29.- TESTIMONIO APOSTÓLICO


EmbletonRHittiteLL

Judas Tadeo hijo de Alfeo y Simón Zelote fueron los apóstoles de Cristo que llevaron su Doctrina a Egipto, Libia, Siria, la región del Tigris, Eúfrates, Edesa y Babilonia llegando hasta los confines de Persia.

Acompañaban su predicación con muchos milagros y hubo muchísimas conversiones. También entre la nobleza y el mismo rey Acab de Babilonia, con toda su familia.

Dos poderosos hechiceros se adelantaron a la ciudad de Sammir, (Persia) en la que vivían setenta sacerdotes de sus templos paganos y predispusieron a sus habitantes contra los apóstoles, incitándoles a que cuando llegaran a predicarles la nueva religión, los mataran si se negaban a ofrecer sacrificios en honor de los dioses.

En el año 72 d.C. después de evangelizar toda la provincia, Simón y Judas se presentaron en Sammir y en cuanto llegaron, fueron apresados y los llevaron a un templo dedicado al Sol.

zigurat2-con-carteles

Pero en cuanto los prisioneros penetraron en el recinto, los demonios hablaron a través de sus nigromantes y empezaron a gritar:

–           ¿A qué venís aquí, apóstoles del Dios Vivo? Entre vosotros y nosotros no hay nada en común. Desde que llegasteis a Sammir nos sentimos abrasados por un fuego insoportable.

Enseguida se apareció a los apóstoles un ángel del Señor y les dijo:

–           Elegid entre estas dos cosas la que queráis: Que toda esta gente muera ahora mismo o vuestro propio martirio.

Los apóstoles respondieron:

–           La elección ya está hecha. Pedimos a Dios Omnipotente una doble merced: que conceda a esta ciudad la gracia de su conversión y a nosotros la corona del martirio.

elijah-angel

A continuación, Simón y Judas rogaron a la multitud que guardara silencio y cuando todos estuvieron callados, hablaron ellos y dijeron:

–           Vamos a demostrarles que lo que ustedes adoran no son dioses.

Y Tadeo habló con autoridad:

–           A vosotros espíritus de Satanás que estáis escondidos en estas imágenes, os ordeno en el Nombre de Jesús que salgáis inmediatamente y os manifestéis visiblemente ante quienes habéis engañado hasta hoy.

Y Simón remató:

–           Sois creaturas del Altísimo Creador del Universo. Obedeced en el Nombre de Jesús y destruid la estatua en la que hasta hoy habéis estado enmascarados.

dioses sumerios

Ante el asombro general, en aquel mismo instante de las dos estatuas salieron dos demonios espantosos, destrozaron las imágenes que les habían servido de escondite y escaparon dando voces y alaridos espeluznantes.

La gente, impresionada por lo que acababa de ver quedó muda de estupor.

Los sacerdotes paganos como energúmenos, se arrojaron sobre los apóstoles y los destrozaron con un hacha.

Simón fue muerto con golpes de mazo en la cabeza y a Judas lo decapitaron.

StsSimon-Jude

En el preciso instante en que Simón y Judas murieron, el cielo que hasta entonces había estado sereno y despejado, se cubrió de nubarrones y cayó una tormenta tan terrible, que derrumbó el templo y aplastó a los magos.

Al saber la noticia, el rey Acab fue y recogió los cadáveres y los llevó a Babilonia, donde les dio sepultura en una magnífica iglesia que mandó construir en su honor.

Babilonia

* * * * * * *

Después de Pentecostés, al igual que los demás apóstoles, Felipe y Bartolomé permanecieron un tiempo en Palestina. Luego, se fueron a predicar el Evangelio a Siria y siguieron adelante, hasta adentrarse en el Asia Menor.

Su predicación logró muchísimas conversiones, pues el Espíritu Santo obraba muchos prodigios maravillosos, pero también tuvieron que soportar muchísimas pruebas…

A Felipe los paganos quisieron obligarlo a hacer un sacrificio a Marte.

Como en aquel tiempo los dragones todavía no se extinguían; había uno que estaba colocado bajo el pedestal de su estatua y mató con su aliento al sacerdote y a dos soldados.

dragon

Pero Felipe hizo huir al dragón y resucitó a los tres muertos. Esto hizo que aumentara la fama de los apóstoles y su evangelización triunfaba con muchas conversiones.

Durante su paso por Lidia y Misia sufrieron muchas tribulaciones. Fueron encarcelados, azotados y apedreados, pero a pesar de toda esta persecución, la gracia de Dios los sostenía y los protegió milagrosamente, para que continuaran con su misión, hasta las tierras de Frigia.

En Hierápolis, se encontraron con un hombre que estaba ciego desde hacía cuarenta años y se llamaba Eustaquio. Los apóstoles anunciaron el Evangelio y le devolvieron la vista, con el Poder del Espíritu Santo. Luego lo bautizaron y se quedaron en su casa.

La noticia de que Eustaquio había recuperado la vista, se extendió rápidamente por todos lados y una gran multitud se reunió para ver al curado.

Felipe y Bernabé les anunciaron el Evangelio y una gran cantidad de enfermos, fueron sanados. Expulsaron demonios y hubo muchos milagros, con un gran despliegue de Poder del Espíritu Santo. Todo esto hizo que muchos creyeran en Cristo y pidieran ser bautizados.

En la ciudad, había un templo muy famoso, donde era adorada una serpiente gigantesca. La alimentaban y le ofrecían innumerables y variados sacrificios. Con el poder de la Oración, los apóstoles la vencieron y la mataron.

Medusa_by_GENZOMAN

El gobernador del lugar se llamaba Nicanor y su esposa fue mordida por una cobra. Estaba agonizando y le dijeron que los extranjeros que se alojaban en la casa de Eustaquio sanaban toda clase de males con tan solo decir una palabra.

En ausencia del marido, ella se hizo llevar por los esclavos hasta donde estaban Felipe y Bernabé y fue sanada.

Cuando el gobernador regresó, fue informado de que su mujer se había vuelto cristiana.

Nicanor se encolerizó mucho y ordenó que arrestaran a los apóstoles y que quemaran la casa de Eustaquio. Cuando las órdenes fueron cumplidas, Nicanor se sentó en el Tribunal del Foro, a presidir el juicio de los evangelizadores.

También se presentaron los sacerdotes del templo de la serpiente muerta y los acusaron.

Expusieron sus quejas ante Nicanor, diciendo:

–           ¡Oh, noble Nicanor! ¡Castiga la ignominia que le han hecho a nuestros dioses! Porque desde que estos extranjeros se aparecieron en nuestra ciudad, los templos han sido olvidados y la gente ya no acude a ofrecer sus sacrificios acostumbrados.

Nuestra gran diosa, la serpiente, ha muerto y la ciudad entera se está llenando de iniquidad, pues con sus encantamientos, ellos están corrompiendo a tus súbditos.  Por eso… ¡Da muerte a estos hechiceros!

gutians_sumer_ziggurat1a

Nicanor, ni siquiera dio la oportunidad de que los apóstoles se defendieran y accediendo a las demandas para vengar el sacro agravio, los condenó a la Crucifixión.

El gobernador ordenó que los prisioneros fueran desnudados.

El primero fue Felipe. Le perforaron orificios entre los huesos del tobillo, por donde hicieron pasar cuerdas y lo crucificaron en una cruz con la cabeza hacia abajo, delante del portal de templo de la serpiente. Y llenándolo de insultos, también le arrojaron piedras.

Después crucificaron a Bartolomé y lo pusieron en la pared del templo. Pero repentinamente un gran terremoto sacudió la tierra; ésta se abrió y se tragó al gobernador, a los sacerdotes acusadores y a una gran cantidad de espectadores incrédulos.

Todos los sobrevivientes, tanto cristianos como paganos quedaron aterrorizados y lamentándose, rogaron a los apóstoles que se apiadaran de ellos y les ayudaran a aplacar la irritación del Dios Altísimo del Universo, para que no los aniquilara también a ellos.

Suspendido desde lo alto de la muralla del templo, Felipe oró por sus enemigos, implorando el perdón para ellos y la gracia de la conversión para que obtuvieran la salvación, al conocer y amar a Dios y a la Doctrina Cristiana.

el_martirio_de_san_felipe_1639_jos25c325a9_de_ribera

El Señor accedió a su petición e inmediatamente hizo que la tierra devolviera con vida a las víctimas que se había tragado, con excepción del gobernador y los sacerdotes paganos, del templo de la serpiente.

Y velozmente se pusieron a quitar de la cruz a los apóstoles.

A Bartolomé lo arrancaron pronto, porque no estaba muy arriba del suelo.

Pero a Felipe, como lo habían suspendido muy arriba, no pudieron sustraerlo. Con estos tormentos, fue la Voluntad de Dios la que determinó que su apóstol, pasara de la Tierra al Cielo y muriera en la cruz, como su amado Maestro.

En el lugar donde se derramó su sangre, creció en tres días una vid muy exuberante y hermosa…

parras

 Luego le hicieron un funeral con  grandes honores, al cuerpo del apóstol sacrificado. Fue enterrado junto a sus hijas en Hierápolis.

Bartolomé en cambio, fue sanado milagrosamente de todas sus heridas y todos glorificaron en voz alta el poder de Cristo y expresaron su deseo de ser bautizados. Bartolomé los catequizó y después de bautizarlos, ordenó como obispo a Eustaquio para que se quedara a cargo de la naciente iglesia que había sido consagrada y se reuniría alrededor del sepulcro de Felipe.

Continuando con su misión Bartolomé llegó hasta la India, proclamando el Evangelio y estableciendo iglesias. Trabajó varios años pasando por ciudades y aldeas, haciendo muchos milagros y predicando a Cristo.

800px-Voskreshenie_docheri_Iaira_(1871)_by_Vasiliy_Polenov

Tradujo a la lengua local el Evangelio de Mateo y también les dejó por escrito, un Evangelio en lengua hebrea, el cual sería llevado a Alejandría un siglo más tarde, por el filósofo cristiano Panteno.

De la India se fue a Armenia. Y aquí los demonios que moraban en los ídolos, se callaron. Lamentándose con sus últimas palabras, de que Bartolomé los estaba atormentando y que pronto los expulsaría.

Los innumerables prodigios hechos en este renglón, provocó que muchos dejaran a sus dioses y se convirtieran en cristianos.

gorgona_by_baldri

Polimio el rey de esta tierra, tenía una hija que estaba poseída por el demonio, quién  exclamaba por labios de ella:

–           Bartolomé. ¿También nos arrojarás de este lugar? –y se lamentaba dando alaridos.

El rey al oír esto, ordenó buscar inmediatamente a Bartolomé.

Y cuando éste llegó junto a la joven, el demonio huyó al instante dejando libre y sanada a la princesa.

El rey, deseando mostrar su gratitud al apóstol le llevó camellos cargados con oro, plata, perlas y distintas piedras preciosas.

El apóstol las rechazó con humildad, diciendo:

–           Yo no busco estas cosas, sino más bien el alma de los hombres que son más valiosas que todos los tesoros de la tierra. Si las consigo y las llevo a las mansiones del Cielo, seré un gran mercader a los ojos del Señor.

El rey Polimio, impactado por estas palabras creyó en Cristo y en el mensaje del Evangelio que Bartolomé les enseñó. Se convirtió el rey, junto con la reina y toda la familia real, además de una gran cantidad de nobles y de ciudadanos del reino.

reyes persas

Todos fueron bautizados y Bernabé recibió total libertad para predicar en todas partes. Más de diez ciudades siguieron el ejemplo de su rey, que renunció al trono y se hizo discípulo del apóstol.

Sin embargo los sacerdotes de los templos paganos se encolerizaron muchísimo contra Bartolomé. Se lamentaban profundamente por la destrucción de sus dioses y el abandono de sus templos, que eran el sustento de su poder y su riqueza. Celebraron una asamblea y acordaron quejarse ante el nuevo monarca.

Un hermano de Polimio llamado Astiages lo sucedió en el trono. Poco tiempo después de que éste iniciara su reinado, se presentaron ante él para quejarse por los daños inferidos a los dioses con la profanación del templo real y la destrucción de las efigies sagradas.

Y acusaron al apóstol de todos los estragos ocasionados por los encantamientos realizados con sus artes mágicas, que habían corrompido a Polimio. Lo convencieron para que infligiera venganza sobre el sacrílego, por todos estos ultrajes hechos a sus deidades.

astiages

Astiages escuchó la denuncia y dejándose llevar por la cólera, ordenó que arrestaran al apóstol y lo trajeran a su presencia.

Cuando Bartolomé fue capturado y llevado ante él, el rey Astiages le dijo:

–           ¡Así que tú eres el hombre que pervirtió a mi hermano!

Bartolomé contestó:

–           Yo solo le enseñé a conocer al Dios Vivo y Verdadero.

El rey replicó:

–           Pues yo voy a hacer contigo lo que tú hiciste con él. Así como tú obligaste a Polimio a renegar de nuestros dioses, para creer en el tuyo. Yo te obligaré a ti a renegar de tu Dios, para que adores al mío.

–           Yo lo que hice fue demostrar que lo que tu hermano adoraba, ni siquiera son dioses. Son ángeles caídos. Creaturas rebeldes del Único Creador.

angel caido

Los mostré apresados públicamente,  para que no sigan engañando y les exigí que destruyeran las efigies  de tus ídolos falsos. Prueba tú a hacer lo mismo. Si consigues maniatar a mi Dios, te prometo que adoraré al tuyo. Pero si no lo consigues, porque no tienen tanto poder, continuaré destruyendo tus falsas divinidades. Y si tú fueses razonable, adorarías a mi Señor, igual que lo hace tu hermano.

Estaban en esto, cuando le dijeron al rey que la imagen de Baldach, otro de sus ídolos acababa de rodar por el suelo, rompiéndose en minúsculos pedazos.

El rey al oír esta noticia, rasgó su manto púrpura y ordenó que azotaran a Bartolomé y lo hizo crucificar cabeza abajo, hasta que renunciase a su Dios o muriese.

Pero el apóstol sufrió con paciencia la paliza y no dejó de proclamar la Palabra de Dios desde la cruz. Exhortó a los cristianos a que fueran firmes en su Fe y a los incrédulos a que conocieran la Verdad guiándose por la Luz de Cristo.

Desde su patíbulo, parecía que estaba en el más cómodo de los púlpitos. Bartolomé predicaba el Evangelio lleno de amor y de alegría, indiferente a todo lo que le sucedía.

El rey rehusaba escucharlo y miraba pasmado la increíble resistencia del mártir.

Hasta que Astiages no pudo soportarlo más y ordenó que desollaran vivo al apóstol.

24-San_Bartolome_apostol

Sin embargo, ni aún así Bartolomé se quedó callado y se puso a alabar y glorificar a Dios, mientras le aplicaban el bárbaro tormento.

Al ver esto, exasperado hasta el límite de su capacidad, finalmente el rey ordenó cercenar la cabeza del sentenciado y la separaron de su cuerpo, junto con su piel.

Sólo entonces sus labios enmudecieron… Cuando fue decapitado y su espíritu voló hacia el Cielo.

Así concluyó la vida terrenal de Bartolomé.

Después los cristianos bajaron su cuerpo de la cruz y junto con la cabeza y su piel; lo colocaron en un ataúd y lo enterraron en la ciudad de Albano, (Bakú) en Armenia. Con sus reliquias seguían operándose muchos milagros, siguieron las conversiones y se fortaleció la Iglesia Cristiana.

                                         * * * * * * *

Después de Pentecostés, cuando los apóstoles se dispersaron a diferentes regiones, Andrés se fue a Siria; luego continuó su camino hacia Capadocia, Galacia y Bitinia. Por donde iba pasando, predicaba el Evangelio. Hizo muchísimos milagros y la Presencia del Espíritu Santo en él era tan poderosa, que hubo innumerables conversiones.

Pero así como era portentosa su predicación del Evangelio, sufrió muchas persecuciones.

san-andres

En Amiso, ciudad situada al oriente del Mar Negro y a setenta y seis millas de Sinope ciudad del Ponto, lo acogió un judío en su casa.

En Sinope había sido apresado Matías; fue a verlo y ante su presencia, se le soltaron los grilletes a su compañero y se abrió el portón de la prisión. De esta manera lo liberó y Matías se fue a predicar al territorio de los caníbales.

Por su parte, Andrés se quedó en la ciudad predicando el Evangelio, expulsando demonios y haciendo milagros.

A los sacerdotes de los templos de Afrodita y Artemisa, no les hizo ninguna gracia que de manera prodigiosa, también fueran destruidas sus estatuas. Esto, aunado a la violación de su cárcel; los hizo enojar tanto que también a él lo apresaron, lo torturaron, le rompieron los dientes, le cortaron los dedos y creyendo que estaba muerto, lo llevaron fuera de la ciudad y lo lanzaron en un paraje lleno de estiércol.

Jesús lo restauró.

Y Andrés regresó a la ciudad y al mismo lugar totalmente sano, para seguir predicando lleno de gozo y alegría. Sus adversarios al verlo, se quedaron pasmados. Pero al escucharlo creyeron, le pidieron perdón y se convirtieron.

En Bizancio resucitó al hijo único de una mujer que había sido asesinado por sus enemigos.

resucitando muertos

Duró dos años en Nicea. Recorrió la región de los antropófagos, las tierras de Scytia, (Actual Moldavia, Ucrania, Hungría y el este de Rusia) Macedonia, Peloponeso y Acaya.

Fundó iglesias, ordenó sacerdotes y consagró como Obispo de Patras a Herodión, uno de los setenta y dos discípulos que menciona el Evangelio.

Predicó en la región de los antropófagos y fue a las tierras de Scytia. (Actual Moldavia, Ucrania, Hungría y el este de Rusia). Con la evangelización de Andrés, todos los templos paganos fueron quedando desiertos.

Poco antes de la Asunción de María Santísima, los ángeles lo llevaron a Jerusalén y la Virgen le anunció la clase de muerte que iba a tener. Desde este momento, su deseo más ardiente fue la Cruz.

El Procónsul de Acaya estaba en Roma, cuando su esposa Maximilia fue sanada de un cáncer en los ojos y se convirtió en cristiana.

mujer-persa

A su regreso, prefirió su lealtad a Roma y persiguió a los cristianos, tal como lo decretaba el Edicto de Nerón.

Cuando Andrés estuvo frente a Egeas, éste le dijo:

–           Así que tú eres ese Andrés, que destruye los templos de los dioses y seduce a los hombres con la religión que he recibido orden de extirpar.

Andrés le contestó:

–           El emperador no reconoce al Hijo de Dios, que bajó a la Tierra para traer la salvación. Esos ídolos no son dioses. Son demonios inmundos que quieren alejar a los hombres de Dios, para que Él no los escuche. Y así poder mantenerlos esclavizados, engañados y llenando sus almas de pecados; que es lo único que se llevarán al otro mundo.

–           Pues si no sacrificas a los dioses, morirás.

–           Tú eres el que debe alejarse de ellos. Tú que eres juez de hombres, reconoce al Juez que está en los Cielos y adórale.

Se inicia una larga discusión en la que el apóstol trata de atraerle a la salvación por la Cruz de Cristo.

Pero para el Procónsul, la cruz es el castigo infamante propio de los esclavos, la afrenta suprema entre los gentiles. Y se mofa de la muerte ignominiosa de Jesús.

viernes-santo

Andrés le dice:

–           Las almas perdidas deben ser rescatadas por el Misterio de la Cruz.

El romano nunca podrá esperar la salvación de un crucificado. Para él es una realidad absurda que no comprende. Y Egeas rechaza la invitación del apóstol y le ordena que sacrifique a los dioses, como lo ordena el edicto.

Andrés le respondió:

–           Si tú conocieras el Misterio de la Cruz, seguramente creerías en Él y también le adorarías.

Estas palabras provocaron la cólera del Procónsul:

–           Te sacrificaré a ti, para que se apacigüen los dioses que enfureciste. Serás colgado en una cruz, igual que al que tú glorificas.

Y Egeas ordenó que lo flagelaran. Lo sentenció a morir crucificado y  amarrado a una cruz. Para prolongar su agonía, aumentar sus sufrimientos y hacer su muerte más lenta y dolorosa.

En el lugar del suplicio, Andrés se quitó sus vestiduras y las dio a sus verdugos. Su rostro estaba radiante y su alma llena de júbilo, al ver su cruz tan ardientemente amada.

La saludó diciendo:

–           Hace mucho tiempo que he deseado y esperado este feliz momento. La cruz ha sido consagrada con el Cuerpo de Cristo…

Después de azotarlo bárbaramente, el apóstol fue amarrado a una Cruz ‘decussata’, (en forma de X) en ella estuvo dos días y en todo ese tiempo, no dejó de predicar, de exhortar, de aconsejar.

1130-SAN-ANDRES

Toda la ciudad se reunió a escucharlo. La gente se amotinó y quiso liberarle.

Pero Andrés los reprendió y les dijo que no se opusieran a su martirio.

Muchos fueron a la casa del Procónsul a decirle que bajara al apóstol.

Egeas los vio tan irritados, que temió un motín y fue al lugar del suplicio.

Andrés le dijo:

–           ¿A qué vienes? Si quieres obtener perdón y creer en Cristo, ya lo tienes. Pero si vienes a bajarme de la cruz, es demasiado tarde porque ya estoy viendo a mi Rey y lo estoy adorando.

Egeas dio una orden y muchos se acercaron para quitarlo.

Pero en cuanto lo tocaron se paralizaron y no pudieron desatarle.

De pronto, una luz brillante y celestial envolvió al apóstol. Estuvo como media hora.

Andrés se sumergió en la Oración en el Espíritu y…

Luego dijo en voz alta:

–           ¡Oh, mi Señor Jesucristo, recibe mi espíritu!…

Crucifixion_saint_andrew

Cuando desapareció la luz, Andrés ya había expirado.

Maximilia lo enterró y siguieron sucediendo muchos milagros por las oraciones que hacían en su tumba, pidiéndole su intercesión…

* * * * * * * *

            Después de la Asunción de la Virgen María y antes de la destrucción de Jerusalén, Juan fue a establecerse en Éfeso, junto con una comunidad de creyentes. En una ciudad cercana, una vez vio a un apuesto joven y lo llevó a presentar al obispo a quién él mismo había consagrado. Y le dijo:

–           En presencia de Cristo y ante esta congregación, dejo a este joven a tus cuidados.

El obispo lo hospedó en su casa, lo evangelizó, lo bautizó y lo confirmó. Pero después de un tiempo el muchacho frecuentó malas compañías y acabó convirtiéndose en un asaltante de caminos.

Después de algún tiempo, Juan volvió a la ciudad y le dijo al Obispo:

–           Devuélveme ahora el encargo que Jesucristo y yo encomendamos a tus cuidados en presencia de tu iglesia.

El obispo se sorprendió y san Juan le explicó que era el joven que le había confiado.

Y el obispo exclamó:

–           Ha muerto para Dios. Se convirtió en un ladrón.

AlonsoCano_SanJuanEvangelista

Entonces el apóstol averiguó dónde podría encontrarlo y lo fue a buscar a la montaña donde estaba la guarida. Cuando llegó, el joven renegado lo reconoció y trató de huir lleno de vergüenza.

Juan le gritó:

–           ¡No te vayas! ¿Por qué huyes de mí, tu padre, que soy un viejo y sin armas? Siempre hay tiempo para el arrepentimiento. Yo responderé por ti, ante mi Señor Jesucristo y estoy dispuesto a dar la vida por tu salvación. Es Cristo quién me envía.

El joven escuchó estas palabras, inclinó la cabeza y se soltó llorando. Luego se acercó a Juan para implorarle una segunda oportunidad. El apóstol lo reconcilió con la iglesia.

Juan también hizo una predicación poderosa. Cuando era obispo de Éfeso, se había convertido Drusilla y ésta no quiso ya vivir con su marido que se llamaba Andronic y se refugió en un sepulcro.

Un joven que se llamaba Calímaco y estaba perdidamente enamorado de ella, la siguió hasta ese lugar. Y la apremiaba para que correspondiera a su pasión. Asediada Drusilla por su marido y por el pretendiente, deseaba morir y lo consiguió. Frenéticamente enamorado Calímaco, sobornó a un criado de Andronic y entró a su sepulcro.

Le quitó a su amada el sudario y exclamó:

–           Lo que tú no me has querido conceder cuando vivías, lo tomaré ahora que estás muerta.

En el demencial ataque, sació sus deseos en el cadáver de Drusilla. En ese mismo instante, salió del sepulcro una serpiente. Calímaco se desmayó y la serpiente lo mató.

serpiente_de_midgard

Hizo lo mismo con el criado cómplice y se quedó enrollada en su cuerpo. Entonces llegaron Andronic y Juan y se sorprendieron al ver que Calímaco estaba vivo. Juan ordenó a la serpiente que se fuera y ésta le obedeció.

Volviéndose hacia Calímaco, le preguntó:

–           ¿Cómo resucitaste?

Calímaco le contestó:

–           Un ángel me habló y me dijo: ‘Era preciso que murieras, para que al revivir te conviertas en cristiano’. Por favor enséñame tu Doctrina, porque yo quiero ser bautizado. Y te ruego que resucites a Drusilla.

El apóstol realizó enseguida ese milagro y todos le suplicaron que resucitase también al sirviente.

Pero éste era un hombre muy protervo, en cuanto recobró la vida, dijo que prefería morir otra vez, antes que ser cristiano y quedó muerto al instante.

Juan solamente sentenció que el árbol malo, siempre produce malos frutos.

Maraviilla 5

Aristodemo, gran sacerdote del Templo de Artemisa, aunque le sorprendieron mucho estos milagros, se negó a convertirse y le dijo a Juan:

–           Dejadme que os envenene. Y si el veneno no os mata, entonces me convenceré.

El apóstol aceptó la propuesta, pero a condición de que Aristodemo envenenara primero a dos ciudadanos de Efeso que estaban sentenciados a muerte.

Aristodemo les hizo beber el veneno y los dos murieron casi instantáneamente. Cuando Juan tomó el mismo veneno, no le hizo ningún efecto.

Temple_of_Artemis

Después resucitó a los dos muertos y el gran sacerdote se convirtió, junto con los dos resucitados.

En el año 95d.C. el emperador Domiciano lo mandó apresar y fue enviado a Roma.

Cuando el emperador lo tuvo frente a él, el heraldo anunció:

–           ‘Éste es Juan, el apóstol de Cristo el crucificado’.

El hijo de Vespasiano lo miró atentamente. Y recordó que los cristianos decían que Juan no moriría hasta que Jesús, su Dios regresara.

domiciano

Y tomó una decisión perversa: Ahora mismo vería si eso era verdad.

Y le dijo a Juan:

–           ¡Si verdaderamente tu Jesús es Dios, entonces pídele que te salve! –Y agregó diciéndole al jefe de los verdugos- ¡Llévenselo!

Y se lo llevaron cerca de la Puerta Latina.

Habían preparado un caldero con aceite hirviente y lo metieron ahí. Los verdugos atizan el fuego y el aceite borbotea.

Dentro del caldero se ve a Juan de rodillas, orando en el espíritu. Se le ve intacto, sereno, alegre. Pasó un largo rato y Juan continúa orando.

MartyrdoLe_Brun

Todos los espectadores han enmudecido por el asombro. Nada puede hacerle daño a este hombre portentoso. El malévolo baño lo único que consiguió fue rejuvenecerlo, ante los ojos admirados de todos lo que lo contemplan.

Domiciano lo mira furioso. Su plan para destruir la Fe en Jesucristo, lo único que obtuvo fue aumentarla.

Luego dice a sus oficiales, antes de retirarse:

–           Saquen a este hombre de aquí. No quiero verlo.

Después de esta humillante derrota, el emperador desistió de querer asesinarlo. Juan salió incólume y fue desterrado a la isla de Patmos, en el mar Egeo. Un lugar árido, agreste, volcánico. Por dos años vivió ahí y escribió el Apocalipsis.

apocalipsis

Cuando Domiciano murió en el año 99d.C. el senado revocó sus decretos y su sucesor Nerva, le dio la amnistía.

Regresó a Éfeso, donde descansaba entreteniéndose con una tortolilla. Juan pasó los últimos años, en un estricto ascetismo: tomaba solo pan y agua. Y su vida era muy austera y sencilla. Por su edad avanzada, ya no tenía fuerzas y no predicaba.

Sólo aconsejaba a los obispos de la Iglesia. Repetía incesantemente: ‘Hijitos, ámense los unos a los otros’.

Un día, sus discípulos le preguntaron por qué siempre repetía esto.

Y Juan les respondió:

–           ‘Este es el mandato del Señor y si ustedes lo cumplen, con eso bastará.’

Después que transcurrieron veintiséis años desde que regresó de la isla de Patmos a Éfeso, se le apareció Jesucristo y le dijo: “Ya es hora de que vengas a mi banquete, con tus hermanos” tenía poco más de un siglo de edad.

imagenes-de-jesus-resucitado-593

Juan reunió a siete de sus discípulos y les dijo:

–           Tomad las espadas en vuestras manos y seguidme.

Así lo hicieron. Lo siguieron fuera de la ciudad, hasta cierto lugar donde les ordenó sentarse. Luego él se apartó a un sitio tranquilo, un poco más allá y comenzó a orar. Era muy temprano, antes del amanecer.

Después de un rato los llamó y les dijo:

–           Cavad con vuestras espadas una zanja en forma de cruz, del tamaño que yo tengo.

Así lo hicieron, mientras él seguía orando en el espíritu. Después de terminar su oración, llamó a  sus discípulos, les dio instrucciones…

Los abrazó diciendo:

–           Tomad un poco de tierra madre y cubridme hasta el cuello. Colocad este velo delgado en mi rostro y abrazadme de nuevo por última vez; porque vosotros ya no me veréis más en esta vida.

Todos volvieron a abrazarlo llenos de pesar. Lamentándose amargamente, mientras lo despedían en paz. Luego se metió en la zanja y justo cuando el sol acababa de salir, él entregó su espíritu.

Habían pasado 68 años después de que él fuera testigo de la Crucifixión y muerte de su amado Maestro.

Todos los años el ocho de mayo, sale una fragante mirra de su tumba y los enfermos que oran pidiéndolo, por su intercesión se sanan.

Misa-en-la-tumba-en-Efeso

Vivió hasta el gobierno pleno del emperador Trajano, después de que todos sus compañeros apóstoles, habían sido abatidos por el Edicto de Nerón.

El Martirio de Pedro y de Pablo, fueron narrados en el libro Enfrentando a Nerón…

-A01-the-colosseum

* * * * * * * * *

HERMANO EN CRISTO JESUS:       

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: