89.- EL SACRIFICIO PERPETUO I


0rio-2016Cuando estaban en Corinto celebrando los Juegos Itsmicos, Nerón decidió concursar como ejecutante con la cornamusa y dio un fin de semana de descanso a todos sus augustanos, porque Menecrato lo iba a entrenar.

En la villa de un senador que le fue cedida a Maximiliano, por el tiempo que durarán los juegos, en el cubículum principal postrada en el piso,

Aurora oró:

Señor, mi Dios,
a quien yo adoro en silencio día y noche,
Tú que desde el Cielo has posado Tu mirada
y que desde Tu Santo y glorioso Recinto
has tenido piedad de Tus hijos
quienes estaban en cautiverio,
como palomas en una jaula,
hambrientos y fracturados,
oprimidos por el enemigo,
alabado sea Tu Nombre
que está lleno de bondad.

“El pueblo que caminaba en tinieblas
ha visto una gran luz;
sobre aquellos que habitaban
en tierra de sombras profundas
resplandeció una brillante luz.
Tú has hecho más grande su alegría,
Tú has hecho que su júbilo se acrecentara,
ellos se regocijan en Tu Presencia
como se regocijan los hombres
en el tiempo de la cosecha,
como los hombres se alegran
cuando están repartiéndose el botín”. 

sagrado-corazon-de-jesus

Jesús se le apareció y le dijo:

ADÓRAME Y ÁMAME EN MI SANTA EUCARISTÍA

La Salvación viene de Mí.  Yo soy El-Que-Salva.
La paz sea contigo, adórame y ámame en Mi Santa Eucaristía. Ven y recíbeme en Mi Sacrificio como un cordero sin mancha. Debes venir a Mí pura.
Si tan sólo se dieran cuenta de cómo Yo estoy presente en Cuerpo y en Sangre, en los que he ganado una redención eterna para todos ustedes, se acercarían a Mí sin mancha y con respeto. Por Mi Amor Infinito, Me he ofrecido como el Sacrificio perfecto para purificarlos a todos del pecado.

Yo quiero que todos ustedes comprendan plenamente este Sacrificio. Sí, quiero alentarlos a comprender lo que Yo les ofrezco y así incitar en ustedes una respuesta de amor.
Este Sacrificio puede conducirlos hacia la santificación y la divinidad, hija Mía. Puede lograr en ti Mi propósito y llevarte a la perfección eterna. Mi dulce niña. Mi sacrificio es para la eternidad y tú, a quien ama Mi alma, Lo puedes recibir cada día.

eucaristia
En este momento santo, Mi Santuario está lleno de ángeles de cada orden, listos a reunirse Conmigo, su Dios. Postrados, yacen en adoración por Mí, consolando Mi Corazón. Y tú, que estás lista para recibirme, ¿No Me adorarás? ¿No Me vas a venerar?
Estén conscientes de Mi Santa Presencia. No se duerman en Mi Presencia.

No permitan que su espíritu revolotee hacia otra parte ante Mi Presencia. ¿Se hubieran permitido a ustedes mismos estar aletargados si hubieran estado al pie de Mi Cruz, en el Gólgota?

Mis niños amados, ¿Cómo se hubieran sentido si hubieran asistido a Mi Crucifixión en el monte? ¿Hubieran permitido a su espíritu llenarse con los sucesos insignificantes del día? ¿O se hubieran postrado al pie de Mi Cruz para adorarme a Mí, su Dios?

Yo morí por ustedes en la Cruz ignorando los sufrimientos que tuve que soportar. ¿Se permitirían, entonces, estar distraídos e indiferentes frente a Mi Sacrificio?

cruz-eucaristia

Yo estoy presente en Mi Tabernáculo…  Cómo estaba presente y clavado en Mi Santa Cruz.

Entonces, vengan a Mí esta vez, con plena conciencia de Quién Es Aquel a Quien que están recibiendo y de Quién Es Aquel que los une para purificarlos, dándoles Vida eterna.
Hija, sé paciente como Yo soy paciente. Ven, descansa en Mi Sagrado Corazón y permíteme descansar en el tuyo. El Amor te ama.

Al día siguiente, Maximiliano y toda la pequeña comitiva que le acompaña, están reunidos para celebrarla Santa Misa…

Y escucharon al obispo  Leonardo explicar, antes de celebrar:

EL SACRIFICIO PERPETUO

Para que ninguna potestad humana pueda destruir a la Iglesia, Dios ha elevado la consagración sacerdotal a carácter indeleble. Porque ni siquiera en el Infierno se borra…

La Santa Misa, es el acto litúrgico dentro del cual se ofrece la Eucaristía. Jesús la instituyó en laÚltima Cena con sus apóstoles. Este sacrificio que se consumó en la Cruz, es un Sacrificio Perpetuo…

Porque desde que fue instituido por el Hijo de Dios hecho Hombre en la tarde del Jueves Santo, en un sacrificio incruento, lo culminó el Viernes Santo en el Calvario:

¡En el sacrificio de expiación: su cruenta muerte de Cruz!

Jesús Resucitado vive en sus sacerdotes y este sacrificio se renueva y se repite perpetuamente.

Ofreciéndose El mismo Jesucristo por las manos del sacerdote legítimamente consagrado aunque sea indigno

Al eterno Padre, bajo las especies de pan y de vino…

El sacrificio de la Santa Misa se ofrece a Dios para cuatro fines:

1º. La Misa es un memorial: Se conmemora la muerte de Jesús, pero no como un recuerdo psicológico, sino como una realidad mística; para honrarle como conviene y por esto se llama Latréutico.

2º. La Misa es un banquete sagrado: el Mismo Cristo que se ofrece… Lo recibimos la Eucaristía y para agradecerle sus beneficios;  por esto se llama Eucarístico.

Para aplacar la Justicia divina y darle reparación de nuestros pecados. Y para ofrecerle sufragios por las almas del purgatorio, por lo cual se llama Propiciatorio.

4º. Para aplicar los méritos que Cristo ganó en la Cruz y alcanzar todas las gracias que nos son necesarias para vencer y regresar a Dios y por esto se llama Impetratorio

la-santa-misa-1-728

¡Cuán misericordiosa es la constante solicitud con que todos los días se ofrece por nosotros de una manera incruenta a su Eterno Padre; en tantos miles de misas como se celebran mundialmente…!

Porque mientras quede en la tierra un solo sacerdote debidamente consagrado, vivirá Jesucristo como Dios y como Hombre en la Iglesia: en el Santísimo Sacramento del Altar.

El mismo divino Salvador es quien vive con nosotros en este orden y se nos da en todo tiempo como sacrificio y manjar para que todos seamos Uno sólo en Él.

Y el que habiendo sido absuelto de sus pecados por el sacerdote reciba este sacramento; ése estará verdaderamente unido con Dios.

En la Santa Misa se renueva el sacrificio del Calvario al celebrar elSacramentode laEucaristía, consagrándose el pan y el vino por medio de una fórmula sacramental que pronuncia el sacerdote celebrante, lo que produce el efecto de la TRANSUBSTANCIACIÓN.

En los milagros eucarísticos documentados por la ciencia se ha comprobado que la carne encontrada en la hostia, es tejido vivo de un miocardio humano…

Esto significa que al alimentarnos con el manjar eucarístico, Dios nos trasmite para amar, su propio Sacratísimo Corazón…

Y es por lo tanto, el Sacrificio y banquete de la Eucaristía; el Rito central de la Iglesia Católica y el Acto Supremo de Adoración y Culto a Dios.  

El mismo Cristo que se ofreció a Si mismo una vez en el Altar de la Cruz en el Calvario,  en un sacrificio cruento; está presente y se ofrece en la Santa Misa que  es una representación del Calvario, en un sacrificio incruento:

Sacrificio del Cuerpo y Sangre de Jesucristo, que se ofrece sobre nuestros altares, aplicando los méritos de Cristo bajo las especies del Pan y del Vino en memoria del Sacrificio de la Cruz.

eucaristia

Durante la Santa Misa, nosotros como Asamblea debemos concentrar nuestro pensamiento en Jesús Crucificado.

Estructura

Se compone de dos partes:

La misa de los catecúmenos o liturgia de la palabra.

Y la misa de los fieles o Liturgia Eucarística.

“Y he aquí que yo estoy con vosotros todos días hasta el fin del mundo”. (Mt. 28, 20)
Vivamos la Eucaristía como un Encuentro de amor con Cristo.

Al celebrar la Eucaristía hay que poner en paralelo la cronología de la Misa y la de la Pasión. Se trata de comprender y de darse cuenta en primer lugar, de que el sacerdote en el Altar es Jesucristo.

Y desde ese momento Jesús en su Sacerdote, revive indefinidamente la Pasión.

1. Introito

Iglesia quiere decir reunión. Por eso su manifestación vital es el momento en que se encuentran sus fieles reunidos.

Ritos de entrada

Son todos aquellos pasos que introducen a la asamblea en la celebración.  Tienen un carácter de exordio (preámbulo) preparación e introducción.

introito entrada

El INTROITO, antífona o canto de entrada acompaña la procesión del celebrante y los ministros, hacia el altar.

San Uriel Arcángel dijo a Maximiliano:
“Hoy es un día de aprendizaje para ti y quiero que prestes mucha atención, porque de lo que seas testigo hoy, TODO lo que vivas en este día, tendrás que participarlo a la humanidad”.

Maximiliano escuchó sobrecogido la voz de Uriel y procuró estar muy atento.

Lo primero que percibió fue que había un coro de voces muy hermosas que parecían envueltas en el eco del viento, venían de una lejanía que se iba acercando cada vez más y formaban una sinfonía maravillosa…

angeles-trompetas

Canto de Matías

El canto de entrada comienza cuando el sacerdote (con el diácono y los ministros) hace su entrada en el templo o en el recinto en el que se vaya a celebrar la Eucaristía.

Y abre la celebración.

Desde la Señal de la Cruz  inicial hasta el Ofertorio. Es necesario reunirse con Jesús en Getsemaní.

Hay que seguir a Jesús en su agonía, sufriendo ante esta “marea negra” de Pecado. Hay que unirse a Él en el Dolor de ver que la Palabra del Padre que Él ha venido a traernos, NO será recibida…

O será recibida muy mal por los hombres.

Saludo inicial

Terminado el canto de entrada, elsacerdote, de pie junto a la sede rinde homenaje con el incensario, al Altar donde será celebrada la misa.

Luego hace la Señal de la Cruz junto con toda la Asamblea y saluda al pueblo reunido.

El sacerdote besa el altar consagrado desde donde se efectúa el Santo Sacrificio.

Después de venerar el altar y hacer la señal de la Cruz, el celebrante dirige el saludo a la asamblea de los fieles:

Dios nos recibe personalmente en la Eucaristía, nos llama y nos une en comunidad con el simple y sencillo acto de la bendición:
En el nombre del Padre”: Dios se nos presenta como Papá. De él depende nuestra existencia, nos ama y se preocupa por nosotros como el mejor de los papás.
“… del Hijo”: Dios nos recuerda que por amor a nosotros se hizo hombre en Jesús el Hijo, para hacernos hijos suyos, hermanos en Cristo y enseñarnos a vivir como hijos de Dios.
“… y del Espíritu Santo”: el Espíritu es la presencia permanente de Dios con nosotros. El Fuego de su Amor, que nos enseña, nos consuela y nos fortalece desde nuestro propio corazón.

El Arzobispo Leonardo empezó la Santa Misa y al llegar a la Oración Penitencial… 

ARCANGEL URIEL hermandadblanca_org_uriel-maestro-ascendido

Uriel dijo a Maximiliano:

“Desde el fondo de tu corazón, pide perdón al Señor por todas tus culpas, por haberlo ofendido, así podrás participar dignamente de este privilegio que es asistir a la Santa Misa.”

Por una fracción de segundo Maximiliano pensó:

“Pero si estoy en Gracia de Dios, me acabo de confesar anoche”.

Uriel contestó:

“¿Y tú crees que desde anoche NO has ofendido al Señor? Déjame que Yo te recuerde algunas cosas:

Cuando salías para venir aquí, el sirviente de Plinio se acercó para pedirte algo y como estabas con retraso, a la apurada le contestaste no de muy buena  forma.

Eso ha sido una falta de caridad de tu parte y ¿Dices no haber ofendido a Dios…?”

Luego, cuando Nerón insistió en mortificarte…

Mentalmente te expresaste de manera poco conveniente contra ese pobre hombre, en lugar de hacer Oración por él. Casi perdiste la paz y la paciencia.

¿Y crees que NO Lastimaste al Señor?

Has faltado a la caridad, pues Jesús también está en los paganos malvados como él…

Maximiliano se ruborizó de vergüenza e inclinó apenado la cabeza.

Uriel continuó:

Vas a participar en el Milagro más Grande, vas a vivir el momento de Regalo más grande de parte del Altísimo y tienes que aprender a apreciarlo. ¡Mira!…

Maximiliano contempló asombrado, como la fisonomía  y la persona de Leonardo desaparecía…

Y era Jesús el Buen Pastor, el que le sonreía amorosísimo…

Y lo invitaba a entregar todos los pecados en sus manos…

Y a partir de aquel momento fue como si tuviera una pantalla gigante ante su mirada, pero dividida en dos:

En una parte se trasladó hasta el Huerto de Getsemaní y ante sus ojos asombrados contempló el tremendo drama que Jesús vivió en su última confrontación con Satanás, hasta que lo hizo sudar sangre…

En la otra estaba Jesús en la misma persona del Obispo Leonardo repitiendo aquella Pasión…

Y comprendió que las dos situaciones enlazaban una sola: allí se estaban redimiendo las almas de todos los asistentes a la Misa.

Este sobrecogedor drama de amor, le mostraba el Precio que Jesús había pagado por su salvación.

Con aterradora realidad vio su propia vida cuando desconocía el cristianismo y cómo cada uno de sus pecados, Jesús los estaba tomando sobre Sí Mismo…

Para reunirlo a él con el Padre Celestial…

Maximiliano se estremeció de amor y de agradecimiento…

¿Cómo no corresponder a este Dios maravillosamente misericordioso que dio su propia vida para rescatarlo?

2. Acto Penitencial

Después del Introito sigue el acto PENITENCIAL que realiza toda la comunidad con la confesión general y se termina con la absolución del sacerdote.

Después del acto penitencial, se dice el Señor, Ten Piedad…

Dios nos invita a comenzar nuestro encuentro con Él dejando en sus manos todo lo que nos aparta de su amor.

Esto requiere de nosotros una actitud de humildad:

Reconocer que hay pensamientos, palabras y obras que obstaculizan nuestra relación con Dios, eso son los pecados.

Se pide perdón a Dios por los pecados cometidos diciendo el Confiteor (“Yo pecador”).

CONFITEOR

Deo omnipotenti, beatae Mariae semper Virgini, beato Michaeli Archangelo, beato Ioanni Baptistae, sanctis Apostolis Petro et Paulo, et omnibus Sanctis, quia peccavi nimis cogitatione, verbo et opere: mea culpa, mea culpa, mea maxima culpa. Ideo precor beatam Mariam semper Virginem, beatum Michaelem Archangelum, beatum Ioannem Baptistam, sanctos Apostolos Petrum et Paulum, et omnes Sanctos, orare pro me ad Dominum Deum nostrum.  Deus meus, ex toto corde poenitet me omnium meorum peccatorum, eaque detestor, quia peccando, non solum poenas a Te iuste statutas promeritus sum, sed praesertim quia offendi Te, summum bonum, ac dignum qui super omnia diligaris. Ideo firmiter propono, adiuvante gratia Tua, de cetero me non peccaturum peccandique occasiones proximas fugiturum. Amen.

El Kyrie “Señor, ten piedad”

Después, el sacerdote invita al acto penitencial. Que tras una breve pausa de silencio, realiza toda la comunidad con la fórmula de la Confesión General y se termina con la absolución del sacerdote, que no tiene la eficacia propia del Sacramento de la Penitencia. Sólo elimina los pecados veniales, NO LOS MORTALES.

 3.- Kyrie Eleison-Señor, ten piedad.

Señor, ten piedad de nosotros. Después Cristo, ten piedad de nosotros y luego, Señor, ten piedad de nosotros, (dos veces cada invocación)

Uriel dijo:

 “Glorifica y bendice con todo tu amor a la Santísima Trinidad en tu reconocimiento como criatura Suya”

4. Gloria.

Se canta el himno del Gloria, cuyo texto es invariable y con el que la Iglesia congregada en el Espíritu santo, glorifica a Dios Padre y al Cordero y le presenta sus súplicas.

Gloria in excelsis

Gloria in excelsis Deo,

et in terra pax hominibus bonae voluntatis.

Laudamus te,

Benedicimus te,

Adoramus te,

Glorificamus te,

Gratias agimus tibi propter magnam gloriam tuam,

Domine Deus, Rex caelestis, Deus Pater omnipotens.

Domine fili unigenite, Jesu Christe,

Domine Deus, Agnus Dei, Filius patris,

Qui tollis peccata mundi, miserere nobis.

Qui tollis peccata mundi, suscipe deprecationem nostram.

Qui sedes ad dexteram Patris, miserere nobis.

Quoniam tu solus sanctus,

Tu solus Dominus,

Tu solus Altissimus, Jesu Christe,

Cum Sancto Spiritu in gloria Dei Patris. Amen.

legiones-celestiales-angelesdelaluzvivadediosvivo8

De repente, Maximiliano se encontró en un lugar lejano, lleno de Luz ante la Presencia Majestuosa del Trono de Dios.

Y con cuánto amor fue agradeciendo al repetir:

“…Por tu inmensa Gloria Te alabamos, Te bendecimos, Te adoramos, Te glorificamos, Te damos gracias, Señor, Dios Rey celestial, Dios Padre Todopoderoso y evocó el rostro paternal del Padre lleno de bondad… Señor, Hijo único Jesucristo, Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre, Tú que quitas el pecado del mundo…”

Y Jesús estaba delante de él, con ese rostro lleno de ternura y Misericordia…

“…porque sólo Tú eres Dios, sólo Tú, Altísimo Jesucristo, con el Espíritu Santo…” el Dios del Amor hermoso, Aquel que en ese momento estremecía todo su ser…

Y pidió:

“Señor, libérame de todo espíritu malo, mi corazón te pertenece, Señor mío. Envíame tu Paz para conseguir el mejor provecho de esta Eucaristía y que mi vida dé sus mejores frutos. Espíritu Santo de Dios, transfórmame, actúa en mí, guíame ¡Oh Dios, dame los dones que necesito para servirte mejor…!”

5. Oración Colecta.

Termina el rito de entrada con una Oración llamada Colecta, que precedida de un silencio, recoge las oraciones de los fieles. Suele dirigirse a Dios Padre, por medio de Cristo y en elEspíritu Santo.

Y se termina con la conclusión Trinitaria:

Por nuestro Señor Jesucristo tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos

Llegó el momento de la Liturgia de la Palabra.

Y Uriel le dijo a Maximiliano:

Repite junto conmigo:

Señor, hoy quiero escuchar Tu Palabra y producir fruto abundante, que Tu Santo Espíritu limpie el terreno de mi corazón, para que Tu Palabra crezca y se desarrolle. Purifica mi corazón para que esté bien dispuesto.

Luego añadió:

“Quiero que estés atento a las lecturas y a toda la homilía del sacerdote. Recuerda que la Biblia dice que la Palabra de Dios no vuelve sin haber dado fruto. Si tú estás atento, va a quedar algo en ti de todo lo que escuches.

Debes tratar de recordar todo el día esas Palabras que dejaron huella en ti. Serán dos frases unas veces, luego será la lectura del Evangelio entera o tal vez solo una palabra… 

Paladéala el resto del día y eso hará carne en ti. Porque esa es la forma de transformar la vida… Haciendo que la Palabra de Dios lo transforme a uno”. “

Y ahora, dile al Señor que estás aquí para escuchar lo que quieres que Él diga hoy a tu corazón”.

Maximiliano fue muy obediente, vio y escuchó…

B. LITURGIA DE LA PALABRA.

Jesucristo además de cantar los Salmos, habló a sus discípulos, recordándoles sus enseñanzas:

“Cuando se lee en la Iglesia la Sagrada Escritura…

Es Dios mismo quien habla su Pueblo… Y Cristo Presente en su Palabra, quien anuncia el Evangelio”

En las lecturas que luego explica la homilía, Dios habla a su Pueblo descubriendo el Misterio de la Redención y Salvación y ofreciendo alimento espiritual.

El Mismo Cristo por su palabra, se hace Presente en medio de los fieles.

Hay que escuchar las lecturas de la Santa Misa como estando dirigidas personalmente a nosotros.

liturgia-de-la-palabra
Limpios de corazón y en actitud de humildad podemos ahora escuchar la Palabra de Dios y dejarnos moldear por ella.

Desde los tiempos antiguos del Pueblo de Israel, Dios se ha manifestado al hombre por medio de la Palabra: en ella le ha mostrado su Rostro, le ha enseñado a vivir, le ha dado esperanza con sus promesas, lo ha escogido y lo ha hecho su propiedad.

En las lecturas y el Salmo, Dios mismo se hace Presente y nos Habla. Despierta nuestra fe, reafirma nuestra esperanza y aviva nuestro amor. Es su Palabra, Mensaje de Amor, que espera nuestra respuesta.

Dios quiere Conversar con nosotros. Escuchemos primero lo que quiere decirnos para poder luego responder a su Amor.

La primera lectura suele ser tomada del Antiguo Testamento. En Pascua de Resurrección suele ser tomada del Apocalipsis y los Hechos de los Apóstoles.

 Salmo Responsorial

Se canta o recita un fragmento de un Salmo tomado del libro homónimo, en forma antifonal:

los fieles repiten una antífona y un salmista lee o canta los versículos del Salmo. Esta parte de la Eucaristía goza de una gran importancia litúrgica y pastoral, ya que favorece la meditación de la palabra de Dios.

Segunda Lectura

Es tomada del Nuevo Testamento, en un pasaje de alguna Epístola.

benedicto-bendicion-evangeliario-5

EL ALELUYA:

Viene ahora un canto de gozo y de júbilo: “¡Aleluya! ¡Cristo vive, resucitó de entre los muertos! ¡Su victoria fue completa!”.  

Es una aclamación que precede a la proclamación del Evangelio.

Esta aclamación constituye de por sí un rito o un acto con el que la asamblea de los fieles acoge y saluda al Señor que les va a hablar en el Evangelio y profesa su fe con el canto.

Lo cantan todos de pie y el verso lo canta el coro o un cantor.

PREDICANDO JESÚS-en-la-Sinagoga

5. EL EVANGELIO:

Es la lectura más importante de la Eucaristía, pues nos pone en contacto con la Persona y la Vida de Jesús.

Aprendemos directamente de Él, del recuerdo de sus Enseñanzas, de su Vida y de sus Obras. En el Evangelio Jesús nos muestra su Rostro, como se lo mostró a sus discípulos y a todas las personas que lo conocieron en Galilea donde vivió…

Nos Habla y nos Instruye Personalmente.

Si se lo permitimos, con su Palabra despertará nuestra Fe, nos dará esperanza y encenderá nuestro amor.

Por eso, antes de escuchar el Evangelio hacemos la Señal de la Cruz: sobre nuestra frente, para que el Evangelio (presencia de Jesús) santifique nuestro pensamiento y podamos comprenderlo.

Sobre nuestros labios, para que santifique nuestra palabra y podamos transmitirlo.

Y sobre nuestro corazón, para que santifique todo nuestro ser y vivamos como Cristo.

El sacerdote inicia la lectura diciendo “Lectura del Santo Evangelio según…”

A lo que el Pueblo responde diciendo:

“Gloria a Ti, Señor”

Y haciendo la señal de la Cruz en la frente, labios y pecho.

liturgia-de-la-palabra1

Al final se aclama “Gloria a Ti, Señor Jesús”.

La proclamación del Evangelio constituye la culminación de la Liturgia de la Palabra y se le debe tributar suma veneración, inclusive empleando incienso en los días solemnes, acompañado de los acólitos portando cirios a los costados del ambón.

Sea por parte de los fieles, que con sus aclamaciones reconocen y profesan la Presencia de Cristo que les Habla..

Y escuchan la Lectura puestos en pie.

Al culminar, el que proclama el Evangelio dice: “Palabra del Señor” y la Asamblea responde: “Gloria y honor a Ti, Señor Jesús”.

6. LA HOMILÍA:

El sacerdote nos ayuda a comprender la Palabra de Dios, pues Dios Mismo lo utiliza como Mensajero de su Amor.

2PROFETAS INSTRUMENTOS

Él nos comparte por su ministerio, lo que la comunidad de los creyentes (la Iglesia) ha comprendido de este mensaje y también nos transmite su experiencia personal.

Dios suscita en medio de su Pueblo, pastores para guiarnos en nuestro camino espiritual y para explicarnos sus enseñanzas.

Es Cristo mismo quien nos habla a través de quienes nos predican su Palabra.
El sacerdote hace una prédica y la Homilía finaliza con un canto.

7. LA PROFESIÓN DE FE:

Una vez hemos escuchado las Palabras de Jesús y reflexionado sobre ellas viene el Credo.

Es decir, la expresión de nuestro compromiso personal y comunitario con Dios Padre Creador, Dios Hijo Salvador y Dios Espíritu Santificador: Él se nos ha revelado en la Palabra y ha despertado nuestra fe.

Por eso, en el Credo profesamos la Fe que nos motiva personalmente y que nos congrega en Comunidad.

El Credo es nuestra Respuesta al Amor de Dios que se nos ha manifestado primero.

Porque nuestra fe es la respuesta al encuentro con la persona de Cristo que nos ha llamado, nos ha congregado y nos ha mostrado su Rostro.

Así como Jesús se encontraba con la gente, le predicaba el Evangelio o Buena Nueva. Y la gente comenzaba a creer en Él y a seguirlo. Así Jesús nos muestra su Rostro. Nos llama, nos habla y nos toca profundamente cada vez que leemos un trozo del Evangelio…

Despertando nuestra Fe y moviéndonos a seguirlo. Además, el Credo precisa el contenido de nuestra fe, le da Figura y Rostro al Dios en quien creemos y a la Iglesia fundada en la Fe, de la cual hacemos parte.

Symbolum Apostolorum
CREDO in Deum Patrem omnipotentem, Creatorem caeli et terrae. Et in Iesum Christum, Filium eius unicum, Dominum nostrum, qui conceptus est de Spiritu Sancto, natus ex Maria Virgine, passus sub Pontio Pilato, crucifixus, mortuus, et sepultus, descendit ad inferos, tertia die resurrexit a mortuis, ascendit ad caelos, sedet ad dexteram Dei Patris omnipotentis, inde venturus est iudicare vivos et mortuos. Credo in Spiritum Sanctum, sanctam Ecclesiam catholicam, apostolicam, romanam, sanctorum communionem, remissionem peccatorum, carnis resurrectionem, vitam aeternam. Amen.

Todos rezan el Credo de los Apóstoles. En cualquier Misa donde se diga el Credo, a la mención de la Encarnación de Jesucristo, deben arrodillarse o hacer una profunda reverencia.

Para sorpresa de Maximiliano, le causó una gran impresión ver a la Santísima Virgen María arrodillada ante el sacerdote, mientras recitaban el Credo…

8. LA ORACIÓN DE LOS FIELES: En el Credo hemos expresado y precisado nuestra fe personal y colectiva, por eso ahora, como comunidad de fe, nos dirigimos a Dios, elevando nuestras súplicas, pidiéndole por todas nuestras necesidades y pidiendo unos por otros. Tanto nuestras súplicas, como nuestro acto de fe; son siempre, a la vez, personales y comunitarias.

Se realizan peticiones de parte de la asamblea por sus necesidades, a Dios. Las series de intenciones, normalmente, serán las siguientes: por las necesidades de la Iglesia, por los que gobiernan las naciones y por la salvación del mundo, por los que padecen por cualquier dificultad y por la comunidad local.

Corresponde al sacerdote celebrante dirigir esta Oración desde la sede. Se suele decir Roguemos al Señor u oremos, y los fieles responden: Escúchanos, Señor te rogamos.

Dominus vobiscum (lat. “El Señor esté con vosotros”) es la forma latina del saludo del sacerdote a la comunidad al inicio de cada una de las partes de la misa. La comunidad responde, en cada ocasión: “Et cum spiritu tuo” (“Y con tu espíritu.”).

Esta fórmula proviene de la Biblia (Ruth 2,4 y Tim. 4,22).

En la celebración de la Eucaristía participan todos los fieles miembros de su Cuerpo. Cada uno une en la Eucaristía su vida, su alabanza, su sufrimiento, su oración y su trabajo a los de Cristo y a su total ofrenda.

También se unen en la Eucaristía la Virgen María y los santos que están ya en la gloria del cielo

En la misa oramos por las almas del purgatorio para que puedan entrar en la luz y la paz de Cristo.

Liturgia de la Eucaristía

Ésta es la parte nuclear y central de la Misa pues Jesucristo Mismo se hace presente en las Especies Eucarísticas en Su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad.

En la última Cena, Cristo instituyó el sacrificio y convite pascual, por medio del cual el Sacrificio de la Cruz se hace continuamente presente en la Iglesia cuando el sacerdote, que representa a Cristo Señor, realiza lo que el mismo Señor hizo y encargó a sus discípulos que hicieran en memoria de Él.

El Ofertorio, es el arresto. La Hora ha llegado.

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONÓCELA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: