voces se calla por dentro… Luego se escucha el sonido de la cerradura y la puerta se abre.

Simón Boeto dice:

–                       ¿Eres tú? ¡Entra!

Judas entra en la sala y la puerta vuelve a ser cerrada con llave.

Hay un momento de sorpresa al ver entrar a Judas…

Lo saludan en coro:

–                       La paz sea contigo, Judas de Simón.

Judas contesta:

–                       La paz sea con vosotros, miembros del Santo Sanedrín.

1SESIÓN

Sadoc pregunta:

–                       Acércate. ¿Qué se te ofrece?

–                       Hablaros… Hablaros del Mesías. No es posible que las cosas sigan así. No os puedo ayudar más si no os decidís a tomar las providencias extremas. Él ya sospecha…

Airados lo interrumpen.

Nahúm le grita:

–                       ¿Te has dejado descubrir, necio?

Judas contesta impaciente:

–                       No. Vosotros sois los necios. Por una prisa irrazonable cometisteis errores y más errores. Sabíais bien que podíais disponer de mí… Y sin embargo no os fiasteis.

Elquías, más serpentino que nunca, le apostrofa con ironía:

–                       ¡Tienes mala memoria, Judas de Simón! ¿No te acuerdas cómo nos dejaste la última vez?…  ¿Quién iba a pensar que nos eras fiel a nosotros, cuando dijiste de ese modo que no podías traicionarlo?

El apóstol objeta excitado:

–                       ¿Y creéis que sea fácil engañar a un amigo? ¿Al único que verdaderamente me ama, que es Inocente?…  ¿Creéis que sea cosa fácil decidirse por el Crimen?

Tratan de calmarlo. Lo lisonjean…

1the-sanhedrin

Doras le dice persuasivo:

–                       Lo que vas a hacer, no es ningún crimen. Es una obra santa para con la patria, a la que evitarás represalias de los dominadores, que empiezan a dar señales de intolerancia por estas continuas agitaciones y divisiones de partidos y de la plebe, en la provincia romana.

Sadoc agrega:

–                       ¡Y para con el Género Humano, si es que en realidad él está convencido de su Naturaleza Divina de Mesías y su misión espiritual!

Ismael ben Fabi:

–                       Si es verdad lo que dice… ¡Lejos de nosotros el creerlo! ¿Esto no te convierte acaso en colaborador de la Redención? Tu nombre irá asociado al suyo por los siglos y la patria te contará entre sus héroes.

Nahúm:

–                        Serás honrado con los cargos más altos. Ya tenemos preparado un asiento para ti, entre nosotros. Subirás, Judas. Dictarás leyes a Israel. ¡Oh!…

1sac-doc

Ismael ben Fabi:

–                       ¡Nunca olvidaremos lo que hiciste en bien del Sagrado Templo, del Sagrado Sacerdocio, en defensa de la Ley Santísima, en bien de toda la nación!

1Templo-Salomon_

Eleazar de Annás:

–                       Trata solo de ayudaros y te juramos… Te lo juro en nombre de mi poderoso padre y de Caifás que tiene el Efod, que serás el hombre más grande de Israel. Más que los tetrarcas. Más que mi mismo padre que es un pontífice depuesto.

Se te servirá y se te obedecerá como a un rey; como a un profeta.

1rey-judea

Cananías:

En el caso de que Jesús de Nazareth no fuese sino un falso Mesías, aun cuando no fuese sentenciado a muerte, porque no ha cometido acciones que comete un ladrón; sino que son de un loco. Ten en cuenta que te recordamos las palabras del Sumo Pontífice Caifás…

1Caifas001

Simón Boeto:

Y tú sabes que quién trae el Efod y el Racional, habla por inspiración divina y profetiza el bien y lo que ha de hacerse por el…

Félix:

Caifás dijo: ‘Está bien que un hombre muera por el pueblo y que no perezca toda la nación’ Fue una profecía…

Se eleva un coro de voces simultáneas:

–                       Así fue.

–                       El Altísimo habló por boca del Sumo Sacerdote.

–                       ¡Y que se le obedezca!

El Gran Consejo del Sanedrín, ha hablado.

Judas ha quedado sugestionado. Seducido… Pero un rayo de sentido común, si no de bondad hay todavía en él… Y lo detiene para no pronunciar las palabras fatales.

Todos lo rodean con deferencia. Con simulado cariño.

Todos insisten:

–                       ¿No nos crees a nosotros?

–                       Mira: somos los jefes de las veinticuatro familias sacerdotales.

–                       Los Ancianos del Pueblo. Los Escribas.

–                       Los más grandes Fariseos de Israel.

–                       Los sabios Rabíes.

–                       Los Magistrados del Templo.

1Sanhedrin

Nahúm:

–                       También eres un levita. ¿Tienes veinticinco años?…

Judas:

–                       Sí. Los acabo de cumplir el verano pasado.

–                       Tienes la edad requerida, para entrar a ofrecer al Santuario… Pronto harás tu primer sacrificio… Aquí a tú alrededor está la  Flor de Israel pronta a aclamarte y a una voz te ordena: ¡Hazlo porque es una cosa santa!

1sacerdote-levita

Judas protesta:

–                       ¿Dónde está Gamaliel? ¿Dónde José y Nicodemo? ¿Dónde Eleazar el amigo de José y dónde Juan de Galaad? No los veo.

Elquías contesta:

–                       Gamaliel está en gran penitencia. Juan, junto a su mujer que está encinta y que está sufriendo esta tarde. Eleazar… no sabemos por qué no haya venido. Un mal rato lo puede tener cualquiera. ¿No te parece? En cuanto a José y Nicodemo, no les avisamos de esta reunión secreta.

1joseynicodemo

Todos:

–                       Y eso porque te amamos y nos preocupamos de tu honra…

–                       Porque desgraciadamente si todo fallase, no denunciarán tu nombre al Maestro.

–                       Velamos por tu fama…

–                       Te amamos, Judas.

–                       Nuevo Macabeo.

–                       Salvador de la Patria.

Judas objeta:

–                       El Macabeo peleó bravamente… Yo cometo una traición.

1maccabees-florence-

Cananías dice:

–                       No te detengas en las particularidades de tu acción, sino en la justicia del objetivo. Habla tú Sadoc, Escriba de Oro. Que tu boca vierta palabras preciosas. Si Gamaliel es docto, tú eres sabio, porque en tus palabras está la Sabiduría de Dios. Convence a este que titubea en defender al Templo de la más grave de las amenazas. 

Sadoc se abre paso y dice con ademanes de un orador inspirado, mientras extiende con majestad el brazo derecho:

–                       ¡Escucha, oh, hombre de Dios!

1sadoc

Luego, levantando la cara y los dos brazos en alto, grita:

–                       ¡Yo te lo digo! ¡Te lo digo ante la altísima Presencia de Dios!

Todos se inclinan y se vuelven a enderezar, con los brazos cruzados sobre el pecho, mientras dicen a coro y con un eco perfecto:

–                       ¡Marán-Atá!

Sadoc continúa:

–                       Yo te lo digo: ¡Está escrito en las páginas de nuestra historia y de nuestro destino! ¡Está escrito en las señales y en las figuras que los siglos dejaron! ¡Está escrito en el rito que no cesa, desde la noche fatal para los egipcios! ¡Está escrito en la figura de Isaac! ¡Está escrito en la figura de Abel! Y lo que está escrito… ¡Que se cumpla!

Todos contestan y siguen el mismo ritual anterior:

–                       ¡Marán-Atá!

Esta insólita ceremonia tiene un tono lúgubre, sugestionante…

el-cordero

Con las caras de nuevo en alto y las lámparas encendidas en los ángulos de la sala, hace que esta reunión de hombres casi todos vestidos de blanco, parezca una reunión de espectros… Alucinante y macabra.

Sadoc continúa:

–                       La Palabra de Dios ha bajado sobre los labios de os profetas para confirmar este decreto: ¡Él debe morir! ¡Está dicho!

1sanedrin2

Todos repiten en coro:

–                       ¡Está dicho! ¡Marán-Atá!

1temple%20sacrifice1

Se vuelven a inclinar y a enderezar con los brazos cruzados sobre el pecho.

Cananías continúa como si fuese un ritual:

–                       ¡Debe morir! ¡Su suerte está echada!

Y todos responden con solemnidad:

–                       ¡Debe morir!

1coro-levitas

–                       ¡Marán-Atá!

–                       Está descrito hasta en sus pormenores, su destino fatal.

–                       ¡Marán-Atá!

–                       ¡Y la fatalidad no tiene remedio!

–                       ¡Marán-Atá!

–                       Hasta el precio simbólico que se hace al que hace de instrumento de Dios para la realización de la promesa, está indicado.

–                       ¡Marán-Atá!

–                       ¡Está señalado!

–                       ¡Marán-Atá!

–                       Sea el Redentor o un falso profeta, ¡Debe morir!

–                       ¡Marán-Atá!

–                       ¡Debe morir!

–                       ¡Marán-Atá!

–                       La Hora ha llegado.

–                       ¡Marán-Atá!

–                       ¡Yeové lo quiere!

–                       ¡Marán-Atá!

En esta increíble y lúgubre ceremonia aparecen de repente en la sala, el Sumo Sacerdote y Annás, que han entrado sin que nadie se percatara de su presencia…

Caiaphas

Caifás interviene y dice:

–                       ¡Oigo su Voz!…  A fuertes gritos ordena: ¡Que se cumpla!

Todos contestan:

–                       ¡Marán-Atá!

Annás:

–                       ¡El Altísimo ha hablado!

Todos:

–                       ¡Marán-Atá!

–                       ¡Que se cumpla!

–                       ¡Que se cumpla!

–                       ¡Marán-Atá!

Anás pone las manos sobre la cabeza de Judas y dice:

–                       Que el Cielo te dé fuerzas, como las dio a Yael y a Judith, que aunque eran mujeres, se comportaron como heroínas.

1judtih

Como las dio a Jefté…

1Jefte-sacrificio-de-hija

 Que sacrificó a su misma hija, en aras de la patria…

1Hija-de-Jefte-sacrificada

Como las dio a David contra Goliat y realizó una hazaña que eternizará a Israel en el recuerdo de las naciones.

1David_vs_Goliath

Caifás confirma:

–                      ¡Que el Cielo te dé fuerzas!

Todos:

–                       ¡Marán-Atá!

Caifás:

–                       ¡Sé un vencedor!

1goliat

Annás:  

–                       Sé un Vencedor.

Todos:

–                       ¡Marán-Atá!

La voz cascada de Cananías sube de tono:

–                       ¡El que titubea en cumplir la orden sagrada, está condenado a la deshonra y a la muerte!

Sadoc:

–                       Está sentenciado.

El coro:

–                       ¡Marán-Atá!

Annás y Sadoc:

–                       Si no escuchas la Voz del Señor Dios tuyo y no realizas sus órdenes y lo que por nuestra boca te manda, ¡Qué todas las maldiciones vengan sobre ti! 

–                       Todas las maldiciones.

Todos:

–                       ¡Marán-Atá!

Caifás, Annás y Nahúm:

–                       ¡Qué te castigue el Señor con todas las maldiciones mosaicas!

–                       ¡Qué te haga desaparecer de entre las gentes!

–                       ¡Te castigue y te haga desaparecer!

Todos:

–                        ¡Marán-Atá!

1gran-consejo

Un silencio fatal envuelve esta escena de sugestión…

Parece que nada se moviera dentro de esta atmósfera de miedo glacial. Pasan unos minutos aterradores… Y luego…

Satanás comunica a Judas el Odio mortal que siente contra Jesús…

1lucifer

Vivo y activo dentro del sacerdote apóstata, cierra su garra opresora sobre el corazón del desgraciado e indefenso apóstol…

1satanás

   Y Judas se estremece por esta pasión avasalladora y mortífera…

1satana2

Finalmente la voz de Judas retumba y es difícil reconocerla, por lo cambiada que está… Su bella y grave voz resuena con un timbre escalofriante y mortal…

Es una voz que tiene la resonancia del Infierno:

–                       Sí. Lo haré. La última parte de las maldiciones mosaicas me toca a mí… Y debo irme porque ya estoy retrasado. Me siento enloquecer al no gozar tregua ni descanso. Mi corazón tiembla de pavor… Mis ojos se oscurecen y mi alma se muere de tristeza…  Tiemblo de que se me descubra y de que Él me fulmine, en éste mi juego doble.

1monte sinai

No sé. No comprendo hasta dónde conoce mis intenciones. Veo que mi vida pende de un hilo. Mañana y noche suplico porque acabe esta hora que sumerge mi corazón en el terror: por el horrible crimen que debo realizar.

¡Oh! ¡Daos prisa! ¡Arrancadme de esta angustia que sufro! Que todo se cumpla, ¡Y al punto! ¡Ahora! ¡Qué me vea libre! ¡Vamos!…

Judas se calla. Su voz fue tomando fuerza a medida que hablaba. Sus movimientos, al principio inseguros y automáticos como los de un sonámbulo; poco a poco se hicieron más resueltos. Se endereza cuán alto es…

Y satánicamente bello, grita:

–                       ¡Qué desaparezcan las artimañas de un insensato terror! Me veo libre de una sujeción que infunde pavor… ¡Mesías…! ¡No te tengo miedo y te entrego a tus enemigos!… ¡Vamos!

Es el grito de un demonio victorioso.

1demonio victorioso

Caifás y Anás se miran entre sí y sonríen…

Y mientras ellos desaparecen tras una pesada cortina…  Judas sin esperar más se dirige hacia la puerta.

Los más encarnizados lo alcanzan y lo detienen.

Elquías y Sadoc preguntan:

–                       ¡Despacio! Todavía no terminamos…

–                       Primero respóndenos: ¿Dónde está Jesús de Nazareth?

Judas contesta:

–                       En casa de Lázaro, en Bethania.

Varios objetan:

–                       No podemos entrar en esa casa que defienden siervos muy adictos a su dueño.

–                       Es la casa de un protegido de Roma.

–                       Nos toparíamos con dificultades.

Judas:

–                       Mañana al amanecer vendremos a la ciudad. Poned guardias en el camino a  Betfagé. Armad confusión y prendedlo.

–                       ¿Cómo sabes que viene por ese camino?

–                       Podría seguir otro…

Judas:

–                       No. Ha dicho a sus seguidores que por ese entrará a la ciudad. Por la Puerta de Efraín…  Que lo esperen cerca de En Roguel. Si lo detuvierais antes…

1ismael y samuel

Nahúm dice:

–                       No podemos. Tendríamos que entrar con Él entre los guardias y cada camino que trae a las puertas y cada calle de la ciudad están llenas de gente, desde que amanece hasta que anochece. Sucederá un tumulto y es lo que no queremos.

–                       Subirá al Templo. Llamadlo para interrogarlo en una sala. Llamadlo en nombre del Sumo Sacerdote. Irá, porque os respeta más que a su propia vida. Una vez que esté con vosotros… No os faltará el modo de llevarlo a un lugar seguro y condenarlo cuando llegue su Hora…

Sadoc objeta:

–                       No dejaría de haber tumulto. Deberías tener en cuenta que la plebe es fanática. Y no solo el pueblo, sino los grandes, lo mejor de Israel y también están los romanos…

Todos respaldan:

–                       Claudia y sus amigas parecen serle muy adictas…

1romana

–                       Gamaliel está perdiendo discípulos. Lo mismo Jonathás ben  Uziel y otros más de los nuestros.

–                       Todos nos abandonan al sentirse seducidos.

–                       Hasta los paganos lo veneran o lo temen. Lo cual ya es una forma de veneración. Y están dispuestos a volverse contra nosotros, si le hiciéramos algún mal.

–                       Además, algunos de los ladrones que asalariamos, para que se fingiesen discípulos suyos y provocasen revueltas, fueron arrestados y hablaron esperando alcanzar clemencia.

–                       El Pretor lo sabe…

1_pretor_

–                       Todo el mundo lo sigue y nosotros no logramos hacer nada.

Es necesario obrar con precaución, para que la plebe no se dé cuenta.

Nahúm confirma:

–                       ¡Tenéis razón! ¡Hay que tomar precauciones! Annás también lo recomienda. Nos dijo: “Que no se haga durante la Fiesta, para que la gente fanática no vaya a provocar algún tumulto” éstas son sus órdenes.

Eleazar ben Annás:

–                       Y también ordenó que se le trate reverentemente en el Templo y dondequiera. Que no se le moleste, para poder atraparlo.

Judas dice:

–                       Entonces, ¿Qué queréis hacer? Yo estaba dispuesto para esta noche y vosotros dudáis…

Elquías, Cananías y Doras contestan:

–                       Bueno. Tú deberías llevarnos cuando Él esté solo.

–                       Conoces su modo de obrar. Nos escribiste diciéndonos que te tiene cerca de Sí, más que a los demás.

–                       Debes estar enterado de lo que quiere hacer. Estaremos siempre listos.

–                       Cuando creas que sea el momento oportuno y sepas el lugar, ven e iremos.

Judas ya habla fríamente, como si estuviera haciendo una transacción comercial y declara:

–                       Contrato hecho. ¿Qué me daréis en recompensa?

Cananías responde:

–                       Lo que dijeron los profetas para que seamos fieles a la palabra inspirada: treinta denarios.

1_denario de plata

Judas grita:

–                       ¡Qué! ¿Treinta denarios por matar a un hombre y A Ese Hombre?… ¡Lo que cuesta un vulgar cordero en estos días de fiesta!¡Estáis locos!

1cordero

No es que tenga necesidad de dinero. Tengo buenas provisiones. No vayáis a pensar que me convenceréis con el ansia de dineroEs demasiado poco para compensar el dolor de traicionar al que siempre me ha amado.

Sadoc dice:

–                       Ya te dijimos lo que haremos contigo: ¡Gloria! ¡Honores! Lo que esperabas de Él y no has conseguido.

Nahúm:

–                       Nosotros te ungiremos rey, profeta y Santísimo Doctor de la Ley.

1rey1

–                       Serás más grande y más respetado que Gamaliel…

1sumo-sacerdote

Eleazar ben Anás:

–                       Te ungiremos Patriarca del Templo y serás obedecido por todo el Santo Consejo del Sanedrín. Serás más grande y más poderoso en Israel, que el mismo Herodes…

1Josias-ley

Nahúm:

–                       Sólo el Sumo Sacerdote estará a tu nivel… Pero eso sólo porque lleva el Efod.

1sacrificando

Tú serás el mayor héroe de la Patria y el cargo será vitalicio. Tendrás toda la riqueza y el poder que esto representa…

1ungiendo-sacerdote

Elquías:

–                       Nosotros curaremos tu desilusión. Pero el precio lo fijaron los profetas. ¡Oh! ¡No es más que una formalidad! ¡Un símbolo! ¡No más! Lo demás vendrá después…

Judas:

–                       Y el dinero ¿Cuándo?

Cananías replica:

–                       Si te refieres al pago por la entrega, en el momento en que nos digas: “Venid” No antes. Nadie paga hasta que no tiene la mercancía en las manos. ¿Acaso no te parece justo?

1Judas

–                       Es lo justo. Pero triplicad la suma…

Todos:

–                       No. Así lo dijeron los profetas. ¡Je, je, je!

–                       Así debe hacerse. ¡Je, je, je!

–                       ¡Oh, que si sabemos obedecerlos! ¡Je, je, je!

–                       No dejaremos ni una tilde. ¡Je, je, je!

–                       Para que se cumpla lo que de Él está escrito. ¡Je, je, je!

–                       Somos fieles a la palabra inspirada. ¡Je, je, je!

La figura esquelética de Cananías se estremece con su risa hipócrita y venenosa. Muchos le imitan con sus risotadas lúgubres, llenas de rabia y de Odio.

1Sanhedrin (2)

Elquías dice:

–                       Hemos terminado.

Todos:

–                       Puedes irte. Esperamos el alba para entrar nuevamente en la ciudad por diversos caminos. Adiós.

–                       La paz sea contigo, oveja extraviada que regresas al redil de Abraham.

–                       ¡La paz sea contigo!

–                       ¡La paz sea contigo y con ella la gratitud de todo Israel!

–                       Cuenta con nosotros.

Nahúm:

–                       Cualquier deseo tuyo, es ley para nosotros.

Eleazar:

–                       ¡Qué Dios esté contigo, como lo ha estado con todos los siervos más fieles!

Doras:

–                       ¡Todas las bendiciones caigan sobre ti!

Lo acompañan a la salida con abrazos y protestas de Amor…

Lo ven alejarse por el corredor semioscuro. Oyen el ruido de los aldabones al abrir y cerrar.

1casa-caifas

Llenos de júbilo vuelven a entrar a la sala.

Los menos perversos dicen al mismo tiempo:

–                       ¿Y ahora?

–                       ¿Qué haremos con Judas de Simón?

–                       Sabemos muy bien que fuera de esos miserables treinta denarios, no podemos darle nada…

–                       ¿Qué dirá cuando se vea traicionado?

–                       ¿No habremos cometido un error más grande?

–                       ¿No contará al pueblo lo que hicimos?

–                       Todos sabemos que es un hombre voluble…

Cananías grita:

–                       ¡Sois muy ingenuos y además necios, al pensar en estas cosas y preocuparos por ellas! Ya determinamos lo que haremos con Judas. ¿Lo habéis olvidado?

1cananías (2)

Eleazar:

–                       Y no vamos a cambiar de plan.

Nahúm:

–                       Tan pronto acabemos con el Mesías, Judas morirá. Lo hemos decidido.

Ismael ben Fabi pregunta:

–                       ¿Y si lo revela antes?

Sadoc contesta:

–                       ¿A quién? ¿A los discípulos?…  ¿Al pueblo, para que lo lapiden?

Elquías:

–                       Él no hablará. Su horrible acción es una mordaza.

Simón Boeto advierte:

–                       Podría arrepentirse más adelante. Tener remordimientos y hasta fingirse loco… Porque al darse cuenta, el remordimiento lo puede enloquecer.

Elquías dice lento, pero decidido:

–                       No tendrá tiempo para ello. Pensaremos antes. A cada cosa su hora. Primero el Nazareno y luego eliminaremos al que lo traicionó… 

judasy

Nahúm advierte:

–                       Oíd. Ni una palabra a los que no vinieron. Conocen bastante nuestros planes. No confío en José, ni en Nicodemo. Y muy poco en los otros…

Doras pregunta:

–                       ¿Tienes sospecha de Gamaliel?

Nahúm responde:

–                       Hace meses que ya no viene con nosotros. Si el Pontífice no se lo manda expresamente, no tomará parte en nuestras sesiones.

Cananías:

–                       Dice que está escribiendo una obra con la ayuda de su hijo.

Elquías:

–                       Pero me refiero a Eleazar y a Juan.

Félix exclama con ira:

–                       ¡Esos nunca se han mostrado contrarios!

Cananías replica:

–                       ¡No es así! Se nos han opuesto demasiado poco y por eso conviene vigilarlos. ¡Je, je, je!

Sadoc:

–                       Muchas sierpes se nos han metido en el Sanedrín…

–                       Pero se les echará fuera… ¡Je, je je!…

Y encorvado y tembloroso, apoyado en su bastón, busca lugar en uno de los grandes y largos asientos, cubiertos de gruesos tapices que hay junto a las paredes de la  sala. Contento, se tira sobre uno de ellos y pronto se duerme con la boca abierta, con una sonrisa maléfica, que refleja la maldad que hay en su corazón.

Lo ven los otros y…

Doras, el hijo de Doras, dice:

–                       Él tiene la satisfacción de ver este día. Mi padre lo soñó. Pero no pudo verlo. Pero en mi corazón llevaré este ideal, para que mi padre esté también presente cuando nos venguemos del Nazareno y también pueda alegrarse…

Doras jr

Nahúm:

–                       Recordad que tenemos que turnarnos y que debemos estar siempre en el Templo.

–                       Estaremos.

Elquías:

–                       Debemos dar órdenes de que a cualquier hora que venga Judas de Simón, se le lleve al Sumo Sacerdote.

–                       Así lo haremos.

Sadoc:

–                       Y ahora preparémonos para el Golpe Final.

Todos:

–                       ¡Estamos preparados!

Sanhedrin-pic

–                       ¡Estamos preparados para todo!

–                       Astutamente.

–                       ¡Astutamente!

–                       Con perspicacia.

–                       ¡Con perspicacia!

–                       Para apartar cualquier sospecha.

–                       ¡Para engañar a cualquiera!

–                       Nadie reaccionará contra lo que diga o haga.

–                       ¡Así lo haremos!

–                       Nos vengaremos de una sola vez…

–                       ¡Así lo haremos!

–                       Y nuestra venganza será cruel.

–                       ¡Cabal!

–                       Completa.

–                       ¡Sin compasión!

Se sientan a descansar mientras llega el alba…

1rayandoel alba

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA

189.- EL TESTAMENTO DE JESUS


1_Mary_Magdalene_at_the_Feet_of_Jesus_-_James_Tissot

Jesús regresa.

Pedro, Simón, Mateo y Bartolomé están hablando con Maximino, mientras que Martha y María, dirigen el trabajo de los siervos que vuelven a poner en orden la sala blanca, recogiendo todo lo que sirvió para el banquete.

Lázaro, que había ido a la entrada para esperarlo, pasa su mano por la cintura de Jesús y lo lleva hasta un amplio diván, que hay cerca de la ventana, para que se siente.

Pero Jesús sigue de pie, esforzándose en poner atención a lo que Lázaro le dice…

Pero es muy claro que su pensamiento está en otra parte y que su corazón está muy afligido. Y cuando cae en la cuenta de que lo están observando, trata de sonreír. Inclina pensativo su cabeza y coloca el rollo que Lázaro le diera, sobre una alta mesa de ébano con engastes de marfil, mientras…

Jesús dice:

–            Lázaro, ven conmigo afuera. Tengo algo que decirte…

Lázaro contesta:

–                       Voy Señor.

Sigue a Jesús hasta el jardín en el cual, los últimos rayos del día se mezclan con los clarísimos de la luna.

1atardecer

El plácido atardecer de Abril, hace lucir esplendoroso el jardín que está en flor. Así como también el huerto desde donde llega el perfume agridulce de los árboles frutales, que se mezcla con el aroma de las rosas, los nardos, los jazmines y el resto del bálsamo con el que Magdalena ungió a Jesús, cuyos cabellos se ven un poco más oscuros.

Avanzan más allá del jardín y llegan hasta donde está el sepulcro donde fue enterrado Lázaro y Jesús se detiene ante el rosal que rodea el letrero sobre el que está esculpido: ¡Lázaro, sal fuera!

La casa ya no se ve. Está oculta entre los árboles. Hay un silencio denso.

Con un dejo de sonrisa en su rostro enflaquecido y más pálido de lo usual…

Jesús dice:

–            Lázaro, amigo mío, ¿Sabes Quién Soy Yo?

Lázaro responde:

–                       Mi amado Jesús. El Mesías. El Prometido. El Esperado. ¿Por qué me lo preguntas? ¿Dudas de mi Fe?

–                       No, Lázaro. Es que quiero confiarte algo. Nadie fuera de mi Madre y de uno de mis discípulos, lo sabe. Mi Madre, porque no ignora nada. Mi discípulo, porque es partícipe…  Lo he dicho a los demás, pero su amor no los deja comprender… Quiero depositar en ti, mi última voluntad.

–                       ¡oh, Jesús! Esto lo hace quién está próximo a morir…  Yo lo hice cuando comprendí que no vendrías y que yo tenía que morir.

–                       Lo mismo digo Yo.

Lázaro lanza un fuerte gemido:

–                       ¡Noooh!

–                       No grites. Que nadie nos oiga. ¿Sabes lo que está pasando en este momento?…  Un cierto tipo con otros iguales a él, están contratando el precio con el que comprarán o venderán al Cordero. ¿Sabes cómo se llama el Cordero? Jesús de Nazareth.

1cordero y pastor

–                       ¡Nooh! Es verdad que tienes enemigos, pero nadie puede venderte. ¿Quién?… ¿Quién es?

–                       Uno de los míos. Uno que piensa ser uno de los que engañé y que cansado de esperar ha querido librarse de quién para él, sólo representa un peligro personal.

Piensa que puede recuperar una antigua estima, ante los grandes del Mundo y de Israel.

Sin embargo tanto el mundo de los buenos como el de los malos, lo despreciará. Se ha cansado de Mí. Se ha cansado de esperar la grandeza humana que primero buscó en el Templo. Que pensó luego en conseguir con el Rey de Israel, por todos los medios. Y por último la buscó nuevamente en el Templo y con los romanos…

1Carl_Theodor_von_Piloty_Caesars_Death

Pero así como Roma sabe premiar a sus fieles servidores, también sabe aplastar a los denunciantes cobardes. El Traidor está cansado de Mí. Cansado de la espera, de la carga que significa ser bueno.

Para quién es malo ser o fingir ser bueno, es un peso intolerable. Se puede soportar por un tiempo. Después… no se lo tolera. Y se libran de él, para sentirse libres… O así lo creen los malvados. También él lo cree. Pero no es libertad. El ser de Dios es libertad. Estar contra Dios es la peor de las esclavitudes…

–                       ¿Quién es, Maestro? ¡Dímelo!

–                       No sirve de nada.

–                       ¡Ah!… ¡No puede ser sino él!… Ese que siempre ha sido una mancha en tu grupo. El que hace poco ofendió a mi hermana. ¡Es Judas de Keriot!

–                       No. Es Satanás… Dios se hizo hombre en Mí: Jesús. Satanás ha tomado carne en él, en Judas de Keriot… 

1lucifer

Un día… hace mucho tiempo, en este jardín, consolé unas lágrimas y excusé a un alma, sumida en el fango. Dije que la posesión es el contagio de Satanás, que inocula su veneno en el ser y lo desnaturaliza. Dije que es la unión de un espíritu con Satanás y el instinto animal. Pero la posesión es poca cosa, con respecto a la encarnación.

Mis santos me llegarán a poseer y Yo a ellos; pero sólo en Jesucristo está Dios como está en el Cielo; porque Yo Soy el Dios hecho Carne. Una sola cosa es la Encarnación Divina.

De igual modo, en uno solo estará Satanás: Lucifer, así como está en su Reino; porque sólo en el Asesino del Hijo de Dios, Satanás se ha encarnado.

1-666

En estos momentos Judas de Keriot está en el Sanedrín y está empeñado en que me maten. Pero es él: Satanás…  Lázaro, fiel amigo, escucha. Te voy a pedir algunos favores…

–                       ¡Oh, Señor mío! ¡Mi alegría es pensar en Ti!… ¡Oh! ¿Por qué me mandaste llamar de la muerte, para que viviese esta hora?  El horror de la muerte. Toda la angustia de mi alma tentada por Satanás, en el momento en que iba a presentarme ante el Juez Eterno, ya lo había vencido…

¡Fue una oscuridad!… ¿Qué te pasa Jesús? ¿Por qué te estremeces y palideces más de lo que estabas antes?… ¡Oh, Maestro! Parece como si la sangre y la vida se te fueran acabando.

–                       En realidad me siento como uno que muere con las venas abiertas. Toda Jerusalén me extrae la vida y la sangre por medio de mis enemigos, entre los poderosos de Israel.

Quieren apagar la Voz que durante tres años los ha fustigado, pero sin dejarlos de amar. Porque cada palabra mía era una sacudida para que sus almas despertasen…

Pero no quisieron hacer caso a su alma, porque la han amarrado con la triple sensualidad… Ya están listos para ensañarse contra el Inocente y pedir su Muerte… Lázaro, tú que estuviste muerto y fuiste resucitado, dime… ¿Qué cosa es morir? ¿Qué sentiste? ¿De qué te acuerdas?

1resurreccion-de-lazaro

–                       ¿Morir?… No recuerdo exactamente que fue. Después de los grandes sufrimientos, sentí una gran languidez. Fue como dejar de sufrir y sentir solo un profundo sueño. Todo se fue alejando… Dicen mis hermanas y Maximino, que veían que sufría muchísimo. Pero yo no me acuerdo.

–                       Entiendo. La compasión del Padre amortigua en los agonizantes su capacidad de comprender; de modo que sufran solo en el cuerpo, que debe purificarse en este pre purgatorio que es la agonía. Pero Yo… ¿Y qué recuerdas de la muerte?

–                       Nada, Maestro. Tengo un vacío en el espíritu. Un hueco en la mente. El misterio se revela poco a poco, a quién entra en él.

1muerte2

–                       Pero Yo Lázaro, sé lo que voy a sufrir. Sé que sufriré con pleno conocimiento. No habrá bebidas, ni languidez, que suavicen mi agonía, para que sea menos atroz. Me sentiré morir. Ya lo estoy sintiendo. Ya estoy muriendo, Lázaro…  Como un enfermo que no tiene remedio, he estado muriendo en estos treinta y tres años, conforme se ha ido acercando la Hora.

Al principio era el morir de saber que había nacido para ser el Redentor. Después, el de quien se ve combatido, acusado, befado, perseguido, obstaculizado… ¡Qué cansancio!… Luego, el de morir por tener a mi lado siempre más cerca hasta tenerlo asido a Mí, como un pulpo sujeta a un náufrago: al Traidor.

1pulpo2

¡Qué náusea!… Ahora muero con la angustia de tener que decir ‘adiós’ a los amigos más queridos y a mi Madre…

–                       ¡Oh, Maestro! ¿Estás llorando? Tienes las manos frías, como un cadáver y… ¡Sufres! Sufres demasiado…

–                       Soy el Hombre, Lázaro. No solo Dios. Del hombre poseo su sensibilidad y sus afectos. Mi alma se angustia al pensar en mi Madre…  Y esta tortura se ha hecho monstruosa al tener que soportar de cerca al Traidor y el Odio satánico de todo un mundo….

La sordera de aquellos que si no odian, tampoco aman valientemente; porque para hacerlo así es necesario ser como el amado quiere y enseña… Muchos me aman, pero siguen siendo ellos y no cambia su modo de ser, por mi Amor. ¿Sabes quién entre mis íntimos ha sabido transformarse para llegar a ser mi posesión como Yo anhelo?

1maria_magdalena

Sólo tú hermana María. Partió desde una animalidad completa y pervertida, hasta llegar a ser de una espiritualidad angelical. Y esto, por la única fuerza que es el Amor.

1sta.ma-magdalena

–                       Tú la redimiste.

–                       A todos he redimido con mi Palabra. Pero sólo ella se ha transformado totalmente, a causa de su gran amor. Te decía antes que mi sufrimiento es monstruoso y mis fuerzas se van doblando… Será menos pesada la Cruz, que esta tortura de mi espíritu y de mi corazón…

Lázaro exclama en un grito angustioso:

–                       ¿La cruz? ¡Noooh! ¡Oh, no! ¡Es demasiado atroz! ¡Demasiado infamante! ¡Nooo!

Lázaro suelta las manos de Jesús y se dobla sobre el asiento de piedra. Se cubre la cara con las manos y llora sin consuelo.

Jesús se le acerca. Le pone la mano sobre la espalda que se sacude por los sollozos…

Y Jesús dice:

–                       Yo que tengo que morir, ¿Debo consolarte a ti que seguirás viviendo?…  Amigo, tengo necesidad de fuerzas y de ayuda. Te lo pido. Nadie fuera de ti, me puede hacer ese favor. Es mejor que los otros no lo sepan… Porque si lo supiesen, correría sangre y no quiero que los corderos se conviertan en lobos, ni siquiera por amor al Inocente…

1-DOLOROSA

Mi Madre ya está muy angustiada. También es una agonizante que está casi sin fuerzas. Hace treinta y tres años que también está muriendo y ahora es toda una llaga, como si hubiera sido víctima de un atroz suplicio.

Te juro que han combatido entre sí mi mente y mi corazón, mi amor y mi razón, para decidir si era justo alejarla. Hacer que volviese a su casa, donde siempre recuerda al Amor que la hizo Madre. Donde percibe el sabor de su Beso de Fuego. Donde se extasía con ese recuerdo…

1-ESPOSA DEL ESPIRITU SANTO

En Galilea, la noticia de mi muerte llegará casi al mismo tiempo en que podría decirle: ‘¡Madre, Soy el Vencedor!’ Pero no puedo… no puedo hacerlo. El pobre Jesús cargado con todos los pecados del Mundo, tiene necesidad  de un consuelo y Ella me lo dará.

El Mundo aún más pobre, tiene necesidad de dos víctimas; porque el hombre pecó junto con la mujer y la Mujer debe redimir, como el Hombre redime. Pero mientras no suene la Hora, a mi Madre le doy sonrisas.

Ella tiembla, lo sé. Siente que se acerca la tortura. Lo sé. Por natural asco y por santo temor, la rechaza. Así como Yo rechazo la muerte, porque soy un ser que ‘vive’ pero que debe morir. ¡Qué terrible sería si supiese que será dentro de cinco días!…

1la-dolorosa

No llegaría viva a esa hora. Y Yo quiero que esté viva. Para sacar de sus labios fuerzas, así como de su seno saqué la vida. Dios la quiere en mi Calvario, para mezclar su llanto virginal, con el Vino de la Sangre Divina y celebrar la Primera Misa; cuando mi muerte sea aplicada para siempre al género humano viviente o purgante.

No llores, Lázaro. Ella es fuerte. No llora. Ha llorado desde que se convirtió en Madre. Ahora no llora más… ¿Has visto su rostro en los últimos días? Ha enclavado una sonrisa para consolarme. Te ruego que imites a mi Madre. No puede guardar Yo solo, el secreto. Miré a mi alrededor en busca de un amigo sincero y leal y me dije: ‘Se lo descubriré a Lázaro…’

Después… después de mi muerte lo dirás. Dirás esta conversación, para que se sepa que Jesús marchó consciente a la muerte y al tormento que sabía que le esperaba. Junto con el de no haber ignorado nada, ni de las personas, ni de su destino. Para que se sepa que mientras aún podía salvarse, no lo quiso. Porque su amor infinito por los hombres ardía en consumar el sacrificio por ellos.

1lázaro

–                       ¡Oh, Maestro, sálvate! ¡Te puedo ayudar a que huyas esta misma noche! ¡Una vez huiste a Egipto! Huye también ahora. Vámonos con tu Madre y mis hermanas. Sabes que nada de mis riquezas me atrae. Mi riqueza Eres Tú. Partamos lejos de aquí…

–                       Lázaro, en aquella ocasión huí, porque no había llegado mi Hora. Ahora ya está a la puerta. Me quedo.

–                       Entonces voy contigo. No te abandonaré.

–                       No. Tú te quedarás aquí. Aquí comerás el cordero pascual, como de costumbre. Sin embargo deja que vengan conmigo tus hermanas…

1_Jesus_at_the_home_of_Martha_and_Mary_

Para que estén con mi Madre. Porque las llamas del Odio saldrán del Abismo, para morder su Corazón Inmaculado.

1-inmaculadocorazondemaria

Mi Madre será un ser agonizante, doblegado sobre mi mortaja. No basta Juan. Él ama, pero todavía no es perfecto. Lo será al hacerse hombre adulto, en medio de la angustia de los días que están por venir. Pero mi madre tiene necesidad de mujeres, para sus horribles heridas. ¿Las dejas ir?

–                       Todo te lo he dado con alegría. ¡Sólo me dolía que te conformaras con tan poco!

–                       ¿Lo ves? He hallado aquí en Bethania tanto consuelo para todas mis amarguras de Hombre. Y antes de subir al patíbulo te doy las gracias; amigo fiel y cariñoso. Amigo gentil, diligente, reservado, docto discreto y generoso. Te agradezco todo. Mi Padre te pagará después…

1-materdolorosa

–                       Todo lo he tenido al amarme Tú y con haber redimido a María.

–                       ¡Oh, no! ¡Tendrás mucho más! Escúchame. Necesito pedirte algo más. Te quedarás aquí a esperar…

–                       ¿Por qué María y Martha estarán contigo y yo no?

–                       Porque no quiero que te vayas a corromper, como serán corrompidos todos los del sexo masculino. En los días siguientes, Jerusalén se corromperá como el aire que envuelve una carroña y que golpea al viajero, aún sin haberle visto.

Sus miasmas volverán locos aún a los menos crueles y a mis mismos discípulos. Huirán. Y en medio de su terror, ¿A dónde irán?… Vendrán a tu casa, Lázaro. ¡Cuántas veces en estos tres años han venido en busca de pan, de hospedaje, de defensa, de descanso y del Maestro!

Volverán. Cual ovejas desbandadas por el lobo que ha matado al pastor, correrán al redil. Júntalas. Dales valor… Diles que los perdoné. Confío mi Perdón en tus manos. Se sentirán angustiados por haber huido. Les dirás que no caigan en un segundo pecado mayor, que es el de perder la esperanza de mi perdón.

                        1jperdon

–                       ¿Huirán todos?

–                       Todos, menos Juan.

–                       Maestro. No vas a pedirme que acoja a Judas, ¿Verdad? Haz que muera en medio de tormentos, pero no me pidas eso. Muchas veces se estremeció mi mano al sentir la espada, deseosa de acabar con el oprobio de la familia… Y nunca lo hice, porque no soy un hombre sanguinario. Tan solo sentí la tentación. Pero te juro que si vuelvo a ver a Judas, lo degüello como a un macho cabrío…

–                       No lo volverás a ver. Te lo prometo.

–                       ¿Huirá? No importa. Quisiera buscarlo y matarlo.

–                       No debes desearlo. Además, dónde él estará, tú no podrás ir.

–                       ¿Lo esconderá el Sanedrín? ¿Con el Santo de los santos? allí lo alcanzaré y lo mataré.

–                       Estará con Satanás. Y tú nunca estarás con Satanás. Pero aparta de ti, al punto, este pensamiento homicida. De otro modo, te abandono…

–                       ¡Oh!…

–                       ¡Oh, sí!…

–                       Sí. Está bien… Lo hago, por Ti, Maestro. ¡Oh, Maestro!

1ovejas

–                       Dices bien. Maestro. Acogerás a mis discípulos. Los consolarás. Los encaminarás hacia la paz. Yo Soy la   Paz. Y los ayudarás… Bethania será siempre Bethania. Hasta que el Odio no indague en este hogar de amor, esperando dispersar sus llamas. Y al contrario las esparcirán por el mundo, para encenderlo todo. Te bendigo, Lázaro. Por todo lo que has hecho y por lo que harás…

–                       No he hecho nada. Me sacaste de la muerte y no me has permitido que te defienda. ¿Qué he hecho entonces?

1-raising-of-lazarus

Me diste tus casas. Estaba escrito que Yo fuese tu Huésped. Pero no me podrás defender de la muerte. Al principio de esta conversación te pregunté: ¿Sabes Quién Soy? Ahora respondo: Soy el Redentor.

Y el Redentor debe consumar el Sacrificio hasta lo último. Por otra parte, cree que quién subirá a la Cruz y será expuesto a las miradas y burlas del mundo, no será un ser vivo; sino un muerto.

Ya estoy muerto. Más por el Amor y antes que por el tormento. Todavía algo más: mañana temprano iré a Jerusalén. A tu oído llegará que Sión ha aclamado como un Vencedor a su Rey, que entrará montado sobre un asno. No te vayas a hacer ilusiones por este triunfo y no vayas a juzgar a  la Sabiduría que te está hablando, que no lo fue en esta tranquila noche.

1meteoro

Más veloz que la luz de un meteoro, se disipará el entusiasmo del pueblo y dentro de cinco noches a esta misma hora, empezará la tortura con un beso mentiroso, que hará que las bocas que mañana gritarán hosannas; se transformen en un coro de crueles blasfemias y feroces gritos, pidiendo condenación.

¡Finalmente, ciudad de Sión, Pueblo de Israel, Humanidad Culpable; tendrás al Cordero Pascual! Lo tendrás en esta Fiesta. Es la Víctima preparada desde hace siglos. El Amor la engendró en un seno sin mancha. El Amor la consuma.

1_l'Agneau_mystique

Aquí está la Víctima consciente de ser lo que Es. Yo Soy el Cordero que consciente dice ‘Adiós’ a la vida, a la Madre, a los amigos. Que va al Sacrificador y le dice: ‘Heme aquí’

Yo Soy el Alimento del hombre. Satanás ha suscitado un hambre insaciable y solo un alimento puede calmarla…

1-que quita los pecados del mundo

     ¡Celebra tu Pascua! ¡Oh, Linaje Humano! Atraviesa el Mar Rojo de las llamas satánicas, teñido con mi Sangre. ¡Oh, Raza Humana preservada del Fuego Infernal! Puedes pasar. Los Cielos ya entreabren las Puertas Eternas.

¡Mirad, almas de los muertos! ¡Mirad, Ángeles del Infierno! Mira, ¡Oh Padre! ¡Mira! ¡Oh, Paráclito! La Víctima sonríe. No llora más. Todo está dicho.

Adiós, amigo. No te veré más, antes de mi muerte. Démonos el beso de despedida. Y no dudes. Te dirán: ¡Era un loco! ¡Era un Demonio! ¡Era un Mentiroso! ¡Ha muerto el que se decía ser la ‘Vida’!

1el_cordero_de_dios

A ellos y sobre todo a ti, respóndete: ‘Era y es la Verdad y la Vida. Es el Vencedor de la Muerte. Lo sé. No puede ser el eterno muerto. Lo espero.’

A los tres días regresaré. Cree esto, Lázaro. Obedece a mi deseo. Oye como canta el ruiseñor, después de que se calló al oír tu llanto.

1RUISEO~3

Haz tú también así. Después de que hayas llorado por mi muerte; que tu alma cante el himno seguro de tu Fe. Sé bendito por el Padre, por el Hijo y por el Espíritu Santo.

1jose_de_ribera_trinidad-detail

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA

188.- DESHONRA DE LA MALICIA


1ocaso

Impulsados por el amor, la rabia y la curiosidad, una multitud se agolpa en el cancel de Bethania. Han venido sin esperar a que se ponga el sol.

Lázaro, que ha sido llamado por un siervo, queda sorprendido por la violación sabática, porque los primeros que llegan son los más intransigentes de los judíos y que dan una respuesta verdaderamente farisea:

–                       Desde la Puerta de las Ovejas ya no se ve el disco solar y entonces nos pusimos en camino, pensando que sin duda no sobrepasaríamos la medida prescrita; antes de que el sol se oculte, detrás de las cúpulas del Templo.

Una sonrisa irónica se dibuja en la afilada cara de Lázaro. Está sano, de buen aspecto y delgado.

Les responde educadamente, pero con sarcasmo:

–                       ¿Qué queréis ver? El Maestro respeta el sábado. Está descansando… Todavía no se oculta el sol, para decir que el sábado ha terminado. No voy a perturbarlo.

Muchos peregrinos suplican e insisten en ver a Jesús. Con los hebreos están mezclados los gentiles. Todos observan disimuladamente a Lázaro, como si fuese un ser irreal.

Lázaro soporta la molestia de una fama que no quiso; pero no abre el cancel.

Pacientemente responde a quién le pregunta:

–                       Lo veréis en la ciudad. Ahora no puedo llamarlo.  Idos tranquilos, pero no hagáis que vuestra curiosidad sea estéril. El haberme visto vivo y prueba del Poder de Jesús, Cordero de Dios y el Mesías Santísimo, os lleve a todos al Camino. Estoy contento de haber resucitado.

1lazaro-resurreccion

Y espero que el milagro pueda sacudir a los que dudan y convertir a los paganos. Convenciéndolos a todos de que Uno solo es el Dios Verdadero. Y uno solo el Verdadero Mesías: Jesús de Nazareth, el Maestro Santo.

Un gentil pregunta:

–                       ¿Pero de veras moriste?

Lázaro responde:

–                            Preguntadlo a aquellos judíos principales. Vinieron a mi entierro y muchos de ellos estuvieron presentes cuando resucité.

Le llueven las preguntas:

–                       ¿Qué sentiste?

–                       ¿Dónde estuviste?

–                       ¿Qué recuerdos tienes?

–                       Cuando regresaste vivo, ¿Qué te pasó?

–                       ¿Cómo te resucitó?

–                       ¿De qué moriste?

–                       ¿Te encuentras bien ahora?

–                        ¿Ya no tienes señales de las llagas?

–                       ¿Tú eres el resucitado?

–                       ¿Podemos ver el sepulcro donde estuviste?

Lázaro los mira con caridad y responde:

–                       Los soy. Para dar gloria Dios que me sacó de la muerte, para que fuera siervo de su Mesías.

Lázaro pacientemente trata de responder a todos. Y aunque puede decir que las señales de las llagas se han borrado, no puede responder a lo que experimentó, ni cómo resucitó.

1jlazaro

Finaliza diciendo:

–                       No lo sé. Me encontré vivo en mi jardín, entre los siervos y mis hermanas. Cuando me quitaron el sudario vi el sol, la luz. Sentí hambre, comí. Sentí el placer de la vida y el gran amor que el Rabí tuvo por Mí. Lo demás lo saben mejor que yo, aquellos tres que están conversando y aquellos dos que apenas llegan.

El hombre dice:

–                       A nosotros los gentiles no nos hablan. Vosotros que sois judíos, id a preguntadles… Tú déjanos ver el sepulcro donde estuviste.

Insisten tanto que cansan a Lázaro y éste se decide.

Da instrucciones a sus siervos y luego se dirige a  la gente:

–                       Id a aquella vereda y os saldré al encuentro, para llevaros a donde está el sepulcro. Aun cuando no hay otra cosa que ver, más que un hueco abierto en la roca.

–                       ¡No importa!

–                       ¡Vamos, vamos!

Un escriba pregunta:

–                       ¡Lázaro, detente! ¿Podemos ir también nosotros? ¿O nos está prohibido lo que permites a los extranjeros?

Lázaro contesta:

–                       No, Arquélao. Ven también tú. Si el acercarte a un sepulcro no te contamina…

–                       No. Porque adentro no hay ningún cadáver.

–                       Pero yo estuve dentro por cuatro días. Por cosas mucho menores, se ha pensado en Israel que hay contaminación. Vosotros decís que queda inmundo el que roza con su vestido un cadáver.

1ltumba

Mi sepulcro todavía despide tufos de cadáver. No obstante que desde hace mucho tiempo ha estado abierto.

–                       No importa. Nos purificaremos.

Lázaro mira a los dos fariseos que llegaron al último y les pregunta:

–                       ¿También vosotros queréis venir?

–                       Sí.

Los lleva a todos al sepulcro.

Un rosal en flor rodea la entrada, pero de nada sirve para  suprimir el hedor que sale de la tumba abierta. En la roca, bajo el arco adornado del rosal, se lee: “¡Lázaro, sal afuera!

1rosal-trepador

Los enemigos al verlas, gritan:

–                       ¿Por qué mandaste  esculpir esas palabras? ¡No debías hacerlo!

–                       ¿Por qué no? En mi casa yo puedo hacer lo que me plazca y nadie puede acusarme por querer esculpir sobre la roca, las palabras del grito  divino que me devolvió a la vida, para que jamás se borren. Y todo el que las lea bendiga el poder misericordioso en el grito del Mesías que me arrancó de la muerte…

Todos los fariseos responden:

–                       ¡Eres un pagano!

–                       ¡Un sacrílego!

–                       ¡Blasfemas contra nuestro Dios!

–                       ¡Festejas el sortilegio del hijo de Belcebú!

–                       ¡Ten cuidado, Lázaro!

Lázaro advierte:

–                       Os recuerdo que estoy en mi casa y que estáis en ella. Que nadie os invitó a venir…  Y que vinisteis por fines indignos. Sois peores que estos paganos, los cuales si ven en El que me resucitó a un Dios.

1RaisingofLazarus

Todos protestan escandalizados:

–                       ¡Anatema!

–                       ¡El discípulo es como el Maestro!

–                       ¡Horror!

–                       ¡Vámonos de esta cloaca impura!

–                       ¡Corruptor de Israel!

–                       El Sanedrín tendrá presentes tus palabras…

Esto es demasiado para Lázaro y grita:

–                       Y Roma vuestros complots… ¡Largaos de aquí!

El siempre bueno Lázaro se comporta como un hijo de Teófilo y los arroja como si fueran una jauría de perros rabiosos.

Después despide a la gente que se va de mala gana, pues insisten en ver a Jesús.

Los siervos cierran el cancel…

Lázaro está por retirarse, cuando ve que salen de un matorral de mirtos el escriba Eleazar y el sacerdote Juan…

1MIRTO

Que le ruegan:

–                       No nos eches fuera.

–                       Nos metimos entre tus plantas para que no nos vieran. Debemos hablar con el Maestro.

–                        Hemos venido porque sospechan menos de nosotros, que de José y Nicodemo.

–                        No quisiéramos que nadie nos viera aparte de ti y del Maestro.

Lázaro los invita:

–                       Venid.

Los lleva a través del jardín hasta una doble barrera de bojes y de laureles.

–                       Quedaos aquí. Os traeré a Jesús.

El sacerdote Juan suplica:

–                       Que nadie se dé cuenta.

–                       No tengáis miedo.

Muy poco tiempo tienen que esperar.

Por la vereda semioscura a causa de las ramas entrelazadas, aparece Jesús con su vestido blanco de lino.

Lázaro también se acerca mientras Jesús saluda a los dos que ante Él se inclinan profundamente.

1levita

El sacerdote Juan dice:

–                       Maestro y tú Lázaro, escuchad. En cuanto se supo que estás aquí, el Sanedrín se reunió en la casa de Caifás. Todo lo que hace es ilegal… ¡No te hagas ilusiones, Maestro! ¡Sé prudente Lázaro!…  No os engañe la calma fingida. La aparente somnolencia del Sanedrín. Es algo preparado, Maestro.

Fingen para atraerte y aprehenderte sin que la multitud se agite y se prepare para defenderte. Tu suerte está sellada y no cambiará. Si es mañana o dentro de un año, el decreto se llevará a cabo. El Sanedrín nunca olvida sus venganzas. Sabe esperar la ocasión propicia y dar el golpe…

Eleazar agrega:

–                       También a ti Lázaro, quieren quitarte de en medio. Aprehenderte, suprimirte. Porque por tu causa, muchos los abandonan para seguir al Maestro. Tú has dicho con palabras muy exactas, que eres el testimonio de su poder.

Y quieren destruirlo. Ellos saben que las multitudes pronto olvidan. Y dicen que desaparecidos tú y el Rabí, muchos entusiasmos se apagarán…

Jesús exclama:

–                       ¡No, Eleazar! ¡Echarán llamas!

Juan dice:

–                       ¡Oh, Maestro! ¿Qué pasará si mueres? ¿Qué es lo que hará que nuestra Fe en Ti arda en llamas? Y aun cuando así fuera, ¿Qué será de nosotros si Tú estás muerto?

Eleazar dice:

–                       Por favor cuídate. Debemos irnos, Maestro. Ya cumplimos con venir a avisarte. La paz sea contigo.

Jesús los despide:

–          Gracias por haber venido. Que nadie os vea. La paz sea con vosotros…

Los dos sinedristas se van.

Y Jesús y Lázaro entran en la casa.

1flor-durazno

En un resplandecer de blancura y de plata en que ponen una nota menos nívea, los manojos de ramitos de manzano, peral, durazno y de otros árboles frutales que hay en los jarrones y cuyas flores blancas, con un ligero tinte de rosa, derraman su perfume de frescura primaveral.

Sobre las mesas hay una vajilla preciosa: jarras de diferentes tamaños, ensaladeras y salseras, que hacen juego con las copas de plata cincelada. Hay un aire festivo en la sala del banquete, que ha sido preparada con exquisito cuidado.

Cuando llega el crepúsculo, un último rayo de sol ilumina las palmeras que están afuera y la de un gigantesco laurel, en el que los pajarillos hacen mucha bulla, antes de dormir.

En la sala adyacente, Lázaro muestra a Jesús los rollos nuevos que ha adquirido recientemente.

Jesús comenta con Lázaro, el contenido de esas obras y explica los errores doctrinales que contienen y la diferencia con las verdades fundamentales que Lázaro, rico y culto, ha querido conocer.

Luego los dos pasan a la sala blanca, donde se lleva a cabo la cena, seguidos por los apóstoles. Los últimos en entrar son las hermanas de Lázaro y Maximino.

Jesús se sienta sonriente en su lugar junto a Lázaro y mira a Juan que está en un ángulo de la mesa, que tiene forma de “U”. A su lado se sienta Lázaro y a su izquierda, su primo Santiago. Tadeo está en el otro ángulo, en  donde empieza la mesa larga.

1-BODAS

Martha y María, ofrecen las palanganas para la ablución y las toallas. Luego María hecha vino en las copas y Martha coloca las fuentes llenas de alimentos, conforme los siervos los van trayendo de la cocina; en un ir y venir de exquisitas y variadas viandas.

1BodasDeCana-

Las dos hermanas atienden personalmente a todos los comensales, especialmente a los seres más queridos: Jesús y Lázaro.

Pedro, que ha estado comiendo con mucho gusto, observa:

–                       ¡Ah! ¡Ahora me doy cuenta! Todos los platillos son como si estuviéramos en Galilea. Esto parece un banquete de nupcias. Pero aquí no falta el vino, como faltó en Caná.

María sonríe y no dice nada.

1milagro-vino

Lázaro explica:

–                       Fue idea de mis hermanas, sobretodo de María: el presentar una cena en la que el Maestro tuviera la impresión de estar en Galilea.

Después, cuando la cena casi concluye y están en la sobremesa, entretenidos con la conversación, Magdalena sale y Martha pone sobre la mesa, bandejas con flores de higuera y hermosas y suculentas frutas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Lázaro dice:

–                       Comed de las últimas frutas de los naranjales libios y los primeros melones de Egipto, cultivados en los solares.  Éstas son almendras de nuestra patria. Martha, ¿Y el niño?

Martha contesta:

–                       Está bien. Noemí lo está cuidando.

1Sphinxes, Luxor, Egypt

Jesús se llena de emoción al recordar Egipto:

–                       Teníamos algunas plantas en el huerto. Cuando hacía mucho calor, metíamos los melones en el pozo del vecino, que era profundo y frío. Y era una delicia comerlos por la noche. Todavía recuerdo…

1egipto-con-palmeras-piramides-y-camel

Yo tenía una cabra golosa a la que había que cuidar bien, porque se despachaba plantas y frutas tiernas.  -Jesús ha dicho estas palabras con la cabeza un poco inclinada. La levanta y mira las palmeras que se mueven al suave contacto del viento nocturno y agrega-  Cuando veo esas palmeras…

1piramides

Siempre que veo palmeras, me acuerdo de Egipto. De su tierra amarillenta y arenosa, que con el viento se levanta tan fácilmente. Y de sus pirámides que parecían moverse, en medio del aire enrarecido.

Los altos troncos de las palmeras. La casa donde… pero es inútil hablar de esto. A cada hora su preocupación y con ella su alegría…

Vuelve  entrar María Magdalena. Trae una jarra de cuello delgado, que termina en un hermoso pico. Es de alabastro de color amarillo rojizo, como la piel de algunas personas rubias.

Los apóstoles la miran creyendo que trae algún raro manjar.

María pasa detrás de los lechos y llega hasta donde están Jesús y Lázaro.

Destapa la jarra y deja caer algunas gotas sobre su mano, de un líquido que apenas si sale. Un perfume intenso y riquísimo, se esparce por todo el salón. María no se contenta con lo poco que sale. Se inclina y rompe de un golpe el cuello de la jarra, contra la saliente del lecho de Jesús. Cae al suelo, esparciendo sobre los mármoles gotas perfumadas. Ahora sí sale bastante.

María se llena la mano y hecha sobre la cabeza de Jesús, el denso bálsamo. Lo extiende con las peinetas que se ha quitado y unge toda su cabellera. Le acomoda los rizos que toma, mechón por mechón; entre sus dedos. Parece una mamá que peina a su niño. Queda bastante perfume en la jarra.

La cabellera de Jesús ha quedado empapada. Su cabeza rubio rojizo, brilla como si fuera oro bruñido. La luz de la araña que los siervos prendieron, se refleja cómo sobre un casco de bronce pulido. El perfume es embriagador y muy intenso.

1Nardos

Cuando termina, María besa suavemente la cabeza de Jesús. Y después le toma las manos, las embalsama y se las besa.

Entonces, María repite lo que llevada por el amor hiciera en aquel lejano atardecer. Se arrodilla a los pies del lecho, desata las correas de las sandalias de Jesús y se las quita.

Metiendo sus dedos dentro de la jarra, saca el perfume y lo extiende con cuidado sobre los pies desnudos; dedo por dedo, en la planta, en el calcañal, el tobillo y finalmente, sobre el empeine que descubre haciendo a un lado el vestido de lino, hasta que se acaba el bálsamo. Rompe entonces la jarra y hecha el último resto de bálsamo, sobre los pies de Jesús…

1ungiendoaJesús

Cuando termina, María besa suavemente la cabeza de Jesús. Y después le toma las manos, las embalsama y se las besa.

Entonces, María repite lo que llevada por el amor hiciera en aquel lejano atardecer. Se arrodilla a los pies del lecho, desata las correas de las sandalias de Jesús y se las quita.

Metiendo sus dedos dentro de la jarra, saca el perfume y lo extiende con cuidado sobre los pies desnudos; dedo por dedo, en la planta, en el calcañal, el tobillo y finalmente, sobre el empeine que descubre haciendo a un lado el vestido de lino, hasta que se acaba el bálsamo. Rompe entonces la jarra y hecha el último resto de bálsamo, sobre los pies de Jesús…

Judas, que hasta ahora había estado silencioso, contemplando con lujuria a la hermosísima mujer y envidioso del Maestro, a quién ungía en la cabeza y en los pies…   Explota su malhumor; pues si los otros habían mostrado un cierto descontento, pero sin mayores consecuencias…  Él, que se había puesto de pie para ver mejor la unción de los pies…

1jesus-nardo

Judas levanta su voz grave en clamorosa protesta:

–                       ¡Qué estulticia! ¡Basta ser mujer, para ser necia! ¡Qué derroche inútil y pagano! ¿Para qué tanto desperdicio? El Maestro no es un publicano, ni una meretriz para recibir estos afeminamientos. Es una deshonra para Él.

¿Qué dirán los judíos al sentirlo perfumado como un efebo? ¡Y luego no se quiere que los jefes del Sanedrín, nos critiquen de pecado!…

Esas acciones son propias de una cortesana lasciva, ¡Y no hablan bien de ti; pues demasiado recuerdan tu pasado!

1_Christ_and_Sinner

El insulto es tal, que todos se quedan asombrados y miran a Judas como si de repente se hubiera vuelto loco.

Martha se pone colorada.

Lázaro, aprieta los puños y los labios.

María Magdalena, está como si estuviese sorda y continúa secando los pies de Jesús, con la punta de su cabellera suelta, que con el ungüento se ha vuelto más pesada  y oscura, que en la parte superior.

1adorando a Jesús

Los pies de Jesús están lisos y suaves, como si se hubieran cubierto de una nueva piel y María le pone nuevamente las sandalias. Le besa los pies, indiferente a todo lo que no sea su amor por Jesús.

Mientras tanto, Judas dice retador:

–                       ¿Me miráis? Todos habéis murmurado en vuestro corazón. Ahora, porque me convertí en eco vuestro y he dicho claramente lo que pensabais; no me dais la razón. Repito lo que he dicho.

No quiero afirmar que María sea la amante del Maestro; pero sí digo que ciertos actos no son apropiados ni a Él, ni a ella. Es una acción imprudente e injusta. ¿Para qué este desperdicio?

Si ella quería borrar los recuerdos de su pasado, podía haberme dado esa jarra y el ungüento… ¡Por lo menos era una libra de nardo puro! Y de gran valor.

1Nardo 5

Lo habría vendido al menos por trescientos denarios, qué es lo que vale un nardo de tal calidad, para dar el dinero a los pobres que nos asedian. Nunca faltan y mañana encontraremos muchos en Jerusalén.

Maestro, me asombra que Tú permitas de una mujer, tales estupideces. Si tiene riquezas para derrochar; que nos las dé para repartirlas y sería más juiciosa. Mujer, a ti te lo digo: suspende lo que estás haciendo, pues me parece asqueroso…

María lo mira ruborizada y con reproche. Y está por obedecer…

Pero Jesús le pone la mano sobre la cabeza, que ella ha inclinado para besarle  los pies. Y después hace descender aquella mano sobre su espalda, atrayéndola levemente hacia Sí, como para defenderla mientras…

1Magdalena

Jesús dice:

–                       Déjala en paz. ¿Por qué la reprendes y la molestas? Nadie debe reprobar una obra buena  y llenarla del fango que únicamente la malicia enseña. No sabéis lo que ha hecho. María ha realizado en Mí, una acción de deber y de amor. Siempre habrá pobres entre vosotros. Ya estoy para irme…  A ellos les podéis continuar haciendo el bien. A Mí, el Hijo del Hombre entre los hombres; no será posible tributarle ninguna honra, porque así lo quieren y porque le ha llegado su Hora.

1amor total

El Amor ha sido para María, Luz. Presiente que voy a morir y ha anticipado el homenaje a mi Cuerpo Sacrificado por todos vosotros. Me ha ungido para la sepultura, porque entonces no podrá hacerlo y le dolerá demasiado el no haberme podido embalsamar.

En verdad les digo que hasta el fin del Mundo y en todos los lugares donde será predicado el Evangelio, se recordará este acto profético. Y de lo que ella ha hecho, tomarán lecciones las almas para darme su amor, bálsamo amado por Cristo.

1jesus_ magdalena

Y serán heroicos en el sacrificio, pensando que cada sacrificio es embalsamamiento del Rey de reyes…  Del Ungido de Dios del Cual la Gracia desciende como este nardo desde mis cabellos, para fecundar el amor en los corazones…  En los cuales el amor asciende en un continuo y abundante reflujo  de amor, de mí a las almas mías y de ellas hacia Mí.

Sí. En todo el mundo y durante todos los siglos, quiera Dios hacer de cada hijo suyo otra María, que no se pone a calcular en precios, que no fomenta ningún apego; que no guarda ningún recuerdo, aún el más mínimo del pasado…

1madalena-adorando

Sino que destruye y aplasta, todo lo carnal y mundano. Y se rompe y se esparce, como hizo con el alabastro y con el nardo, por amor a su Señor.

Judas, imita si puedes…  Respétate también a ti mismo. Porque la deshonra no existe aceptando un puro amor con amor puro; sino nutriendo la envidia y el odio, haciendo insinuaciones bajo el impulso de los sentidos…

Ya son tres años, Judas; que te amaestro y todavía no te he podido cambiar. Y la hora se acerca. Judas… Judas… 

María, gracias. Persevera en tu amor. No llores, María, te repito: “Todo ha sido perdonado, porque has sabido amar totalmente” Has elegido la mejor parte y no se te quitará. Quédate en paz, mi hermosa oveja a quién encontré nuevamente.

1La Oveja Perdida

Quédate en paz. Que los pastizales del amor, sean en la eternidad tu alimento. Levántate. Besa también mis manos que te absolvieron y has bendecido… ¡A cuántos han absuelto, bendecido, curado, hecho bien!  Y sin embargo yo os aseguro que el pueblo, a quien han hecho tantos bienes, está preparándose para torturarlas…

1las-manos-de-jesus

Un silencio pesado se cierne sobre el aire impregnado del fuerte perfume.

Nadie tiene ganas de seguir comiendo… Las palabras de Jesús los dejan a todos reflexionando.

El primero que se levanta es Judas Tadeo. Pide permiso para retirarse. Santiago su hermano lo sigue y luego Andrés y Juan.

Judas de Keriot pasa por delante de las mesas y se dispone para salir.

La mirada de Jesús sobre el apóstol traidor es indescriptible. Una mirada de llamada, de dolor infinito…

Pero Judas no la acepta.

1Judas

Entonces Jesús le pregunta:

–                       ¿A dónde vas?

Judas responde evasivo:

–                       Afuera…

–                       ¿Fuera de la habitación o fuera de la casa?

–                       A caminar un poco.

–                       No vayas, Judas. Quédate con nosotros…

–                       Ya se fueron los demás, ¿Por qué yo no puedo salir?

–                       Tú no vas a descansar como ellos…

Judas no responde y obstinado sale.

Nadie habla. Pedro, Simón, Mateo y Bartolomé, se miran entre sí.

Jesús se levanta y a través de la ventana lo ve salir de la casa, con el manto puesto y lo llama con voz fuerte:

–                       ¡Judas, espérame! ¡Debo decirte una cosa!

Y sale detrás de Judas, que sigue caminando pero más despacio. Lo alcanza cerca de la valla del jardín.

Jesús toma a Judas del antebrazo y lo lleva hacia un bosquecillo que tiene plantas llenas de flores.

Jesús dice:

–                       ¿A dónde vas Judas? Te ruego que te quedes aquí.

Judas responde:

–                       Tú qué sabes todo, ¿Para qué me lo preguntas? ¿Qué necesidad tienes de preguntar, Tú que lees en el corazón de los hombres? Sabes qué voy a ver a mis amigos. No me das permiso de ir con ellos… Ellos me buscan. Voy.

1pharisee

–                       ¡Tus amigos! ¡Tú ruina querrás decir! A ella vas. ¡A tus verdaderos asesinos, vas! ¡No vayas, Judas! ¡No vayas! Vas a cometer un crimen. Tú…

–                       ¡Ah, tienes miedo! ¡Finalmente lo tienes! ¡Finalmente sientes que eres humano! ¡Qué eres un hombre! ¡No más que eso!…  Porque solamente el hombre tiene miedo de la muerte. Dios no, porque sabe que no puede morir. Si te sintieses Dios, sabrías que no puedes morir y no deberías tener miedo.

1-muerte

Porque Tú, ahora que sientes próxima la muerte; la temes como cualquier mortal y buscas evitarla por todos los medios. Y en todas las cosas ves un peligro. ¿Dónde está tu antigua audacia? ¿Dónde tus protestas de estar contento? ¿De estar sediento por realizar el sacrificio?

¡No hay ni un eco de ellos en tu corazón! Creías que nunca llegaría esta hora y por eso te hacías el fuerte, el generoso, decías cosas pomposas. ¡No eres menos que los que tachas de hipócritas!

¡Nos deslumbraste y nos has desilusionado! ¡A nosotros que por Ti dejamos todas las cosas! ¡A nosotros que por tu causa seremos objeto de odio! ¡Tú eres la causa de nuestra ruina!

1judas-dem

–                       ¡Basta! ¡Ve! ¡Ve! No han pasado muchas horas desde que tú me dijiste: “Ayúdame a quedarme. ¡Defiéndeme!” Lo he hecho y ¿De qué ha servido? Dime una sola cosa; pero antes de decírmela, reflexiona bien… ¿Realmente quieres ir con tus amigos? ¿Los prefieres a Mí? ¿Es ésta tu voluntad?

Judas lo mira desafiante:

–                       Sí. Lo es. No tengo necesidad de reflexionar, porque desde hace tiempo no tengo más que ésta voluntad.

–                       Entonces vete. Dios no hace fuerza a la voluntad el hombre.

Jesús le vuelve la espalda y regresa despacio hacia la casa.

Siente la mirada de Lázaro que lo ve desde la misma ventana, donde momentos antes El mirara salir a Judas. Y el pálido rostro de Jesús, se esfuerza por sonreír al amigo fiel…

1jtristeza

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA