Archivos diarios: 14/04/17

¿QUÉ ES LA VERDAD?


Poncio Pilatos Me preguntó: “¿Y QUÉ ES LA VERDAD? ”

Hijitos Míos, todos vosotros creéis tener la Verdad y ésta dependerá de vuestra cultura, de vuestros principios, de vuestra propia historia, de vuestra propia experiencia, etc., En pocas palabras si os dais cuenta, estáis hablando de miles o millones de diferentes “verdades”, que solamente los beneficiarán a ellos mismos o a minorías que los sigan.

Pongamos unos ejemplos: Si hubierais nacido en los pueblos de Sodoma y Gomorra, donde prácticamente se vivía en todos los pecados más graves. Los niños ahí nacidos, podían considerar todo ello como normal y natural. Y por consiguiente, su verdad sería comportarse como lo que vivía.

Otro ejemplo: Si a través de engaños o de curiosidad os interesarais en estudiar Ciencias Ocultas, gnósticas, satánicas, de hechicería, etc., Al cabo de un tiempo vuestro pensar y vuestro actuar seria, el aprendido ahí… Y vuestra “verdad” sería muy diferente a la de la mayoría de vuestros hermanos.

Otro ejemplo: Si vuestra mentalidad fuera la de los líderes opresores que ahora gobiernan a vuestro Mundo y estudiarais de acuerdo con su forma de gobierno y su forma de denigrar al ser humano, buscando una supuesta igualdad económica y social… Vuestra “verdad”, también seria muy diferente a la de aquellos hermanos vuestros oprimidos.

Y así os puedo seguir dando infinidad de ejemplos en donde podréis ver como la “verdad” humana fácilmente puede ser manipulada según vuestras conveniencias. Por eso la pregunta de Poncio Pilatos: “¿Y qué es la verdad?”, porque él en su tiempo, también vivía  con multitud de maneras de pensar, tanto locales como extranjeras.

Mis pequeños, la verdadera Verdad, valga la redundancia, es aquella que NO tiene opositores, puesto que de ella de una forma u otra, todos se benefician.

Es aquélla a la que buscan los hombres virtuosos y con la cual crecen más y se perfeccionan.

Es aquella con la cual se van a guiar durante su vida y les evitará muchos problemas y caídas.

Es aquella con la cual traeréis paz y amor, primeramente a vuestro corazón y posteriormente a vuestro prójimo.

Es aquella que traerá paz a todos los pueblos y nacionesborrando las fronteras y reuniéndoos a todos vosotros como un solo pueblo y Yo como vuestro Pastor.

La verdadera Verdad sólo puede venir de Mi, vuestro Dios. Y Yo os la vine a compartir a la Tierra, para que todos vosotros la recibierais y la siguierais.

Ciertamente Mi Verdad sí tiene opositores, uno sólo: Satanás, con sus secuaces. Pero si realmente estudiáis su forma de ataque, hasta ellos mismos se benefician de Mi Verdad. SÍ, es paradójico. Pero para poder engañaros mejor, toman una buena parte de Mis Verdades e introducen su Mentira en puntos y momentos estratégicos…

Para que aquellos que NO están protegidos por el Don del Discernimiento, puedan caer fácilmente en su Engaño.

LA SAGRADA BIBLIA ES LUZ

Mis Verdades son las únicas que os pueden llevar a la Perfección como ser humanos y como seres espirituales, tal y como Yo Soy. Soy el Dios-Hombre, Perfecto como Dios y Perfecto como Hombre…

Y todos vosotros, por Mi donación a todos vosotros, estáis invitados a ello también, lo cual os va a llevar a vuestra santificación, que ES el poder ser otros Cristos para el bien de vuestros hermanos.

Observad que os dije: el poder ser otros Cristos para el bien de vuestros hermanos y NO os dije para vuestro propio bien. Y os digo esto porque Yo Cristo Jesús, vine a darMe a todos vosotros. NO VINE para ser alabado y que se Me hiciera un altar y todos Me alabaran y Me rindieran culto…

Mi Misión fue de servicio y por el SERVICIO que os di, Mi Padre Me glorificó y Yo os salvé. Os santificó SI seguís Mis pasos.

Os vuelvo a remarcar, la única y verdadera  Verdad sólo puede venir de Mí y fue para toda la humanidad y de todos los tiempos.

NO se la vine a dar a unas minorías que creyéndose los escogidos, cada uno con sus ideas, se sintieran mejores que los demás, ESO ES SOBERBIA Y MENTIRA y en ellas no puede desarrollarse la Verdad.

La Verdad es transparente y todos vosotros la podéis apreciar y gozar. El Error crece en lo oculto y en la Obscuridad y os lleva tarde o temprano a la Destrucción. Tened cuidado con lo que os traten de Tentar. Os amo Mis pequeños.

Hijo Mío, escribe ahora sobre LA VERDAD. Yo Soy desde el Principio de los Tiempos. Yo ya existía, Yo ya vivía, todo fue hecho por Mí. La Creación completa Me pertenece, nada de lo que véis o de lo que existe, se creó o apareció de repente.

Yo Soy la Luz, todo es obra de Mís Manos amorosas y poderosas. Todo se mueve según Mís Designios Divinos. NADA fue creado al azar. Todo había sido dispuesto por Mí desde antes de que apareciera.

Yo creé los Cielos y cuanto hay en ellos. Yo creé vuestro Mundo y cuanto hay en él. Yo creé a los seres sencillos y su manera de ser. Yo os creé a vosotros, a cada uno de vosotros para amarme y amar a Mí obra creadora.

Hijos Míos, la Verdad se da a la Luz, la Verdad NO se puede esconder, la Verdad es Transparente, nítida, clara. NO hay Tinieblas NI situaciones obscuras. La Verdad todo lo vé, la Verdad todo lo guía, la Verdad es dulce como la miel, la Verdad es la guía sincera de vuestras vidas.

NADA debiera moverse sino por ella. El Mal la ha contaminado y vosotros lo habéis permitido. La Verdad NO sufre, la Verdad se encuentra en Vuestro Creador.  Los corazones fueron constituídos en la Verdad. Fueron constituídos en Mí. Mí Amor es tan grande que la Verdad NO alcanza a vislumbrar sus límites, pero vive de él. La Verdad sólo vive en aquellos que son Míos.

¿Cuántos de vosotros La habéis rechazado? Vuestra soberbia y vuestra mentira NO la permite en vuestro ser. Camináis a ciegas, vivís en las Tinieblas. No os enfrentáis a Ella por NO veros reflejados tal cuál sóis, porque os encontraríais mimando a la Serpiente en vez de estar unidos a Vuestro Dios. NO os atrevéis a ver hacia vuestro interior, por miedo a una represalia, porque sabéis que os la merecéis.

La Verdad os inquieta, porque la Verdad es sincera, nada esconde, se os muestra tal cuál es y os quita el velo de vuestros ojos y así podéis ver la realidad en la que vivís.

La Verdad confunde aún a aquellos que se sienten muy cerca de Mí porque al enfrentarse con Su Verdadero Dios, NO con el que cómodamente han creado para vivir una vida de aparente verdad egoísta y racional, se dan cuenta de la vida real de Verdad que debieron haber llevado, según Mí Hijo Jesucristo os la mostró.

Rechazáis la Verdad porque os incomoda. Le ponéis velos en sus ojos y mordaza en su boca, para que NO os pueda ver NI la podáis oír y así, podáis seguir viviendo según vuestra carne y vuestro mal corazón os indican a proceder.

Mí Nombre es el de la Verdad. Yo Soy Vuestro Dios y Señor, Creador de todo cuanto existe y Soy el Creador de la Verdad Infinita. Mís Leyes y Preceptos fueron constituídos en la Verdad y NADA se sale de Mís Lineamientos, porque son correctos.

Vosotros negáis esa Verdad porque os habéis acostumbrados a vivir en vuestra Mentira… La Mentira que Mí Enemigo os ha propuesto y que habéis aceptado fácilmente, porque ella se puede conseguir fácilmente.

La vida en la Verdad es a veces más dura; pero dulce, os eleva, os inmuniza contra el Mal, os lleva a Mí. En cambio, la vida en la Mentira os lleva al Terror de saber que un día tendréis que presentaros ante Mí, que Soy el Amor.

La Mentira os hace ver en Mí, cosas o actitudes que NO existen y que Mí Enemigo os muestra para atormentaros aún desde aquí, en donde vivís.

El que vive en la Verdad, vive en la Paz y en la Confianza de saber que Su Dios es un Dios de Amor, Misericordioso y Benevolente, que TODO lo sabe perdonar para aquellos que se acerquen a Él con el deseo del Perdón verdadero.

Pero para aquellos que viven en la Mentira, todo lo ven obscuro, malo; los persiguen por todas partes, se sienten atacados por todo el mundo, se sienten señalados y consternados. NO hay Paz en sus vidas, puesto que ellos mismos NO SABEN  llevar la Paz.

Son INDIFERENTES a las necesidades de su prójimo y sólo buscan sus propios intereses. Viven en la zozobra y Me ven como a un Dios Vengador, un Dios Duro que sólo está esperando el momento de su muerte, para vengar tanto mal que se Le hizo.

NO, hijitos Míos. Si vosotros pedís y vivís en la Verdad, Me veréis con los ojos de vuestra alma, tal cuál Soy. Yo os amo a TODOS de modo indefinible. Os amo con un amor que todo lo dá, que todo Perdona. Que aún viendo vuestro pasado, lo olvida cuando el alma al enfrentarse a la Verdad, sabe aceptar el error y pedir perdón.

Hijos Míos, la Verdad os dá luz a vuestras vidas. La Verdad es camino seguro a veces difícil, cuando se Me tiene que defender; pero seguro para alcanzar la Vida Eterna. La Verdad NO es justiciera, sino misericordiosa y santa. NO tiene defectos, puesto que forma parte de Mí Ser.

La Verdad está en Mís Obras, la Verdad está en las Palabras de Mí Hijo, la Verdad está en todo lo que os rodea… Pero que sólo la podréis ver cuando Ella habite realmente en vuestros corazones.

Buscad la Verdad y Me hallaréis. Y cuando la halláreis y la viváis, seréis libres en Mí Amor. Y las Cadenas de la Mentira y del Mal, NO os podrán jamás volveros a detener de venir a Mí, porque en Mí hallaréis todo lo que vuestra alma ha anhelado por siempre.
Muchos de Mis hijos y NO sólo los de Mí Redil, sino de los apartados de el, NO les gusta ver Mí Presencia en la Cruz. Prefieren y así lo dicen… Recordar al Jesús haciendo milagros, al Jesús Victorioso o al Jesús Niño. O al Jesús Vivo entre los hombres. Se espantan de Mí Presencia en la Cruz.

Vuestros Primeros Padres, al aceptar las proposiciones del Enemigo y al ponerse en contra del Amor y Voluntad de Mi Padre aceptan actuar para él. Lo escuchan y caen en el Principio del Mal. De una sola vez caen hasta el Fondo del Pecado, porque TODO lo tuvieron y lo obtenían de la Fuente Preciosa del Amor.

Al aceptar lo que el Maligno les proponía, caen en las Tinieblas y a la Obscuridad del Pecado.

Es a través de ellos que el Pecado entra al Mundo, es a través de ellos que se cierran las Puertas del Cielo, es a través de ellos que el Mal se posesiona y ataca la Obra de Mí Padre en la Creación. Todas las fuerzas del Bien quedan atadas por las del Mal. El DOLOR entra en el Mundo. El Sufrimiento y el Hambre, las Pestes y la Guerra son consecuencia del Pecado Original.

Mí Padre NO creó éstos yugos para el hombre y Su Creación. El Demonio los impuso sobre los hombres a causa de la Traición que realizaron vuestros primeros Padres a Dios Amor, Dios Creador. La Maldad se adueñó de lo que era la Obra Santa de Mí Padre.

El pecado había sido gravísimo, fue la aceptación total del Mal, a la negación voluntaria del Bien. ¡Pobres de Mís hijos que habían sido creados para el Bien Eterno!

Pero Mí Padre, siempre buscando vuestra salvación y vuestro bien; promete al incipiente género humano en la figura de Adán y Eva, que la Salvación y Restauración vendrá en un tiempo futuro. Promete también a ellos, que la Serpiente del Mal será aplastada por La Mujer, Mí Madre.

El hombre tiene que pagar su Penitencia y así pasan muchos siglos en los que la Mano Amorosa de Mí Padre nunca se apartó de ellos, NI de sus descendientes. Pero por causa del Pecado y sus consecuencias, ellos mismos las sufrirán en carne propia a través de los siglos y vendrán guerras, hambre, muerte, destrucción, enfermedades…

Y lo peor: injusticias contra los que Mí Padre enviaba para guiarlos en el camino de la Luz y la Verdad. Obviamente el que se había adueñado de éste Mundo, reconocía en aquéllos Profetas, las bondades de Mí Eterno Padre…

Y moviendo las voluntades humanas tan apartadas de la virtud, conseguía deshacerse de los enviados del Cielo… Pero aún así Sus Palabras a través de Sus Profetas, lograban ir guiando a Su Pueblo por el buen camino.

Por fin llego Yo a la historia del hombre. Mí Presencia Viva anunciada por los Profetas por fin se realizaba y así llegaba Yo para guiar personalmente a Mí Pueblo a la Salvación Eterna. Pero, ¿Qué sucede?

Mi Enemigo percatándose de Mí Presencia sobre la Tierra, consigue deshacerse de Mí, a través de convencer a los mismos Míos, A MIS SACERDOTES, a los de Mí Pueblo, a que me claven en una Cruz. Muerte que se destinaba a los peores criminales de ése tiempo.

Pero, ¿Qué significa en el transfondo ésa Cruz? Esa Cruz, que para los habitantes de ése tiempo significaba la peor muerte, se vuelve Vida para todos. Se vuelve nuevamente Luz en el Camino, se vuelve Llave Sagrada que abre las Puertas del Cielo, se vuelve la Donación del Amor de Vuestro Dios para los hombres.

¿Por qué? Os preguntaréis… Yo tenía que vencer al Mal con sus mismas armas. Por él entra la Muerte al Mundo y Yo con Mí Resurrección, vuelvo vida ése aparente Crimen en la Cruz.

Se vuelve símbolo de Vida, al donar toda Mí Sangre para la Salvación del Género Humano, porque es gracias a Mí Sangre Preciosa derramada hasta la última gota, que se alcanza la sanación de las almas y de los cuerpos. Es a través de Mís Sufrimientos atroces, que Restauro el Sufrimiento infringido en el Paraíso, a Mí Padre Celestial.

Es a través de la Humillación a todo un Dios, que Destruyo la soberbia de Mí Enemigo. Es a través de Mí Pobreza aparente y humana, que destruyo el poder y las riquezas de Maldad con las que Mí Enemigo había contaminado al Mundo.

Es a través de Mí Sufrimiento en la Pasión, en donde tomo cada paso pecador del hombre sobre el Mundo, para ir derramando Mí Sangre gota a gota, sobre ésas huellas del Mal y levantando al hombre y restaurando su alma ante la Presencia de Mí Padre.

Es, en sí, la Cruz la que marca Mí Triunfo sobre las fuerzas del mal, que se habían posesionado de cuerpos y almas y de la Creación de Mí Padre.

Al ser levantado, quedo Yo como el Triunfador sobre todo el mundo y sus pecados. Es Mí Triunfo Divino en donde las fuerzas del mal ya no podrán, en lo futuro, tener injerencia sobre los que serán Míos y para el Reino Eterno.

Es a través de Mí Presencia Sufriente en la Cruz, en donde Yo voy a enjugar las lágrimas y sufrimientos de Mís Hijos. Es en la Cruz, Fuente de Mí Gracia y de Mí Amor hacia vosotros, a la que se acercarán todos aquellos que desearán en lo futuro, unirse a Mí Vida de Salvación, para todos sus hermanos.

Como véis hijitos Míos, Mí Sufrimiento en la Cruz se vuelve Vida y Alegría para Mí Padre y para vosotros. NO es un Cristo Sufriente, es un Triunfo Alegre. Mí Corazón, por fín lograba el anhelo de Mí Padre, por fin se restauraba el Reino sobre la Tierra, por fín podía Vuestro Dios, vivir nuevamente entre vosotros.

Mí Cuerpo sufría un Sufrimiento Divino y Restaurador, Mí Alma y Mí Espíritu os daban nueva Vida en el Amor.

NO es la Cruz la representación de Mí fracaso, como así Me quisieran ver Mís enemigos… ES y debe ser para los Míos, la representación de vuestro Triunfo, del Amor Excelso de Vuestro Dios al darse a Sí Mismo en Mí Presencia Divina, para restauraros la Vida Divina que vive en vosotros.

Es Mí Cruz, el símbolo excelso del Amor Donado y Triunfante sobre las fuerzas del Mal.

En resumen, es Mí Cruz la Puerta de Entrada al Paraíso. Ved hijos Míos, es Mí Cruz vuestra salvación y el Amor de Mí Padre hacia vosotros. Ved el Triunfo de Vuestro Dios sobre las Fuerzas del Mal, a la cuál YA NO PODRÁ VENCER JAMÁS.

Unid vuestras vidas, vuestras alegrías y sufrimientos a Mís Alegrías y Sufrimientos que tuve en la Cruz y salvemos juntos muchas almas.

DevolvaMos vida nueva a aquellos que han muerto por el Pecado y sus Pasiones. DevolvaMos amor y confianza a aquellos que ven en Mí Cruz, sólo el fin de Mí Presencia sobre la Tierra y NO el Principio del Reino Eterno.

VivaMos unidos a la Alegría de Mí Padre porque así con Mí Cruz, le he devuelto a Sus hijos amantísimos, que sóis todos vosotros.

¡Regocíjanse Conmigo, con Mí Triunfo y Mí Alegría en Nuestro Padre Dios!

También  os quiero hablar sobre la Traición. Es un tema fuerte pero real. Es un hecho que se ha venido dando desde antes de la Creación, con el primero que Me traicionó, el Arcángel más bello que Yo había creado, hasta éstos días.

 ¿En qué consiste una traición? Es la negación y ataque a la persona que se ha dado en la totalidad de su amor y confianza por alguien a quién consideraba un verdadero amigo… O aun más, alguien que ocupaba un lugar muy profundo dentro de su corazón.

El primer traicionado fui Yo Vuestro Padre, por el Arcángel Luzbell, quién traicionó Mí Confianza y Mí Amor puestos en él.

Posteriormente fueron vuestros primeros Padres, Adán y Eva, a quienes creé en total santidad y a quienes les dí la soberanía sobre todo lo creado… Y Mí Corazón y Todo Mí Ser estaban volcados en ellos y aún así, Me traicionaron.

Inmediatamente después su hijo Caín Me traiciona y empieza a traicionar a sus hermanos, al género humano incipiente… Y su descendencia sigue traicionando a sus semejantes y sobretodo a Mí, Vuestro Dios.

Traición al Amor, que se ha venido dando a través de los siglos. Traición a la Donación eterna de un Padre que os ama infinitamente y que sólo busca vuestro bien y vuestra Gloria. Traición a Sus Enseñanzas y a Su Vida, en cada uno de vosotros.

Traicionan Mí Palabra dada a través de los Profetas, despreciando Mis Consejos dados a través de ellos, eliminándolos y aún asesinándolos, al mostrarles abiertamente sus errores.

Prefieren vivir en la mentira que el primero que Me traicionó, os inculca en vuestros corazones. Se os hace más fácil traicionarMe que protegerMe. Preferís negarMe como Pedro lo hizo y que luego se arrepintió, a seguirMe hasta el patíbulo como Mí Madre y Juan.

El Amor es atacado por muchos de vuestros hermanos a los que se les hace más fácil seguir nuevas ideologías propuestas por el Demonio, el Gran Traicionero y así llevaros a una vida, aparentemente sin grandes responsabilidades ni compromisos.

A una vida fácil y regalada, traicionando así las Enseñanzas que Mí Hijo Jesucristo os compartió para vuestro seguro crecimiento espiritual y segura salvación de vuestras almas.

Envío a la Tierra Mí Hijo Jesucristo y Sus Palabras y Sus Enseñanzas también son traicionadas. Y como ya sabéis, hasta uno de Sus discípulos Lo traiciona a muerte, vendiéndolo con un beso y otro lo traiciona con la negación por tres veces dolorosa, a Su Corazón.

¡Cuántos hijos Míos, actualmente, Me traicionan! Os he dado todo Mí Amor en la Creación, Mis Palabras con el Espíritu Santo, Mí Vida con Mí Hijo. Podéis constatar fácilmente que todo lo que ha salido de Mí, ha sido dado con un verdadero Amor hacia vosotros, buscando siempre que gocéis de todo lo que os rodea y de lo que vive dentro de vuestro corazón.

He tratado de sólo llevaros hacia el Bien y que viváis Mí Cielo y Mí Ser junto con vosotros y ¿Qué es lo que obtengo de la gran mayoría de vosotros, Mis hijos? ¡Traicionan al Amor! Desprecio, ataque, falsedad de vuestro corazón hacia Mí y hacia vuestros hermanos. NO hijitos Míos, no miento, porque conozco el actuar de los corazones.

Es difícil aceptar la realidad que vivís para Conmigo, para con Mí Amor hacia vosotros. Si realmente sóis honestos con vosotros mismos, podréis recapacitar y reflexionar de ésta realidad.

NO invento, os muestro la realidad que se ha venido dando en el género humano desde el principio de los siglos. Os enfrento a vuestra realidad hacia Conmigo, porque os amo y deseo vuestro regreso a Mí Amor, a Mí Corazón.

Os reprendo como un padre lo hace con sus hijos, siempre buscando vuestra mejora espiritual. Espero vuestro arrepentimiento de corazón, conociendo de antemano vuestra pequeñez y vuestra fragilidad. Os pongo a vuestro alcance Mí Gracia, para que reforcéis vuestras almas con Mis Gracias, Dones y Virtudes.

Os doy el Alimento de Vida con el Sacramento de la Reconciliación y la Sagrada Eucaristía. Os amo, hijitos Míos y busco vuestro regreso a Mí Amor.

Tan NO busco vuestro mal, que os doy la libertad de actuación. Os muestro la realidad pero NO  OS PRESIONO  a tomarla. Os muestro Mí Grandeza y Me humillo, al mostraros vuestra realidad para Conmigo…

Pero NO os guardo ningún rencor NI pido por vuestra condenación, sino al contrario; os doy a diario miles de veces a Mí Hijo en cada Santa Misa que se celebra alrededor del Mundo, para que Su Sacrificio Perenne, os alcance vuestra salvación.

Hijitos Míos os lo suplico, en vuestra libertad ya NO traicionéis al Amor, Me duele tanto ver vuestros corazones tan apartados de Mí, cuando Yo os tengo tan dentro del Mío.

Permitidle a Mí Gracia Santificante que toque vuestros corazones y los alivie del mal antiguo, del mal que vosotros con vuestras acciones y con vuestra aceptación, permitís que siga creciendo y actuando en Mí contra y en la vuestra.

En vosotros está el remedio para evitar todos los males que os aquejan ¡AmádMe en verdad y Yo os rescataré! Luchad para que Mí Amor se desarrolle perfectamente en vuestros corazones, que de vosotros sólo salgan acciones, pensamientos y palabras llenas de amor, de paz y de crecimiento espiritual.

Y así lograréis llevar Mí Triunfo a toda la humanidad. De otra forma Me estaréis nuevamente traicionando y traicionando la Obra por la que habéis venido a la Tierra y que es la Transmisión del Amor, de Mí Amor a todos vuestros hermanos y a la salvación, santificación y glorificación de todas las almas en Mí Amor.

Reflexionad y aceptad que Mí Santo Espíritu de Amor os guíe hacia la Verdad y a la Luz Verdadera de Mí Camino al Reino Celestial.

Os amo y bendigo en Mí Santo Nombre en el de Mí Hijo Jesucristo y en el del Paráclito de Amor. Recibid todo el Amor de Mí Hija la Siempre Virgen maría.

Yo os bendigo en Mí Santo Nombre, en el de Mí Hijo, que os llevó a conocer el Camino de Mí Verdad y de Mí Luz y en el del Amor del Espíritu Santo.

Yo os amo infinitamente y os bendigo, en el Nombre de Mí Padre Eterno, en Mí Nombre, Vuestro Salvador Glorioso y en el del Amor Derramado y Purificador del Espíritu Santo.

http://diospadresemanifiesta.com/