189.- EL TESTAMENTO DE JESUS


1_Mary_Magdalene_at_the_Feet_of_Jesus_-_James_Tissot

Jesús regresa.

Pedro, Simón, Mateo y Bartolomé están hablando con Maximino, mientras que Martha y María, dirigen el trabajo de los siervos que vuelven a poner en orden la sala blanca, recogiendo todo lo que sirvió para el banquete.

Lázaro, que había ido a la entrada para esperarlo, pasa su mano por la cintura de Jesús y lo lleva hasta un amplio diván, que hay cerca de la ventana, para que se siente.

Pero Jesús sigue de pie, esforzándose en poner atención a lo que Lázaro le dice…

Pero es muy claro que su pensamiento está en otra parte y que su corazón está muy afligido. Y cuando cae en la cuenta de que lo están observando, trata de sonreír. Inclina pensativo su cabeza y coloca el rollo que Lázaro le diera, sobre una alta mesa de ébano con engastes de marfil, mientras…

Jesús dice:

–            Lázaro, ven conmigo afuera. Tengo algo que decirte…

Lázaro contesta:

–                       Voy Señor.

Sigue a Jesús hasta el jardín en el cual, los últimos rayos del día se mezclan con los clarísimos de la luna.

1atardecer

El plácido atardecer de Abril, hace lucir esplendoroso el jardín que está en flor. Así como también el huerto desde donde llega el perfume agridulce de los árboles frutales, que se mezcla con el aroma de las rosas, los nardos, los jazmines y el resto del bálsamo con el que Magdalena ungió a Jesús, cuyos cabellos se ven un poco más oscuros.

Avanzan más allá del jardín y llegan hasta donde está el sepulcro donde fue enterrado Lázaro y Jesús se detiene ante el rosal que rodea el letrero sobre el que está esculpido: ¡Lázaro, sal fuera!

La casa ya no se ve. Está oculta entre los árboles. Hay un silencio denso.

Con un dejo de sonrisa en su rostro enflaquecido y más pálido de lo usual…

Jesús dice:

–            Lázaro, amigo mío, ¿Sabes Quién Soy Yo?

Lázaro responde:

–                       Mi amado Jesús. El Mesías. El Prometido. El Esperado. ¿Por qué me lo preguntas? ¿Dudas de mi Fe?

–                       No, Lázaro. Es que quiero confiarte algo. Nadie fuera de mi Madre y de uno de mis discípulos, lo sabe. Mi Madre, porque no ignora nada. Mi discípulo, porque es partícipe…  Lo he dicho a los demás, pero su amor no los deja comprender… Quiero depositar en ti, mi última voluntad.

–                       ¡oh, Jesús! Esto lo hace quién está próximo a morir…  Yo lo hice cuando comprendí que no vendrías y que yo tenía que morir.

–                       Lo mismo digo Yo.

Lázaro lanza un fuerte gemido:

–                       ¡Noooh!

–                       No grites. Que nadie nos oiga. ¿Sabes lo que está pasando en este momento?…  Un cierto tipo con otros iguales a él, están contratando el precio con el que comprarán o venderán al Cordero. ¿Sabes cómo se llama el Cordero? Jesús de Nazareth.

1cordero y pastor

–                       ¡Nooh! Es verdad que tienes enemigos, pero nadie puede venderte. ¿Quién?… ¿Quién es?

–                       Uno de los míos. Uno que piensa ser uno de los que engañé y que cansado de esperar ha querido librarse de quién para él, sólo representa un peligro personal.

Piensa que puede recuperar una antigua estima, ante los grandes del Mundo y de Israel.

Sin embargo tanto el mundo de los buenos como el de los malos, lo despreciará. Se ha cansado de Mí. Se ha cansado de esperar la grandeza humana que primero buscó en el Templo. Que pensó luego en conseguir con el Rey de Israel, por todos los medios. Y por último la buscó nuevamente en el Templo y con los romanos…

1Carl_Theodor_von_Piloty_Caesars_Death

Pero así como Roma sabe premiar a sus fieles servidores, también sabe aplastar a los denunciantes cobardes. El Traidor está cansado de Mí. Cansado de la espera, de la carga que significa ser bueno.

Para quién es malo ser o fingir ser bueno, es un peso intolerable. Se puede soportar por un tiempo. Después… no se lo tolera. Y se libran de él, para sentirse libres… O así lo creen los malvados. También él lo cree. Pero no es libertad. El ser de Dios es libertad. Estar contra Dios es la peor de las esclavitudes…

–                       ¿Quién es, Maestro? ¡Dímelo!

–                       No sirve de nada.

–                       ¡Ah!… ¡No puede ser sino él!… Ese que siempre ha sido una mancha en tu grupo. El que hace poco ofendió a mi hermana. ¡Es Judas de Keriot!

–                       No. Es Satanás… Dios se hizo hombre en Mí: Jesús. Satanás ha tomado carne en él, en Judas de Keriot… 

1lucifer

Un día… hace mucho tiempo, en este jardín, consolé unas lágrimas y excusé a un alma, sumida en el fango. Dije que la posesión es el contagio de Satanás, que inocula su veneno en el ser y lo desnaturaliza. Dije que es la unión de un espíritu con Satanás y el instinto animal. Pero la posesión es poca cosa, con respecto a la encarnación.

Mis santos me llegarán a poseer y Yo a ellos; pero sólo en Jesucristo está Dios como está en el Cielo; porque Yo Soy el Dios hecho Carne. Una sola cosa es la Encarnación Divina.

De igual modo, en uno solo estará Satanás: Lucifer, así como está en su Reino; porque sólo en el Asesino del Hijo de Dios, Satanás se ha encarnado.

1-666

En estos momentos Judas de Keriot está en el Sanedrín y está empeñado en que me maten. Pero es él: Satanás…  Lázaro, fiel amigo, escucha. Te voy a pedir algunos favores…

–                       ¡Oh, Señor mío! ¡Mi alegría es pensar en Ti!… ¡Oh! ¿Por qué me mandaste llamar de la muerte, para que viviese esta hora?  El horror de la muerte. Toda la angustia de mi alma tentada por Satanás, en el momento en que iba a presentarme ante el Juez Eterno, ya lo había vencido…

¡Fue una oscuridad!… ¿Qué te pasa Jesús? ¿Por qué te estremeces y palideces más de lo que estabas antes?… ¡Oh, Maestro! Parece como si la sangre y la vida se te fueran acabando.

–                       En realidad me siento como uno que muere con las venas abiertas. Toda Jerusalén me extrae la vida y la sangre por medio de mis enemigos, entre los poderosos de Israel.

Quieren apagar la Voz que durante tres años los ha fustigado, pero sin dejarlos de amar. Porque cada palabra mía era una sacudida para que sus almas despertasen…

Pero no quisieron hacer caso a su alma, porque la han amarrado con la triple sensualidad… Ya están listos para ensañarse contra el Inocente y pedir su Muerte… Lázaro, tú que estuviste muerto y fuiste resucitado, dime… ¿Qué cosa es morir? ¿Qué sentiste? ¿De qué te acuerdas?

1resurreccion-de-lazaro

–                       ¿Morir?… No recuerdo exactamente que fue. Después de los grandes sufrimientos, sentí una gran languidez. Fue como dejar de sufrir y sentir solo un profundo sueño. Todo se fue alejando… Dicen mis hermanas y Maximino, que veían que sufría muchísimo. Pero yo no me acuerdo.

–                       Entiendo. La compasión del Padre amortigua en los agonizantes su capacidad de comprender; de modo que sufran solo en el cuerpo, que debe purificarse en este pre purgatorio que es la agonía. Pero Yo… ¿Y qué recuerdas de la muerte?

–                       Nada, Maestro. Tengo un vacío en el espíritu. Un hueco en la mente. El misterio se revela poco a poco, a quién entra en él.

1muerte2

–                       Pero Yo Lázaro, sé lo que voy a sufrir. Sé que sufriré con pleno conocimiento. No habrá bebidas, ni languidez, que suavicen mi agonía, para que sea menos atroz. Me sentiré morir. Ya lo estoy sintiendo. Ya estoy muriendo, Lázaro…  Como un enfermo que no tiene remedio, he estado muriendo en estos treinta y tres años, conforme se ha ido acercando la Hora.

Al principio era el morir de saber que había nacido para ser el Redentor. Después, el de quien se ve combatido, acusado, befado, perseguido, obstaculizado… ¡Qué cansancio!… Luego, el de morir por tener a mi lado siempre más cerca hasta tenerlo asido a Mí, como un pulpo sujeta a un náufrago: al Traidor.

1pulpo2

¡Qué náusea!… Ahora muero con la angustia de tener que decir ‘adiós’ a los amigos más queridos y a mi Madre…

–                       ¡Oh, Maestro! ¿Estás llorando? Tienes las manos frías, como un cadáver y… ¡Sufres! Sufres demasiado…

–                       Soy el Hombre, Lázaro. No solo Dios. Del hombre poseo su sensibilidad y sus afectos. Mi alma se angustia al pensar en mi Madre…  Y esta tortura se ha hecho monstruosa al tener que soportar de cerca al Traidor y el Odio satánico de todo un mundo….

La sordera de aquellos que si no odian, tampoco aman valientemente; porque para hacerlo así es necesario ser como el amado quiere y enseña… Muchos me aman, pero siguen siendo ellos y no cambia su modo de ser, por mi Amor. ¿Sabes quién entre mis íntimos ha sabido transformarse para llegar a ser mi posesión como Yo anhelo?

1maria_magdalena

Sólo tú hermana María. Partió desde una animalidad completa y pervertida, hasta llegar a ser de una espiritualidad angelical. Y esto, por la única fuerza que es el Amor.

1sta.ma-magdalena

–                       Tú la redimiste.

–                       A todos he redimido con mi Palabra. Pero sólo ella se ha transformado totalmente, a causa de su gran amor. Te decía antes que mi sufrimiento es monstruoso y mis fuerzas se van doblando… Será menos pesada la Cruz, que esta tortura de mi espíritu y de mi corazón…

Lázaro exclama en un grito angustioso:

–                       ¿La cruz? ¡Noooh! ¡Oh, no! ¡Es demasiado atroz! ¡Demasiado infamante! ¡Nooo!

Lázaro suelta las manos de Jesús y se dobla sobre el asiento de piedra. Se cubre la cara con las manos y llora sin consuelo.

Jesús se le acerca. Le pone la mano sobre la espalda que se sacude por los sollozos…

Y Jesús dice:

–                       Yo que tengo que morir, ¿Debo consolarte a ti que seguirás viviendo?…  Amigo, tengo necesidad de fuerzas y de ayuda. Te lo pido. Nadie fuera de ti, me puede hacer ese favor. Es mejor que los otros no lo sepan… Porque si lo supiesen, correría sangre y no quiero que los corderos se conviertan en lobos, ni siquiera por amor al Inocente…

1-DOLOROSA

Mi Madre ya está muy angustiada. También es una agonizante que está casi sin fuerzas. Hace treinta y tres años que también está muriendo y ahora es toda una llaga, como si hubiera sido víctima de un atroz suplicio.

Te juro que han combatido entre sí mi mente y mi corazón, mi amor y mi razón, para decidir si era justo alejarla. Hacer que volviese a su casa, donde siempre recuerda al Amor que la hizo Madre. Donde percibe el sabor de su Beso de Fuego. Donde se extasía con ese recuerdo…

1-ESPOSA DEL ESPIRITU SANTO

En Galilea, la noticia de mi muerte llegará casi al mismo tiempo en que podría decirle: ‘¡Madre, Soy el Vencedor!’ Pero no puedo… no puedo hacerlo. El pobre Jesús cargado con todos los pecados del Mundo, tiene necesidad  de un consuelo y Ella me lo dará.

El Mundo aún más pobre, tiene necesidad de dos víctimas; porque el hombre pecó junto con la mujer y la Mujer debe redimir, como el Hombre redime. Pero mientras no suene la Hora, a mi Madre le doy sonrisas.

Ella tiembla, lo sé. Siente que se acerca la tortura. Lo sé. Por natural asco y por santo temor, la rechaza. Así como Yo rechazo la muerte, porque soy un ser que ‘vive’ pero que debe morir. ¡Qué terrible sería si supiese que será dentro de cinco días!…

1la-dolorosa

No llegaría viva a esa hora. Y Yo quiero que esté viva. Para sacar de sus labios fuerzas, así como de su seno saqué la vida. Dios la quiere en mi Calvario, para mezclar su llanto virginal, con el Vino de la Sangre Divina y celebrar la Primera Misa; cuando mi muerte sea aplicada para siempre al género humano viviente o purgante.

No llores, Lázaro. Ella es fuerte. No llora. Ha llorado desde que se convirtió en Madre. Ahora no llora más… ¿Has visto su rostro en los últimos días? Ha enclavado una sonrisa para consolarme. Te ruego que imites a mi Madre. No puede guardar Yo solo, el secreto. Miré a mi alrededor en busca de un amigo sincero y leal y me dije: ‘Se lo descubriré a Lázaro…’

Después… después de mi muerte lo dirás. Dirás esta conversación, para que se sepa que Jesús marchó consciente a la muerte y al tormento que sabía que le esperaba. Junto con el de no haber ignorado nada, ni de las personas, ni de su destino. Para que se sepa que mientras aún podía salvarse, no lo quiso. Porque su amor infinito por los hombres ardía en consumar el sacrificio por ellos.

1lázaro

–                       ¡Oh, Maestro, sálvate! ¡Te puedo ayudar a que huyas esta misma noche! ¡Una vez huiste a Egipto! Huye también ahora. Vámonos con tu Madre y mis hermanas. Sabes que nada de mis riquezas me atrae. Mi riqueza Eres Tú. Partamos lejos de aquí…

–                       Lázaro, en aquella ocasión huí, porque no había llegado mi Hora. Ahora ya está a la puerta. Me quedo.

–                       Entonces voy contigo. No te abandonaré.

–                       No. Tú te quedarás aquí. Aquí comerás el cordero pascual, como de costumbre. Sin embargo deja que vengan conmigo tus hermanas…

1_Jesus_at_the_home_of_Martha_and_Mary_

Para que estén con mi Madre. Porque las llamas del Odio saldrán del Abismo, para morder su Corazón Inmaculado.

1-inmaculadocorazondemaria

Mi Madre será un ser agonizante, doblegado sobre mi mortaja. No basta Juan. Él ama, pero todavía no es perfecto. Lo será al hacerse hombre adulto, en medio de la angustia de los días que están por venir. Pero mi madre tiene necesidad de mujeres, para sus horribles heridas. ¿Las dejas ir?

–                       Todo te lo he dado con alegría. ¡Sólo me dolía que te conformaras con tan poco!

–                       ¿Lo ves? He hallado aquí en Bethania tanto consuelo para todas mis amarguras de Hombre. Y antes de subir al patíbulo te doy las gracias; amigo fiel y cariñoso. Amigo gentil, diligente, reservado, docto discreto y generoso. Te agradezco todo. Mi Padre te pagará después…

1-materdolorosa

–                       Todo lo he tenido al amarme Tú y con haber redimido a María.

–                       ¡Oh, no! ¡Tendrás mucho más! Escúchame. Necesito pedirte algo más. Te quedarás aquí a esperar…

–                       ¿Por qué María y Martha estarán contigo y yo no?

–                       Porque no quiero que te vayas a corromper, como serán corrompidos todos los del sexo masculino. En los días siguientes, Jerusalén se corromperá como el aire que envuelve una carroña y que golpea al viajero, aún sin haberle visto.

Sus miasmas volverán locos aún a los menos crueles y a mis mismos discípulos. Huirán. Y en medio de su terror, ¿A dónde irán?… Vendrán a tu casa, Lázaro. ¡Cuántas veces en estos tres años han venido en busca de pan, de hospedaje, de defensa, de descanso y del Maestro!

Volverán. Cual ovejas desbandadas por el lobo que ha matado al pastor, correrán al redil. Júntalas. Dales valor… Diles que los perdoné. Confío mi Perdón en tus manos. Se sentirán angustiados por haber huido. Les dirás que no caigan en un segundo pecado mayor, que es el de perder la esperanza de mi perdón.

                        1jperdon

–                       ¿Huirán todos?

–                       Todos, menos Juan.

–                       Maestro. No vas a pedirme que acoja a Judas, ¿Verdad? Haz que muera en medio de tormentos, pero no me pidas eso. Muchas veces se estremeció mi mano al sentir la espada, deseosa de acabar con el oprobio de la familia… Y nunca lo hice, porque no soy un hombre sanguinario. Tan solo sentí la tentación. Pero te juro que si vuelvo a ver a Judas, lo degüello como a un macho cabrío…

–                       No lo volverás a ver. Te lo prometo.

–                       ¿Huirá? No importa. Quisiera buscarlo y matarlo.

–                       No debes desearlo. Además, dónde él estará, tú no podrás ir.

–                       ¿Lo esconderá el Sanedrín? ¿Con el Santo de los santos? allí lo alcanzaré y lo mataré.

–                       Estará con Satanás. Y tú nunca estarás con Satanás. Pero aparta de ti, al punto, este pensamiento homicida. De otro modo, te abandono…

–                       ¡Oh!…

–                       ¡Oh, sí!…

–                       Sí. Está bien… Lo hago, por Ti, Maestro. ¡Oh, Maestro!

1ovejas

–                       Dices bien. Maestro. Acogerás a mis discípulos. Los consolarás. Los encaminarás hacia la paz. Yo Soy la   Paz. Y los ayudarás… Bethania será siempre Bethania. Hasta que el Odio no indague en este hogar de amor, esperando dispersar sus llamas. Y al contrario las esparcirán por el mundo, para encenderlo todo. Te bendigo, Lázaro. Por todo lo que has hecho y por lo que harás…

–                       No he hecho nada. Me sacaste de la muerte y no me has permitido que te defienda. ¿Qué he hecho entonces?

1-raising-of-lazarus

Me diste tus casas. Estaba escrito que Yo fuese tu Huésped. Pero no me podrás defender de la muerte. Al principio de esta conversación te pregunté: ¿Sabes Quién Soy? Ahora respondo: Soy el Redentor.

Y el Redentor debe consumar el Sacrificio hasta lo último. Por otra parte, cree que quién subirá a la Cruz y será expuesto a las miradas y burlas del mundo, no será un ser vivo; sino un muerto.

Ya estoy muerto. Más por el Amor y antes que por el tormento. Todavía algo más: mañana temprano iré a Jerusalén. A tu oído llegará que Sión ha aclamado como un Vencedor a su Rey, que entrará montado sobre un asno. No te vayas a hacer ilusiones por este triunfo y no vayas a juzgar a  la Sabiduría que te está hablando, que no lo fue en esta tranquila noche.

1meteoro

Más veloz que la luz de un meteoro, se disipará el entusiasmo del pueblo y dentro de cinco noches a esta misma hora, empezará la tortura con un beso mentiroso, que hará que las bocas que mañana gritarán hosannas; se transformen en un coro de crueles blasfemias y feroces gritos, pidiendo condenación.

¡Finalmente, ciudad de Sión, Pueblo de Israel, Humanidad Culpable; tendrás al Cordero Pascual! Lo tendrás en esta Fiesta. Es la Víctima preparada desde hace siglos. El Amor la engendró en un seno sin mancha. El Amor la consuma.

1_l'Agneau_mystique

Aquí está la Víctima consciente de ser lo que Es. Yo Soy el Cordero que consciente dice ‘Adiós’ a la vida, a la Madre, a los amigos. Que va al Sacrificador y le dice: ‘Heme aquí’

Yo Soy el Alimento del hombre. Satanás ha suscitado un hambre insaciable y solo un alimento puede calmarla…

1-que quita los pecados del mundo

     ¡Celebra tu Pascua! ¡Oh, Linaje Humano! Atraviesa el Mar Rojo de las llamas satánicas, teñido con mi Sangre. ¡Oh, Raza Humana preservada del Fuego Infernal! Puedes pasar. Los Cielos ya entreabren las Puertas Eternas.

¡Mirad, almas de los muertos! ¡Mirad, Ángeles del Infierno! Mira, ¡Oh Padre! ¡Mira! ¡Oh, Paráclito! La Víctima sonríe. No llora más. Todo está dicho.

Adiós, amigo. No te veré más, antes de mi muerte. Démonos el beso de despedida. Y no dudes. Te dirán: ¡Era un loco! ¡Era un Demonio! ¡Era un Mentiroso! ¡Ha muerto el que se decía ser la ‘Vida’!

1el_cordero_de_dios

A ellos y sobre todo a ti, respóndete: ‘Era y es la Verdad y la Vida. Es el Vencedor de la Muerte. Lo sé. No puede ser el eterno muerto. Lo espero.’

A los tres días regresaré. Cree esto, Lázaro. Obedece a mi deseo. Oye como canta el ruiseñor, después de que se calló al oír tu llanto.

1RUISEO~3

Haz tú también así. Después de que hayas llorado por mi muerte; que tu alma cante el himno seguro de tu Fe. Sé bendito por el Padre, por el Hijo y por el Espíritu Santo.

1jose_de_ribera_trinidad-detail

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: